Turismo aventura en  Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Zapala - Neuquén
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Trekking en la nieve el Primeros Pinos
 
 
 
 
 

 

Para llegar a Primeros Pinos desde Zapala se debe transitar 45 km por la ruta provincial 13 de asfalto. O desde Villa Pehuenia se debe transitar 90 km de ripio por la ruta provincial 13 hasta el destino

 

Se puede disfrutar la nieve más allá del esquí. En Primeros Pinos, luego de nuestro letargo a la hora de la siesta, despertamos con unas ganas increíbles de recorrer.

En la hostería donde estábamos alojados nos indicaron que a escasos kilómetros del lugar podríamos encontrar una cascada escondida alucinante, inmersa entre la nieve honda y un bosque de tupidas araucarias.

Mas allá de que no contábamos con raquetas para nieve, nos animamos al desafío.

De la hostería Primeros Pinos, transitamos unos dos kilómetros por la ruta provincial 13 -este tramo de ripio- con dirección a Villa Pehuenia.

Una vez en el sector, nos adentramos por la banquina izquierda. Nuestro único referente era un cartel doblado que indicaba una marcada curva y el intenso rugido de la cascada que se percibía a la lejanía.

Lentamente, pero con paso firme, fuimos penetrando en el bosque de araucarias colmadas de nieve. Un espectáculo único e inolvidable.

A medida que nos alejábamos de la ruta, el sonido del agua que caía se hacía más intenso. La nieve cada vez más honda ya nos llegaba por las rodillas, cosa que dificultaba mucho nuestro tránsito por el lugar.

Guiados por nuestros sentidos y el espíritu de aventura comenzamos a descender un abrupto cañadón, en el que se deslizaba el agua de la cascada.

A lo lejos divisamos el salto de agua casi congelado. Zigzagueamos unas cuantas araucarias y continuamos con nuestro paso cansino hasta el lugar. Queríamos apreciar de cerca aquel fenómeno natural.

La nieve se presentaba cada vez más espesa y por ende más pesada. Para ese entonces el trekking estaba culminando, sólo unos escasos metros nos separaban del destino.

De pronto comenzó a nevar intensamente. Unos gigantescos copos de nieve se precipitaban en todo el ambiente, tornándolo más albo de lo que se presentaba. La humedad, que penetraba hasta nuestros huesos, amenazaba con no dejarnos disfrutar el final del paseo.

Nada más alejado de la realidad. Una vez allí, solitarios, conectados solamente con lo que la naturaleza nos regalaba, nos sentamos en el borde de la hoya de agua, a disfrutar de la estrepitosa cascada que, vertiginosamente, se suicidaba delante de nuestros ojos.

Observamos estalactitas de agua congelada, caminamos sobre araucarias caídas que hacían la suerte de puente entre un borde y otro del arroyo.

Contentos por habernos animado a realizar esta actividad, a pesar de que nos faltaba equipamiento, emprendimos el regreso, no sin antes fotografiar en nuestra mente lo particular de ese momento.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723