Parques Nacionales en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Parque Nacional Iberá - Colonia Pelegrini
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
 
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
Parque Nacional Iberá
Parque Nacional Iberá

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iberá

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iberá

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iberá

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iberá

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iberá

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iberá

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iberá

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iberá

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iberá

 

 

 

 

 

Parque Nacional Iberá

 

Esta reserva esta ubicada en centro de la Provincia de Corrientes, y ocupa los departamentos de  San Miguel, Concepción, Santo tomé, San Martín y Mercedes.

 

Ubicación

 

Esta reserva fue creada en 1982 por medio de la Ley Provincial No. 1.503, posee aproximadamente 1.200.000 ha y está ubicada en el centro de la Provincia de Corrientes, Dptos. San Miguel, Concepción, Santo tomé, San Martín y Mercedes.

 

Historia y antecedentes de su creación

 

La zona de los Esteros del Iberá era considerada en el siglo pasado, junto con el Delta del Paraná, un sitio inaccesible, inhóspito, refugio de fieras y hombres fuera de la ley. Pero tuvo que ser un europeo el que destacara por primera vez las bellezas naturales de la zona. En 1928, el famoso naturalista francés Alcides D'Orbigny visitó el corazón de Iberá, durante su gran viaje de exploración y estudio de la fauna y la flora de las regiones australes de América del Sur, encomendado por el Museo de Historia Natural de París. Es lógico suponer que los valores escénicos y biológicos de Iberá no pasaron inadvertidos y no han faltado intentos, desde entonces, de amparar tal ámbito natural. A lo largo de las últimas cuatro década, tres proyectos de creación del Parque Nacional Iberá fueron puestos a consideración del Congreso, frutos de numerosas negociaciones entre la Administración de Parques Nacionales y el Gobierno de la Provincia de Corrientes. Ninguno de los intentos prosperó, muchas veces por falta de apoyo de las autoridades correntinas o por la excesiva dilatación de las gestiones políticas. Finalmente, el gobierno correntino declara al área Reserva Provincial en 1982, atendiendo a un reclamo nacional por proteger tan valioso patrimonio nacional. Lamentablemente, como Reserva propiamente dicha, continúa siendo una realidad restringida al papel, pese a la buenas intenciones que guiaron su establecimiento.

 

Ente administrador

 

Gobierno de la Provincia de Corrientes.

 

Fundamentos de su creación

 

Proteger el inmenso sistema de esteros, bañados y lagunas de la cuenca del Iberá, una de las mayores áreas naturales del país, con su flora y fauna características, entre las que se encuentran varias especies en peligro de extinción como el Ciervo de los Pantanos, el Yacaré Overo y el Lobito de Río.

 

Distancia

 

  • Desde Mercedes: 120 km
  • Desde Colonia Pellegrini: 2 km .

 

Bioma

 

Chaco Oriental o Chaco Húmedo, formando una amplia zona de contacto con el Espinal y la Selva Paranaense.

 

Descripción general

 

Iberá, palabra de origen guaraní que significa "aguas brillantes", hace alusión a la manera en que el reflejo de la luna reverbera sobre la calmada superficie de las lagunas. Con este nombre se conoce a una de las grandes áreas naturales del país que atrae, por la belleza de su paisaje  y la variedad de su flora y fauna, a turistas de todo el mundo.

La región se encuentra ubicada en una inmensa depresión que comienza cerca de Ituzaingó y se extiende en forma de arco hacia el suroeste a lo largo de una distancia de 170 kilómetros , teniendo un ancho de 16 a 40 kilómetros .

En su margen sudoeste, la cuenca está perfectamente delimitada por terrenos más elevados, pero en su margen opuesta, la noroeste, no tiene límites definidos, formando un complejo sistema de lagunas y esteros interrumpidos por islotes de tierra firme. Tomando en cuenta la cuenca principal la superficie total del área estaría entre los 9.000 y 15.000 km2. Existen diversas teorías sobre el origen de los Esteros del Iberá.

Una de ellas considera que la región conformó un antiguo cauce del Paraná, conservando hasta la actualidad la comunicación subterránea con el mismo. Otra teoría la considera un "ojo de mar" que habría inundado en tiempos remotos estos parajes.

También se piensa que ese enorme receptáculo fue producido por una fuerte erosión eólica, siendo ocupado posteriormente por el agua de las lluvias que afluyen por un sinnúmero de esteros y cauces secundarios, alimentando el depósito principal. El cambio continuo del nivel de las aguas de los esteros está indicando su dependencia de la precipitación pluvial.

