Parques Nacionales en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Reserva Nacional Formosa - Formosa
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
 
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
Reserva Nacional Formosa
Haga click para abrir el mapa

 

 

 

 

Reserva Nacional Formosa

 

 

 

 

 

Reserva Nacional Formosa

 

 

 

 

 

Reserva Nacional Formosa

 

 

 

 

 

Reserva Nacional Formosa

 

 

 

 

 

Reserva Nacional Formosa

 

 

 

 

Reserva Nacional Formosa

 

 

 

 

 

Reserva Nacional Formosa

 

 

 

 

 

Reserva Nacional Formosa

 

 

 

 

Reserva Nacional Formosa

 

Este parque nacionales está ubicado al noreste de la provincia de Formosa, se encuentra a 65 km de la ciudad de Ingeniero Juárez y a 574 km de la ciudad de Formosa.

 

Ubicación
 

Esta reserva creada en 1968 por medio de la Ley Nacional No. 17.916, posee una superficie de 9.005 ha ., está ubicado en el sureste de la provincia de Formosa, Dpto. Bermejo. Al norte está limitada por el río Teuquito y al sur por el Bermejo o Teuco.

 

Ente administrador

 

Administración de Parques Nacionales

 

Fundamentos de su creación

 

Proteger ambientes y especies característicos del Chaco Semiárido o Chaco Occidental, como el Tatú Carreta.

 

Distancia

 

  • Desde Ingeniero Juárez: 65 km
  • Desde Formosa: 574 km .

 

Bioma

 

Chaco Semiárido o Chaco Occidental.

 

Descripción general

 

Esta Reserva, fue creada para rescatar de la sobreexplotación forestal y ganadera a una porción de ambientes naturales  . Su pequeña superficie apenas alcanza a representar la enorme diversidad y complejidad del bioma chaqueño occidental .

Esta protección permitió, sin embargo, la gradual recuperación de las comunidades vegetales explotadas y de especies como el Tatú Carreta y el Oso Hormiguero  . Por su particular ubicación geográfica, entre dos importantes ríos, el Teuquito  por el norte y el imponente Teuco o Bermejo  por el sur, hallaremos contrastes paisajísticos que nos sorprenderán por su belleza  .

Las periódicas inundaciones proveen los nutrientes y los sedimentos necesarios para la subsistencia de las Selvas en Galería y a la vez, modelan el paisaje, dejando a su paso una infinidad de lagunas alargadas que brindan refugio a una enorme variedad de aves y plantas acuáticas, poco frecuentes en estas áridas regiones.

La cantidad de sedimentos acarreados forman, asimismo, amplias extensiones planas o playas en los cauces que abandonan las aguas durante las bajantes. Es allí donde se instala otra vegetación que, paulatinamente y a lo largo de los años, se convierte en diversas comunidades vegetales con hierbas, árboles y arbustos característicos de este tipo de paisaje.

Las escasas lluvias se concentran en verano, determinando un prolongado período de sequía, junto a temperaturas extremadamente altas, esto obliga, tanto a los animales como a los vegetales,a desarrollar estrategias adaptativas que les permitan sobrevivir en estas extremas condiciones. Por ello muchos de los vegetales poseen hojas de pequeña superficie, espinas, órganos de reserva subterráneos, entre otras adaptaciones; la mayor parte de la fauna terrestre se refugia en cuevas y es de hábitos crepusculares.

 

Flora

 

Caracterizan a esta región semiárida los bosques que con justicia son considerados los más fieles exponentes de la Flora Argentina , ya que los árboles del Gran Chaco, sin alcanzar las grandes alturas de sus parientes selváticos, causan profunda impresión por su robustez y majestuosidad, adquiridas en condiciones climáticas adversas.

Con el aspecto de un bosque seco, de mediana altura y bastante abierto, el ambiente principal de la Reserva está caracterizado por la presencia del Quebracho Colorado Santiagueño  y del Quebracho Blanco, especies que llegan a adquirir alturas mayores a los 20 metros , sobresaliendo del dosel arbóreo y dominando sobre el resto de la vegetación. Los acompañan el Palo Santo  , Mistol, Palo Cruz, Yuchán o Palo Borracho de Flor Amarilla, el Itín o Palo Mataco, como así también cactáceas de gran porte como el Ucle y el Cardón .

