Turismo aventura en  Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
El Bolsón - Río Negro
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Trekking en el cajón del Azul
Cajón Azul en El Bolsón



Cajón Azul en El Bolsón



Cajón Azul en El Bolsón
 
Quienes van a El Bolsón suelen mencionar 3 o 4 puntos inolvidables de su viaje: la cerveza casera, la feria hippie, la paz del pueblo, la protección del cerro Piltriquitrón. Pero hay un lugar que destacan sobre todos los demás, quienes realizaron la excursión: el cajón del río Azul. "Impacta", agregan.
 

Para llegar: nada de autos ni motos. Como es zona de reserva está prohibido ingresar con ellos. Queda la caminata o trekking, como se lo quiera llamar. Las agencias locales organizan excursiones de este tipo al cajón.

La otra opción es alquilar un caballo con un guía que acompaña durante el recorrido. La caminata es larga: 3 a 4 horas, según el ritmo que se lleve, y hay bastantes subidas. Pero la recompensa al llegar, vale la pena. Durante el paseo, se cruza un arroyo (un brazo del río Azul) por un puente colgante; algunas escaleras hechas en madera para los tramos mas difíciles le facilitarán el camino. Luego se cruza un valle de ensueño y después se llega a otro valle en donde está ubicado el famoso cajón del Azul. El cajón es un cañadón de 1 metro de ancho por 40 de profundidad. Si uno se asoma, puede ver allá abajo correr el río Azul, y saber claramente el por qué del nombre del río.

En la margen oeste se puede contemplar el bosque nativo que, gracias a su inaccesibilidad, se mantiene como lo descubrieron los pioneros.

La excursión se puede llevar a cabo en el día. Pero si lo tienta por más de unas horas la paz del lugar, Atilio da refugio en su cabaña: una construcción hecha artesanalmente en madera. Allí hay lugar para 15 personas, y el pago de la estadía es mínimo. En el refugio se puede conseguir cerveza artesanal, pan casero y comidas. Otra alternativa es dormir en el granero, eso sí, se recomienda llevar bolsa de dormir.

De ahí se puede volver, o arrancar para otros refugios de la zona, como el Hielo Azul, que se llama así porque cerca del refugio hay un glaciar. Se trata de una caminata más complicada, con mucha subida que requiere un gran esfuerzo, pero también los sentidos son recompensados al llegar.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723