Este aporte devuelve al sistema una cantidad de líquido equivalente a la que se evapora. El sistema de Iberá drena en forma permanente pero lenta, dada la escasa pendiente, por el Río Corrientes, que vierte sus aguas al Paraná, y transitoriamente por el Río Miriñay que desemboca en el Uruguay.

El paisaje presenta el aspecto de una llanura más o menos uniforme, cuya altura sobre el nivel del mar es de unos 60 metros y está apoyada sobre un manto rocoso. La parte norte está formada por campos llanos, a menudo bajos y anegados, es la región de cañadas, lagunas, permanentes o temporarios, prácticamente indiferenciable de la depresión principal.

En la zona también alternan planicies y lomas bajas de tierras más elevadas que se utilizan como campo de pastoreo, estando la llanura a veces interrumpida por cordones de médanos. Al sur se encuentran terrenos ondulados, con elevaciones locales que alcanzan los 30 metros .

Comprende pocas aguadas, esteros diseminados, y numerosos zanjones y arroyos que desembocan en su mayoría en los grandes esteros del Iberá.

Los suelos, principalmente en la zona norte, son de carácter sedimentario, aluviones antiguos en parte arenosos y arcillosos. Las arenas descansan sobre la capa impermeable de arcilla o limo, originando el estancamiento de las aguas y las formación de lagunas y bañados. La vegetación acuática alterna con faja e islas de tierra firme o semi-anegadiza y lagunas de gran extensión como Iberá (de hasta 2 metros de profundidad  ), Luna, Fernández, Galarza, Paraná, Trin y Medina.

Uno de los ambientes más característicos de las lagunas son los llamados "embalsados", originados por el denso agrupamiento y la acumulación de vegetación acuática. Se trata de islas flotantes sobre la cuales se va depositando tierra, se compactan las raíces y pueden presentar vegetación arbustiva e inclusive arbórea (como los Sangres de Drago, Ceibos, etc.).

Estas islas flotantes, empujadas por el viento forman parte de las numerosas leyendas y supersticiones indígenas: la Isí o Madre del Estero, el Caá Porá y el Pombero, son los más célebres seres míticos de la región. La fauna está mayormente integrada también por especies de hábitos acuáticos. El Carpincho y el Coipo figuran entre las más comunes; especies amenazadas de extinción como el Lobito de Río, el Ciervo de los pantanos y el Yacaré hallan en esta inmensa región seguro refugio. Una infinidad de aves de variadas formas y coloridos pueblan los bosques, esteros, bañados y lagunas, haciendo las delicias de los observadores de la naturaleza

 

Itinerarios

 

La mejor y la más conocida vía para acceder a los Esteros del Iberá, es a partir de la localidad de Mercedes. Desde allí parten periódicamente colectivos hacia la localidad de Colonia Pellegrini, ubicada a orillas de la Laguna Iberá.

Antes de cruzar el puente que cruza la Laguna Iberá , se encuentra, sobre mano izquierda, los carteles que indican que hemos llegado a la Reserva Provincial Iberá. Allí se ha instalado el Centro de Interpretación  , el Museo, sanitarios y un confortable camping. Desde este punto pueden organizarse las principales recorridas que nos permitirán conocer íntimamente a este fascinante lugar  . Los Guardafaunas ofrecen un servicio de recorridas por las lagunas a bordo de embarcaciones a motor o canoas de maderas impulsadas por una larga pértiga o "botador" (éstas últimas son recomendables para los observadores de fauna ya que son completamente silenciosas).

En estas recorridas se tendrá una óptima visión de los embalsados y toda la fauna que los habita. Ciervos de los Pantanos y Carpinchos pastando tranquilamente, Yacarés asoleándose, inquietos Lobitos de Río surcando las aguas calmas, Federales y Lavanderas trepados a los tallos de los pehuajó, coloridas flores de plantas acuáticas, y una infinidad de aves y otras criaturas, maravillarán al naturalista y al lego en la materia.

Un sendero, que transita por un manchón de bosque alto, nos acercará a los árboles más notables como Lapachos y Azota Caballos; si tenemos suerte nos cruzaremos con algún Zorro de Monte y seguramente oiremos, para después descubrir encima nuestro, un bullicioso y confiado grupo de Monos Carayá que harán las delicias de los fotógrafos naturalistas.

Viajoporargentina - Información Turística sobre la República Argentina
© 2003 - Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723