Turismo aventura en  Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Puerto Iguazú - Misiones
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Trekking en las Cataratas del Iguazú


































































































 

Sin duda es la niña bonita de la provincia de Misiones y unos de los primeros atractivos naturales más imponentes de la Argentina y por que no decir, de América. Junto con el Parque Nacional Nahuel Huapi en la Patagonia , es uno se los sitios más frecuentados por los turistas.

 

En guaraní, el termino Iguazú se traduce como "Aguas grandes". Fueron descubiertas en el año 1541 por el adelantado Alvar Núñez Cabeza de Vaca. En 1984, la UNESCO las declaró como patrimonio natural de la humanidad.

Ubicadas dentro del Parque Nacional Iguazú, a unos casi 20 Km . de la ciudad Puerto Iguazú al norte de la provincia, comparten sus saltos con Brasil. En este vecino país, el río nace en el estado de Paraná. Luego de recorrer unos 1200 km . por una meseta, absorbiendo el caudal de los afluentes que se topa en su camino, llega a un punto donde una falla geológica forma una grieta en la llanura. Como si una gigante pala se hubiera hundido en la tierra separando sus lados.

Solo que en este corte, coincide con el paso de un río.

Un río que viene recorriendo una geografía tranquila, sin demasiados sobresaltos, que de a poco encuentra en su transitar, una seguidilla de saltos. Y de repente 80 mts. de desnivel la convierten en una violenta sensación de vértigo. La garganta del diablo, una montaña rusa en su mayor descenso, combinada con un constante tronar ensordecedor que se sumerge en lo más profundo de la asfixia, para luego mansamente, desembocar a pocos kilómetros en el río Paraná

Una de las varias leyendas cuenta de la existencia de una serpiente gigante "Boi", la cual vivía en el interior del río. Para aplacar su ferocidad, los aborígenes una vez por año sacrificaban a una dama arrojándola a las aguas como ofrenda hacia la bestia. En una de esas ofrendas un valiente guaraní raptó a la doncella elegida para salvarla del tradicional rito, escapándose en canoa por el río.

Boi al enterarse de la osadía entro en cólera y encorvando su lomo partió el curso del río, creando así las cataratas y de este modo separó a ambos indígenas.

 
Recorriendo las pasarelas
 

El visitante encontrará más de 270 saltos a lo largo de los acantilados e islotes, repartidos en un media luna que forma este accidente geográfico.

Desde el centro de visitantes, los senderos se pueden recorrer a pie o sino se puede optar por un pintoresco trencito a combustión a gas.

Básicamente se la puede conocer a través de dos circuitos. Uno inferior y otro superior.

En el inferior se llega a la base de los saltos, la fuerza del agua transformada en rocío o vapor terminan mojando a los concurrentes. Pero la experiencia es única, vale la pena animarse a la aventura. También desde este circuito se puede tomar un bote con destino a la isla San Martín.

En el superior, el paseo es más sedentario. Vistas panorámicas desde las pasarelas y los miradores hacen de la estadía una experiencia inolvidable.

Dentro de los atractivos del parque, para aquellos que disfrutan del turismo aventura, se puede acceder a una serie de recorridos un poco más activos.

Más allá de los saltos y cascadas ya mencionadas, la selva propone una serie de alternativas distintas. Un entorno más húmedo y un poco más fresco hace que sea propicio para el desarrollo y crecimiento de una amplia variedad de flora y fauna. El equilibrio natural hace que halla una la alta cantidad de alimentos, por consecuencia la fauna es también muy variada. Casi 500 especies de aves, alrededor de 80 de mamíferos, una gran variedad de reptiles, peces, insectos y mariposas habitan en este ecosistema.

A pocos metros del centro de investigaciones se encuentra el Sendero MACUCO.

Sendero peatonal que atraviesa la selva espesa de unos 3 kilómetros de largo con diversos grados de dificultad. La caminata se puede hacer en forma particular y demanda 2 horas. Al final del sendero nos encontraremos con el salto Arrechea.

