Turismo en San Juan , Argentina
Buscar Informacíon
Información general del país
San Juan
 
   San Juan
   Barreal
   Jachal
   Iglesia 
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
A Caucete y a la Difunta Correa
Caucete

 

 

 

Difunta Correa

 

 

 

Donaciones a la Difunta Correa

 

 

 

Difunta Correa

 

 

 

Donaciones a la Difunta Correa

 

 

 

Donaciones a la Difunta Correa

 

 

 

Cruz de la Difunta Correa

 

La Visita a la Difunta Correa (Vallecito), uno de los centros de peregrinación más concurridos de América. Tendrá la oportunidad de continuar hacia los parques de Ischigualasto y Talampaya.

Circuito de 126 km de ida y vuelta por un camino pavimentado (RN20), Paseo de un día mínimo, para toda temporada. En verano, evite las horas más calurosas. En Vallecito encontrará lugar para acampar hotel. proveeduría, restaurante y una estación de servicio

 

Salga de San Juan (km 0 en plaza 25 de Mayo) por la RN 20 hacia el este e ingrese al cinturón urbano, donde los tradicionales viñedos son reemplazados por nuevas viviendas e industrias. En el km 12, a la derecha, se encuentra el balneario Las Viñas, con piscina y asadores e inmediatamente después está el aeropuerto metropolitano Las Chacritas. A continuación verá un conjunto de fábricas .

En las cercanías del río San Juan el llano es árido y pedregoso, Al cruzarlo, el paisaje cambia radicalmente, ya que el riego posibilita el desarrollo de fincas y pequeños núcleos urbanos. En la villa Independencia, fundada durante el gobierno de Benavidez a mediados del siglo XIX, se encuentra el Club de Polo Huarpes, junto a la bodega y el pintoresco chalet que perteneció a los Yanzón, sus creadores. En el km 26 llegará a Caucete

 

Caucete
 

Es una, pequeña ciudad fundada en 1893 con el nombre de Villa Colón por José Maria de los Ríos, quien se inspiro en el modelo de La Plata , capital de la provincia de Buenos Aires, proyectada 11 años antes por Dardo Rocha. Su diagonal conecta pequeños restaurantes, cafés, tiendas y supermercados, y tiene bastante movimiento. principalmente de bicicletas. Sobre ese particular trazado se está reedificando la ciudad, arrasada por un violento terremoto el 23 de noviembre de 1977.

El área ya tenía poblamiento a mediados del siglo pasado, cuando fue escenario de trascendentes hechos históricos. Aquí estableció su campamento unitario el general Mariano Acha, en agosto de 1841, antes de ocupar la ciudad de San Juan durante las guerras civiles. En 1863 libró su última batalla el caudillo Ángel Vicente Peñaloza, el «Chacho», quien luego de su derrota fue perseguido y asesinado en La Rioja.

Continúe por la RN 20, recorriendo zonas cultivadas hacia el cerro Pie de Palo, una curiosa elevación aislada que pertenece a las sierras Pampeanas Es geológicamente más antigua que la precordillera, como lo demuestra su forma maciza y suave, resultado de la antigua erosión. Este cerro divide, hacia el oeste, el valle de Tulum de las vastas travesías sedimentarias (absolutamente carentes de agua) que se extienden hacia San Luis y La Rioja.

En el km 37 empalmará con la RN 141, que lleva a Chepes ( La Rioja ), A la vera del camino, en medio de un paisaje agreste. le sorprenderán los humildes puestos donde los lugareños ofrecen a la venta leña, pan casero y las tradicionales semitas sanjuaninas (tortitas con chicharrones). esperando al peregrino que diariamente acude al santuario cercano. Más adelante, luego de un empinado ascenso por la cuesta de las Vacas, en el km 63 sale, a la izquierda, el camino al Santuario de la Difunta Correa.

 

Santuario de la Difunta Correa

 

El sitio honra a Deolinda Correa, cuya devoción ha trascendido el ámbito regional, atrayendo a peregrines de países vecinos.

La historia narra que, durante la segunda invasión de Lamadrid a San Juan, en 1841, cayó muerto el esposo de la venerada, Baudilio Correa, quien había sido reclutado contra su voluntad y trasladado presumiblemente a La Rioja En esa ocasión, Deolinda debió emprender el camino por el terrible desierto con su hijo de meses, muriendo en la travesía. No obstante, su cuerpo exánime protegió y amamantó al niño, quien poco tiempo después pudo ser rescatado con vida por unos arrieros. Ellos dieron piadosa sepultura a la difunta y conociendo su nombre por una medalla que portaba en el pecho, lo grabaron en la cruz de algarrobo que coronó su enterratorio,

A fines de siglo IXX pasado otros arrieros, que habían extraviado el ganado en una noche de violenta tormenta, invocaron su ayuda al descubrir casualmente su tumba. Al amanecer, en una cuesta -desde entonces llamada cuesta de las Vacas- uno de ellos, de nombre Zeballos, pudo divisar el ganado perdido y reunirlo.

Convertido en primer devote de la difunta, construyó una rústica capilla en el lugar, como agradecimiento.

Pronto, la noticia se difundió y los viajeros comenzaron a detenerse para depositar en la tumba botellas de agua. Luego llegaron peregrinos, aumentando el número y valor de las ofrendas y haciendo necesaria la construcción de recintos o «capillas» para albergar el más heterogéneo conjunto de obsequios.

Hoy es tradición que todo viajero se detenga a dejar una botella de agua en el lugar, aunque no ingrese. El ofrendatorio, sobre un monte cubierto por el sebo derretido de millares de velas, está acompañado por un templo cristiano que honra a la Virgen María. La afluencia de creyentes (más de 100.000 para las celebraciones de Semana Santa) ha dado origen a un notable equipamiento complementario, incluyendo zonas de campings, un hotel, un estacionamiento, sanitarios y locales comerciales.

Este enorme recinto está administrado por la fundación Vallecito, creada por ley en 1948. que se ocupa de obras filantrópicas y del mantenimiento de las instalaciones. Por ejemplo, una ardua tarea le significa transportar diariamente 2.000 litros de agua en camiones cisternas, para abastecer la villa Vallecito, surgida a la vera del camino.

Aquí se celebra en noviembre la Fiesta Nacional del Camionero.

Para retornar a la ciudad, utilice el mismo camino. Si desea continuar al Parque Provincial Ischigualasto (Valle de la Luna ), vea el Paseo a Valle Fértil

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723