Turismo rural en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Turismo Rural
 
 
   Introducción
   El Gaucho
   El Ajuar del Gaucho
   El Caballo Criollo
   El Mate 
   La Comida
  Aloj. en Estancias
 
 
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
El asado


 
 
 
 

 

 

La Argentina y el Uruguay son los países en donde sus habitante, consumen más carne, aun en épocas de crisis. Esta carne es predominantemente vacuna, pero también, minoritariamente, porcina, ovina, de pollos y más raramente pescados. La carne es importante, pero lo que define su personalidad local es el instrumento llamado parrilla, que traduce una forma de cocinarla. Puede parecer simple: sólo es cuestión de encender el fuego (leña o carbón, únicos combustibles aceptados), calentár la parrilla (elemento aparentemente creado por los ingleses), poner la carne encima de ella y esperar. Pero no es así, como todos saben. El asado es el asador, la persona que se ocupa del asunto y pone al servicio del mismo toda su experiencia y aun sus teorías sobre la materia.

También está el asado al "asador", es decir . un trozo de carne, en especial costillar, o bien corderos, cerdos, chivos (cabritos) extendidos en una cruz que se entierra o se coloca en posición vertical y se somete al fuego. Quizá sea la mejor manera de asar la carne, la que conserva mejor sus jugos, en especial porque los trozos son más grandes. Tiene el inconveniente de que hay que comerla en el momento justo sino se recocina y ya no es lo mismo.

El máximo esplendor de la parrilla se logra en la "parrillada", que, en su versión vacuna más completa, está compuesta por asado de tira cortado ancho y cortado fino, vacío, entraña, matambre, chinchulines, mollejas, riñones, ubre, criadillas, tropa gorda, chorizos y morcillas. De los últimos ingredientes hay diversas versiones, pero las normales son el chorizo criollo y la morcilla salada. También existen las parrilladas mixtas, o sea, suplantando algunos de estos ingredientes por trozos o achuras de cordero o cerdo, también pollo, sin contar el provolone parrillero, utilizado para acompañar el aperitivo.

El vino prototípico para acompañar el asado es el Malbec, en especial con buen cuerpo y añejado, pero nada impide inclinarse por otras variedades tintas y, audazmente, hasta algunas blancas. En realidad existe la posibilidad de hacer un asado degustación, ya que las posibles combinaciones de carnes y achuras de diversos orígenes permiten ser acompañadas por varios tipos de vinos. Esta combinación es un verdadero desafío que muchos parrilleros, particularmente aficionados, asumen con riesgo. Normalmente se eligen no menos de cinco ingredientes diferentes y unos tres vinos para acompañar. Pero los limites los fija la imaginación.

El restaurante especializado en carnes, también denominado "parrilla", está difundido en todo el territorio nacional. Ciertamente quien lo recorra debe prestar atención a los nombres de los cortes de carne, que no son los mismos en Buenos Aires que en Tucumán o Entre Ríos. Lo cierto es que la carne está presente no sólo en estos restaurantes sino en todos los restaurantes del país, menos en los vegetarianos y algunos dedicados a la fauna marina o fluvial.

Viajoporargentina - Información Turística sobre la República Argentina
© 2003 - Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723