Turismo aventura en  Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Villa Carlos Paz - Córdoba
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Trekking en el Parque Nacional Quebrada del Condorito
 
 
 
 
 
 
 
 
La Provincia de Córdoba, rica en escenarios naturales, atesora desde 1996, en los Departamentos de Punilla, Santa María y San Alberto, extensiones de tierra virgen donde reinan maravillosas aves: los cóndores.
 

El área protegida abarca unas 150.000 hectáreas de la Pampa de Achala. Se puede acceder a las 30.000 que forman parte del Parque Nacional por la Ruta Provincial Nº 34, más conocida como la Ruta de las Altas Cumbres. El punto de partida del sendero se encuentra, misterioso, en mitad de camino entre Villa Carlos Paz y Mina Clavero. El mismo se denomina Paraje La Pampilla... Allí deberán abandonarse los vehículos para transitar solo a pie los 22 km que nos separan con un paisaje majestuoso y paradisíaco.

Posiblemente los datos técnicos enfríen las sensaciones de una experiencia única. Para que no ocurra esto aclararemos simplemente algunas cuestiones que el visitante deberá tener en cuenta para disfrutar de su estadía en el Parque

Debido a su reciente creación, el parque no cuenta con servicios para el acampante. Enhorabuena! Habrá que cargar con la comida, el calentador (prohibidísimo prender fuego), bidones para el abastecimiento de agua, bolsa de dormir, carpa y el espíritu fresco para la experiencia. La cercanía del Río Condorito y algunos arroyos afluentes aseguran la supervivencia.

El clima es templado frío, las temperaturas oscilan, según la época del año, entre 8 y -15ºC . Las lluvias ocurren entre abril y octubre y las nevadas se aseguran durante todo el invierno y principios de la primavera. Se tendrán en cuenta éstos datos al momento de acampar ya que los centros civilizados están muy lejos.

La diversidad biológica está asegurada. Es preciso agudizar la vista para no perder rastro a las maravillosas especies que se presentan, audaces, ante el caminante. La contemplación natural es un deleite: en pampas y quebradas, con ríos que moldean caprichosas formas rocosas, los molles, cocos, orco-quebrachos, tabaquillos añejos, romerillos y maitenes aprovisionan de limpio oxígeno. El Cóndor, dueño absoluto del lugar, es custodiado por zorros colorados, cuises, loicas, hurones, teros, carpinteros, truchas y magníficos ejemplares que sustentan ésta heterogénea área natural, interesante mezcla de biomas (Bosque Chaqueño Serrano, Matorral Serrano o Romerillal, Pastizales y Bosquecillos de Altura, éste último con impresionante suavidad de pasto dorado).

Es un paseo para todos. Desde el ingreso al Parque la señalización es impecable y muy útil. De esta manera se aprecia cada rincón con absoluta seguridad. Inclusive los peligros están advertidos: zonas resbaladizas y pendientes pronunciadas, o bien zonas donde suelen pasear los pumas o cruzarse las Yarará Natas. La cartelería indica qué hacer y a dónde recurrir en caso de inconvenientes.

Llegar a la Quebrada es un espectáculo a parte. La misma se puede disfrutar desde dos balcones, el norte y el sur. Los mismo están separados 1500 metros por una quebrada, la del Río Condorito, de 800 metros de profundidad. Las moles rocosas que ofician de centinelas, antigua propiedad de los Comechingones, albergan nidos de cóndores y desde allí los mismos nos regalan su imponente vuelo. Según la época del año se podrá divisar a padres enseñando a volar a los más pequeños o, en zonas especiales, verlos disfrutar de un renovador baño. Nuevamente la excelente señalización servirá de explicación: cómo reconocer al cóndor y no confundirlo con un jote. Verdaderas lecciones de biología con material de estudio de lujo.

El Balcón Norte, cercano a la segunda área de acampe, la Pampa Pajosa , es un lugar de privilegio. En días despejados se pueden apreciar las numerosas cascadas del Condorito y divisar, casi en el horizonte, el Embalse Los Molinos.

El Balcón Sur, al cual se accede por un prolijo y fascinante sendero que obliga a conocer las cristalinas aguas del río protagonista de esta quebrada, es un peñón sublime. Desde allí el asombro será dueño de las mil formas del río en la profundidad, de renovados vuelos de aves y de la alegría de divisar Carlos Paz, villa bulliciosa y lejana.

Los intrépidos podrán seguir el cuidado sendero y sus pasos los acercarán a la Seccional Condorito , puesto ubicado a 2060 msnm.

Córdoba regala naturaleza y el Parque Nacional Quebrada del Condorito la envuelve de regalo. No hay fibra íntima personal que no se movilice ante la experiencia de recorrer esas latitudes. Estarán asegurados la aventura, la emoción, los perfumes, los colores y la vida, allí, inmensa, sólo para ser admirada.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723