Turismo en Salta , Argentina
Buscar Informacíon
Información general del país
Cafayate - Salta
 
   Salta
   Cachi
   Iruya
   Cafayate
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
RN40, de Cafayate a Cachi








Vasijas artesanales




Cafayate




Iglesia de Molinos




Camino a Cachi




Iglesia de San carlos Borromeno




Camino a Cachi




Camino a Cachi




Camino a Cachi





Artesanias




Iglesia de Seclamas

 

El camino atraviesa pintorescos pueblos agrícolas. Recorre variados paisajes montañosos con importantes yacimientos arqueológicos y remata en un pueblo de gran encanto.

Son 180 km por la RN 40: 24 km de pavimento y el resto de tierra enripiada en regular estado, con algunos tramos serruchados. Aproximadamente 100 km son sinuosos y angostos, por lo cual se recomienda manejar con precaución. Hostería en Angostaco y restaurante de buen nivel en Molinos. Llene el tanque antes de salir.

Salga de Cafayate hacia el norte; cruzando el río Chuschas (km 0), tome la RN 40. El camino continúa bordeado por enormes plátanos y plantaciones de viñedos hasta el km 3. A partir de allí y hasta km 13 el monte natural reemplaza a los viñedos que reaparecen un km antes de llegar a Animaná, donde se encuentra la casa-finca de la Bodega Don Vicente, primer ejemplo de las casas con galería de arcos ojivales que se verán con frecuencia a lo largo del camino.

Inmediatamente después se entra a Animaná

Continuando hacia el norte comienza el estrechamiento del valle y la desaparición de los campos de cultivo. En km 24 se termina el pavimento, poco antes de la entrada a San Carlos.

La RN 40 llega al centro de la ciudad, donde aparece una gran plaza de dimensiones españolas, semejante a la de Cafayate, trazada en 1840.

En sus bordes sur y oeste encontrará edificios con recovas, y en la esquina noroeste una antigua casa con puerta esqúinera. Hacia el oeste se levanta el enorme volumen de la Iglesia de San Carlos Borromeo (MHN)

Por la calle norte de la plaza, una cuadra hacia el este, se encuentra el camping y balneario municipal , de gran capacidad y con buena infraestructura. Frente a la plaza encontrará también una modesta hostería.

Averigüe allí mismo dónde conseguir vinos artesanales y cerámica local de buena factura.

Salga de San Carlos hacia el norte por la calle San Martín y retome la RN 40. El camino atraviesa numerosos vados por donde en épocas de lluvias bajan desde el oeste corrientes de agua que desembocan en el río Calchaquí y que pueden obstaculizar el camino dificultando el viaje.

Avanzando 8 km está señalizada, a la izquierda de la ruta, la entrada al dique La Dársena , un modesto espejo de agua sin ninguna arboleda pero que sirve de hermoso balcón desde donde se domina el valle.

Continuando por la ruta se cruzan varios caseríos, en su mayoría de casas con galería, construidas con mampostería de adobes y techos de álamo con torta de barro.

Son pequeños asentamientos que concentran agricultores dedicados principalmente al cultivo del pimiento y de la alfalfa, y a la cría de caprinos y algunos vacunos.

En el km 38 comienza el camino sinuoso, con curvas cerradas y escasa visibilidad.

En el km 48, el borde este del valle vuelve a ofrecer una espectacular vista de sus formaciones muy erosionadas con contrastantes tonos rojizos y marrones.

Al llegar al km 55 cruzará un puente sobre el río Calchaquí, que en este tramo cambia de dirección hacia el oeste.

Los bordes del valle se desdibujan y se cruzan los lechos de algunos, afluentes del Calchaquí que bajan desde el noreste.

Este tramo, de unos 15 km , es una especie de nudo de cordones montañosos y arroyos que se cruzan en todas direcciones. Si a ello se suma la erosión con que el viento ha ido tallando las rocas areniscas de las laderas del valle, el resultado es de una extraña belleza, especialmente al caer el sol, cuando las sombras alargan los relieves cambiantes.

En km 65 se cruza a la margen opuesta del río Calchaquí y el camino corta las formaciones montañosas pasando por estrechos desfiladeros: son los cortes llamados "El Ventisquero" en el km 68, " La Flecha " en km 69 y "El Cañón" en km 76, donde resulta imponente contemplar el paisaje del valle enmarcado por paredes de más de 20 m de altura.