Entre las especies que conforman el nivel arbustivo del bosque encontramos al Duraznillo, Garabato, Tala, Sacha Sandía, Brea, el Quimil, un enorme cactus de porte arbóreo, entre muchas otras. El suelo está frecuentemente cubierto de densas comunidades de Chaguar, llamados localmente "Chaguarales", que resultan impenetrables tanto para el hombre como para algunos animales.

En los amplios sectores costeros sometidos a periódicas inundaciones y desbordes del río Bermejo, se conjuga una variada gama de comunidades vegetales. Se observan bosquecillos densos de Palo Bobo o Aliso  de Río, de Sauce Criollo, de Tusca y matorrales de Suncho.

Sobre la cerrada vegetación de las islas se encuentran hermosos ejemplares de Algarrobo Blanco  , Chañar, Guaraniná y Vinal. Sobre los albardones del Teuquito  , se desarrolla la Selva en Galería, donde vegetan el Palo Lanza, la Mora , el Palo Flojo, el Zapallo Caspi y el Guayacán. En los suelos arcillosos y de relieve deprimido se ubican bosques de Palo Santo, dando lugar a una de las formaciones vegetales más característica del Chaco Seco: el Palosantal. Esta especie posee una preciada madera de gran calidad, que ha sido muy buscada desde tiempos virreinales. Esto ha motivado una tenaz persecución que ha puesto en peligro sus poblaciones naturales, que han disminuido en forma alarmante. De no tomarse las medidas de protección necesarias en toda el área de su distribución, no debe extrañarnos que el Palo Santo se encuentre en breve en peligro de desaparecer.

 

Fauna

 

Aquí encontraremos a la fauna típica de los ambientes semiáridos del Chaco Occidental. El Tatú Carreta o Tatú-Guazú, símbolo de la Reserva y especie en peligro de extinción, se encuentra con cierta frecuencia, siendo uno de los pocas áreas protegidas que lo ampara en el país.

También el Oso Hormiguero Grande  , Oso Bandera o Yurumí que ve comprometida su supervivencia en toda su área de distribución, puede ser observado alimentándose de los termiteros y hormigueros  que abundan en el área. Dado que existen ambientes del tipo fluvial y acuático, junto a los característicos de las zonas más áridas, encontraremos especies representantes de ambos coexistiendo en la Reserva. Especies como la Vizcacha , el Piche Llorón, el Quirquincho y el Gualacate o Peludo, huyen del calor y de la desecación que producen las altas temperaturas refugiándose en sus cuevas.
El Conejo de Palo, el Zorro Gris, el Zorrino, la Corzuela Parda y los Pecaríes, el de Collar y el Labiado, permanecen durante el mediodía a la sombra de la vegetación, para ponerse en actividad apenas baja el sol.

En las riberas del Teuquito y el Bermejo es posible hallar las huellas del herbívoro más grande de la región: el Anta, Tapir o Gran Bestia, junto a las de Coipo o Falsa Nutria, las de Mayuato, Aguará popé u Osito Lavador Sudamericano, las de Carpincho, e inclusive de Yacarés, entre muchas otras. Asociadas a los escasos ambientes acuáticos observaremos una llamativa diversidad de aves, entre las que se destacan las Garzas, el Jabirú, los Biguáes, Chajáes, Espátulas Rosadas  , Patos de varias especies, etc. Los montes son refugio de otras especies aladas, como la bullanguera Charata, de codiciada carne; las Chuñas, como la de Patas Negras y la de Patas Rojas; los Loros, como el Hablador  y el Calancate, además de una multitud de pequeñas aves. Los ofidios también están presentes, y los representan la temida Yarará, de mortífero veneno, la inofensiva Boa de las Vizacheras o Lampalagua, que llega a los tres metros de longitud, y una gran variedad de culebras.

 

Itinerarios

 

Conviene, una vez arribado a la Reserva , asesorarse con los Guardaparques  , a fin que recibir sus recomendaciones sobre las recorridas habilitadas según la época del año  .

Evite visitar el área en verano, el calor se hace insoportable para el que no está acostumbrado a ese tórrido clima  . No se pierda la visión de las orillas y barrancas rojizas del Bermejo y de sus poderosas aguas marrones. Recorra las lagunas, donde verá aves acuáticas y un bello paisaje que contrasta, dado su verde intenso, con el entorno seco y de tonos ocres.

Viajoporargentina - Información Turística sobre la República Argentina
© 2003 - Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723