Un prestador privado ofrece una alternativa un poco más audaz. Saliendo en un móvil 4x4 descubierto recorreremos unos 8 Km . dentro de la selva, para llegar a orillas del río inferior.
G omones semirígidos con potentes motores fuera de borda nos estarán esperando para remontar el río. Saltando y sorteando los rápidos llegaremos al pié de los saltos y de esta forma hacer el bautismo de las Cataratas del Iguazú. La proa de estos semirígidos se acercarán a tal punto de casi meterse adentro de la cortina de las cascadas.

A su vez también se puede abordar un gomón a remo en el Iguazú superior, el cual nos permitirá observar más detenidamente la flora y la fauna que forma este delta. Con un poco de suerte podremos avistar tortugas de agua y yacarés asoleándose en la costa.

El área donde se encuentran las Cataratas del Iguazú se halla en un ambiente cargado de humedad, con temperaturas medias que oscilan entre los 15º C durante el invierno y los 30º C en el período estival. Por esta razón no es recomendable llevar elementos electrónicos, como filmadoras o cámaras digitales, ya que tanto el clima como el spray de los saltos pueden afectar el buen funcionamiento de esos artefactos.

El protagonista indiscutido de la región es el río Iguazú, que posee un recorrido de 1300 km hasta su desembocadura en el río Paraná, ubicada a 23 km más adelante del espectáculo que obnubila a los visitantes.

Al recorrer las distintas pasarelas recomendamos prestar especial atención cuando las mismas presenten sus pisos húmedos y con desniveles, ya que pueden resultar resbaladizas.

Ganas de caminar y de conectarnos con el medio ambiente nos llevaron a fascinarnos con la Garganta del Diablo, el salto de mayor altura, que deja caer cerca de 3 millones de litros cúbicos por minuto, formando frescas fumarolas de rocío y vapor de agua, a veces visibles a cinco kilómetros de distancia.

También transitamos por el circuito superior donde admiramos los legendarios saltos San Martín, El Escondido, Dos Mosqueteros, Rivadavia, Peñón, Mitre, Mbigua, Dos Hermanas, Chico Alférez, Bernabé Méndez y el Bossetti, con alturas que van desde los 40 a los 80 metros , y donde una eterna llovizna forma a veces un arco iris de exquisito contraste con el escenario.

Cabe señalar que el salto Bernabé Méndez recibe este nombre en homenaje a un guardaparque asesinado por cazadores furtivos en el Alto Iguazú, en el año 1968, cuando defendía el Patrimonio Natural de la Humanidad.

Desde los miradores se alcanza a observar la Isla San Martín y parte del lado brasilero de las cataratas.

Luego de unos instantes de contemplación bajamos con sumo cuidado hacia las pasarelas inferiores para agudizar los sentidos, pero esta vez con otra perspectiva frente a las Cataratas. Así encontramos los saltos Álvar Núñez y Lanusse.

Al culminar con el recorrido se puede cruzar el río Iguazú en una embarcación hacia la Isla San Martín o realizar distintos paseos en lancha frente a las cascadas.

 
La Isla San Martín
 

En la Isla San Martín, localizada en el corazón del parque, se está en pleno contacto con la exuberante vegetación selvática colmada de helechos arborescentes, palmeras, orquídeas, claveles del aire y palo rosa, este último considerado Monumento Nacional. Desde allí se logra obtener una espectacular vista del salto San Martín y de La Ventana , una considerable conformación pétrea ubicada frente a los saltos.

Las excursiones en lancha merecen un capítulo aparte, ya que en ellas la adrenalina, la velocidad y el agua de los saltos se conjugan arrojando ráfagas de vértigo.

A lo largo de todo el recorrido nos cruzamos frecuentemente con coatíes, tapires, cuises, carpinchos, papagayos, picaflores, tucanes, mariposas y un sinnúmero de lagartos y lagartijas que constituyen la rica fauna de la región.

En fin, Iguazú es un entorno muy particular. No en vano Facundo Quiroga se inspiró en estos rincones argentinos para escribir sus "Cuentos de la Selva ".

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723