Vinos y bodegas en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Vinos argentinos
 
 
  Introducción
  Historia del vino
  Reg. de producción
  Salta
  Catamarca
  La Rioja
  San Juan
  Córdoba
   Mendoza
  Río Negro
  Neuquén
  Tipos de Vino
  Varietales en Argentina
  Cabernet Sauvignon
  Malbec
  Syrah
  Tempranillo
  Merlot
  Pinot Noir
  Otras variedades
  Chardonay
  Torrontés
  Sauvignon Blanc
  Semillón
  Riesling
  Viognier
  Otros varietales
  Bodegas Boutique
  Vinos de Autor
  Comprar el vino
  Servir el vino
  Catar el vino
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 

Provincia de San Juan

 

 

 

 

 

Es la segunda provincia productora y su vitivinicultura se desarrolla principalmente en el Valle del Tullum y, en menor proporción, en los valles de Zonda y Ullum, a ambos lados del río San Juan.

El clima de la provincia es muy seco y para el riego de los viñedos se utiliza agua de los ríos San Juan y Jáchal.

Otros viñedos están ubicados en valles más altos, como Calingasta, Íglesias y Jáchal, a 1.165 metros sobre el nivel del mar.

Los suelos a lo largo del lado izquierdo del río San Juan son pedregosos, con arcilla y arena, lo que los habilita para el cultivo de la vid. Del margen derecho, los suelos son más fértiles, arenosos y poco profundos.

La provincia de San Juan es conocida históricamente como fuerte productora de vinos blancos de mesa, vinos generosos tipo jerez-oporto, y hasta destilados tipo cognac, pero en el último lustro amplió su campo de acción y desarrolló una viticultura y una enología dignas de tener en cuenta.

Una generación joven de viñateros y bodegueros se lanzó desprejuiciadamente a la larga tarea de hacer buenos vinos finos, incluso tintos, que están resultando de una fuerza y calidad inesperadas.

El manejo inteligente y profesional de tierras y riego, combinado con retoños seleccionados de los varietales más adaptables al "terroir" de los valles de San Juan, está dando sus frutos, visibles comercial-mente, tanto en el mercado interno como en el internacional.

San Juan tiene una larga tradición como el mejor productor de uvas de mesa y pasas de la Argentina y de ahí viene un excelente cono-cimiento del manejo agrario de los cultivos.

La sanidad natural intrínseca, tierras vírgenes o poco explotadas y la ausencia del granizo garantizan una base productora importante.

El varietal que se perfila como líder en la elaboración de vinos finos tintos es el Syrah, acompañado por la Bonarda y eventualmente la Barbera.

Bodegas de larga tradición y alta tecnología como Graffigna y Peñaflor han piloteado el desarrollo tanto técnico como comercial, seguidos hoy, en día por coquetas bodegas boutique y avanzados viñateros que hacen elaborar sus uvas, pero con control propio, en bodegas de terceros.

Las principales zonas de producción se encuentran en los valles de Tulum, del Zonda y de Ullum, situados al sur de la provincia, con la capital provincial localizada más o menos al centro de estas.