En km 77, a mano izquierda, un desvío de 2 km lleva a Angastaco, una villa moderna, de veraneo, con su plaza, iglesia y municipalidad. No tiene mayores atractivos, pero su hostería -con bar y restaurante- ofrece buen servicio y precios razonables.

Siguiendo otros 4 km , hay un balcón que domina el valle con una hermosa vista, enseguida comienza un tramo de unos 20 km que cruza campos cercados con cultivos de pimientos y alfalfa, y otros donde se crían vacunos. A principios del otoño se suelen ver los pimientos extendidos, para su secado, sobre los techos, en los patios y sobre la tierra; luego serán molidos para fabricar pimentón.

El centro de esta explotación agrícola es la finca El Carmen (km 85) desde donde asoma, en un sitio dominante sobre todo el valle, la pequeña Iglesia del Carmen de Angastaco

Continuando hacia el norte sigue el camino sinuoso; en los caseríos por los que cruza la ruta comienzan a verse numerosos aguaribayes o moIles, árboles de follaje verde claro, más bajos y más tupidos que el algarrobo, la especie más común.

En el km 118, doblando a la izquierda, se deja la RN 40 y, 3 km más adelante, remontan-do el río de Molinos, se llega a Molinos

Llegando desde el valle Calchaquí se divisan las dos torres gemelas de la Iglesia de San Pedro Nolasco de los Molinos (MHN)

Frente a la portada de la iglesia se encuentra la Finca Isasmendi.

Para continuar el Paseo, tome desde Molinos el camino interior que lo llevará a Seclantás. De aquí en adelante reaparece la claridad lineal del valle, limitado lateralmente y dirigiéndose recto de sur a norte. Son notorias en el horizonte las dos cadenas que lo enmarcan.

Unos 11 km al norte de Molinos se cruza un abra desde donde se tiene una buena vista dominante del valle hacia el norte y el sur. Puede verse hacia adelante una arboleda entre la cual asoman las torres de la iglesia y las casas de un pueblo. Avance 7 km más y encontrará un camino que sale a la derecha y luego de cruzar el río entrará en Seclantás .

Un poco más hacia el este de la iglesia se encuentra la pequeña plaza rectangular, en uno de cuyos ángulos se cortan las dos calles sobre las que se alinean casi todas las casas del pueblo.

Llegando desde el puente, se pasa por detrás de la iglesia y se entra en la encantadora plaza curiosamente arbolada con palmeras y confieras y perfectamente delimitada en su contorno por fachadas de estilo italiano.

Continuando hacia el este, más allá de la plaza y luego de una subida, está el cementerio, desde donde se tienen buenas vistas panorámicas de todo el valle.

Vuelva a la plaza y, luego de bajar hacia el río por calle Olmos, llegará a la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen .

Retomando la RN 40 hacia el norte (km 142), continúa el camino sinuoso a través de caseríos y población cada vez más dispersa, dedicada al cultivo de las parcelas fértiles que ocupan el fondo del valle. Casi siempre el camino corre bordeando la acequia: es el limite que señala netamente hacia la derecha la zona de cultivos y hacia la izquierda la ladera estéril, apenas cubierta por matorrales, algunos algarrobos y los siempre presentes cardones.

En km 152 empalma, a la derecha, la RP 42 que lleva hacia el noroeste a la Pampa de Tintín y hacia el sur a Seclantás por la margen este del río. Unos 10 km más adelante, sin señalizar y hacia la izquierda, se interna un camino secundario en regular estado que lleva en 4 km a

La Paya Importante sitio arqueológico que alcanzó gran envergadura entre los siglos XI y XV; fue habitado por indios pulares, que posteriormente fueron aliados de los españoles. Su mayor importancia consiste en que probablemente constituyó la capital de la provincia de Chicoana del Imperio Incaico, que abarcaba todo el valle Calchaquí. Prueba de ello es el edificio destinado seguramente a casa del curaca: de planta rectangular, se levanta en el centro del poblado y es conocido como la casa morada por ser el único construido con piedras canteadas de arenisca de ese color, unidas con argamasa. Además, enfrente de La Paya , cruzando el río, en un sitio casi inaccesible por los matorrales, está el yacimiento de Guitián, íntegramente formado por edificios de características incaicas.

Retomando la RN 40, se hace notoria la creciente densidad de población rural dispersa y la frecuencia con que se repiten casas con galerías. A la altura del km 180 se llega a Cachi

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723