Turismo en Salta , Argentina
Buscar
Información general del país
 
   Salta
   Cachi
   Iruya
   Cafayate
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jjesuitas
   Parques Nacionales
 
Historia
Monumento a Hernando de Lerma
 
Monumento a Martín Guemes
 
Iglesia de San José
 

Al abrigo de su valle, el actual territorio salteño estuvo habitado por varios pueblos indígenas que formaban parte de la civilización andina y que los conquistadores unificaron bajo el nombre de Diaguitas o Calchaquíes. Algunos de estos grupos fueron los pulares, los guachipas, los hualfines, los amaichas, los quilmes y los tolombes. Los primeros europeos que incursionaron este territorio fueron Diego de Almagro, quien camino a Chile en 1535 atravesó los Valles Calchaquíes; el mismo recorrido hizo años más tarde Diego de Rojas, quien antes de llegar a la cordillera se desvió hacia el este y descubrió la llanura salteña.

Por orden del Virrey Francisco de Toledo, el gobernador de Tucumán Hernando de Lerma fundó en 1582 la ciudad de Salta. Desde el comienzo fue escenario de constantes enfrentamientos entre los diaguitas y los conquistadores por el duro régimen de la encomienda implantada por los últimos y por el espíritu guerrero de los indígenas. En las últimas décadas del siglo XVIII, la ciudad sirvió como asiento a la gobernación y a las autoridades de la Iglesia. La Ciudad creció durante la colonia por convertirse en un punto estratégico al ser la conexión del Perú con el Atlántico.

Durante la Independencia la alta sociedad salteña se mostró dividida, a diferencia del gaucho que combatió junto con las fuerzas libertadoras. Salta se convirtió en la barrera de contención de los ejércitos realistas que bajaban desde el Perú, la primera batalla librada fue en 1813 en la cual Belgrano derrotó a los realistas de Pío Tristán. Luego, tras la derrota en Sipe Sipe, Salta debió rechazar siete invasiones. Estas victorias fueron mérito de los "Infernales", como se la denominaba a la tropa dirigida por el caudillo Martín Miguel de Güemes. Güemes no solo se consolidó como militar sino como político, transformándose en gobernador de la región. Provocó enfrentamientos con la alta sociedad al eximir del pago de arriendos y deudas a todos los que participaban en la lucha por la Independencia. En 1820, estando en el Alto Perú como general en jefe del Ejército de Observación, el Cabildo salteño lo depuso. Sin embargo la intentona política no prosperó al ingresar con sus 600 lanceros a la ciudad de Salta. En 1821, una partida realista penetró sorpresivamente y acabó con su vida.

Salta no fue ajena a combates posteriores que conmocionaron al país como durante la guerra contra la Confederación Peruano-Boliviana, al estallar la guerra de la Triple Alianza se alzaron muchas voces para condenarla y se multiplicaron las adhesiones a la insurrección federal de Felipe Varela, que encabezó la resistencia del interior contra la política de Mitre.
 
Martín Miguel de Güemes
 

Güemes fue un guerrero salteño que nació en 1785. Luchó junto a Liniers contra los invasores ingleses en 1806 y 1807. Fue nombrado por San Martín comandante de las avanzadas de Salta por el lado del río Pasaje, durante la guerra de la independencia, en 1914. En esa misión, utilizando un sistema de guerrillas o guerra gaucha, defendió junto a los campesinos, defendió una amplia zona de la frontera mientras San Martín organizaba el cruce de los Andes hacia Chile. Por su eficacia en el combate, fue nombrado comandante general de la vanguardia y luego una asamblea popular lo eligió gobernador de Salta. Murió en 1821 herido por las fuerzas realistas en la finca La Cruz.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723