Turismo aventura en  Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Trekking - Tierra del Fuego
Ushuaia - Tierra del Fuego
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Trekking en Tierra del Fuego
Trekking en Tierra del Fuego






Trekking en Tierra del Fuego






Trekking en Tierra del Fuego






Trekking en Tierra del Fuego






Trekking en Tierra del Fuego






Trekking en Tierra del Fuego






Trekking en Tierra del Fuego






Trekking en Tierra del Fuego






Trekking en Tierra del Fuego






Trekking en Tierra del Fuego
 
En Tierra del Fuego los circuitos de trekking se abren en un enorme abanico de posibilidades proponiéndote privilegiadas aventuras en el confín de la tierra. La región posee una característica única: la cordillera de los Andes corre en forma casi horizontal, de oeste a este, derivando ésto en la formación de dos áreas bien diferenciadas.
 

Al norte de las montañas la estepa se adueña extendiendo visualmente el paisaje continental, mientras que al sur las laderas montañosas caen al mar en un rasgo típicamente fueguino.

Descubierta por Hernando de Magallanes en el año 1520, en la búsqueda del paso interoceánico que hoy lleva su nombre, los siglos posteriores vieron pasar aventureros de toda laya a la caza de lobos marinos, ballenas, y tras la quimera del oro. La colonización ovina luego, y finalmente el turismo, delinearon definitivamente el perfil socioeconómico de la isla.

Esquí de fondo y trekking son actividades excluyentes en la vasta geografía de la región. Los bosques de lengas, con su tono rojizo, los turbales, los enormes lagos, y los valles transversales quebrándose sobre las estribaciones del continente, son buenos motivos para animarse a la aventura.

Muchos cerros aún no han conocido el paso del hombre, y la importancia del Parque Nacional Tierra del Fuego radica en mantener aún más el carácter prístino de la naturaleza local, sólo alterada por la presencia de castores que desde que fueran traídos a la región desde Canadá -cinco décadas atrás- han ocupado el 90% de los cursos de agua provocando una sustancial alteración del ambiente de la Isla.

El mejor paseo que te podemos sugerir es aquel que une la ciudades de Río Grande y Ushuaia; cruzando desde la estepa hasta la montaña y atravesando los Andes de norte a sur.

Una sucesión de sensaciones que podés alternar con interesantes circuitos de trekking como, por ejemplo, aquellos que toman de base el valle de Tierra Mayor.

En total son 212 kilómetros , de los cuales 124 son pavimentados; el resto ripio puro de estado totalmente azaroso, tené paciencia que vale la pena.

Desde Río Grande debés tomar la RN 3 hacia el sur; la primera ciudad (tercera de Tierra del Fuego) es Tolhuin, punto intermedio de abastecimiento entre Río Grande y Ushuaia, al pie del cerro Michi.

Conjugá la historia de la última reserva ona con un paisaje incontaminado y un microclima especial que la convierte en favorita como programa de fin de semana (pesca deportiva, cabalgatas, actividades náuticas son algunas de las opciones).


A continuación aparece la cabecera del lago Fagnano (km. 120), enorme "lengua" lacustre de 100 kilómetros de largo. El viento del oeste es un protagonista absoluto del paisaje, y abundan las aves marinas como albatros, cauquenes y petreles.

En el kilómetro 161 aparece el lago Escondido, privilegiada región en la cual se aprecia la acción negativa de los castores, especialmente en las orillas: estos animalitos construyen embalses inundando el bosque al endicar el curso de los ríos; la vegetación muere, se modifica el nivel de las aguas, y se altera todo el ecosistema.

Un poco más adelante un cartel te anuncia el Paso Luis Garibaldi, punto más elevado del trayecto; ideal el mirador sobre el lago.

El resto del circuito hacia el sur se interna en densos bosques ocupando las laderas de las montañas entre valles glaciarios tapizados de turbales (conglomerados de musgos, verdaderas esponjas gigantes, que dan lugar a la lenta carbonización que deriva en la turba).

Finalmente la ruta enlaza gran cantidad de centros de esquí nórdico, confiterías y refugios tales como el Haruween, Las Cotorras, Tierra Mayor, Nunatak, Solar del Bosque, Faldeo del Olivia y Valle de los Huskyes, que agrega la alternativa de un paseo con trineos de perros siberianos.

Ya en el kilómetro 209 pasás por la base del Monte Olivia -emblemático y símbolo de la ciudad- para culminar en el kilómetro 220 en la ciudad de Ushuaia.

 
Trekking en los valles y el Parque Nacional Tierra del Fuego

 

Si bien es cierto que aquí la Cordillera se presenta más baja que en todo el cordón continental, adquiere formas verdaderamente atrayentes en la región de los valles del Alvear y la laguna Esmeralda, a la altura del kilómetro 3021 de la ruta nacional 3.

A 94 kilómetros de Tolhuin y escasos 20 de Ushuaia, diversas sendas toman como base los refugios de Solar del Bosque y Tierra Mayor posibilitando aventurarse en el corazón de la cordillera fueguina.

De un día de duración, en pocas horas permiten ganar la suficiente altura para apreciar las nacientes de los cursos de agua, y espectaculares vistas de los valles y montañas, especialmente el Monte Olivia.

Detrás del refugio Los Turbales, con acumulaciones invernales de nieve ideales para los fanáticos del esquí de fondo; se ingresa al valle de la laguna Esmeralda.

Los cerros en el cordón norte se suceden: Bonete, Alvear, Domo Blanco y Rino, detrás del glaciar Ojo del Albino. Si bien apenas superan los mil metros sobre el nivel del mar, a despecho de la chatura del valle se yerguen dominantes.

Las aventuras y desventuras del mentado castor dominan la escena. Por carecer de predadores se multiplica a rabiar, y si bien su empecinamiento en construir diques para nivelar aguas causa enormes alteraciones negativas, no faltan los que le encuentran el lado positivo a la manía de éstos dientudos fanatizados, ya que -juran- aumentan la existencia de espejos de agua, favoreciendo el tránsito de aves migratorias y aportando nutrientes al suelo de la isla.

Mas allá de las disquisiciones científicas, lo cierto es que apreciar cómo modifican el lugar es sobrecogedor (en especial viendo las grandes extensiones de bosques "ahogados" con sus palos secos elevándose yertos al cielo y preguntando por qué).

El Valle se extiende en tierras fiscales, y las sendas incursionan en el Parque Nacional Tierra del Fuego permitiendo apreciar la particular simbiosis entre ambientes marinos y de agua dulce.

Si bien las salidas de trekking deben contratarse e incluyen el equipo necesario, a nivel personal no deberán faltarte un abrigo corporal (polar, buzo térmico), rompevientos, guantes, gorro, y botas acordes, ya probadas y "amigadas" con tus pies, anteojos de sol, protector ídem, cantimplora y una mochilita o riñonera de trekking para la vianda, la cámara de fotos y los elementos de higiene personal.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723