Turismo aventura en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
San Martín de los Andes - Neuquén
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Siete lagos en Bicicleta






















































 
Esta excursión es 112 kilómetros largo, a lo largo del Nº 234 Ruta Provinciana que se une la ciudad de San Martín de los Andes con el Villa La Angostura .
 

Si usted es un entusiasta de naturaleza, usted no puede extrañar esta excursión ideal desde que sólo es 112 kilómetros largo, a lo largo del Nº 234 Ruta Provinciana que se une la ciudad de San Martín de los Andes con el Villa La Angostura .
No hay ninguna demanda grande con respecto a aptitud o la experiencia anterior. ¡Tenga cuidado! ¡Usted nunca debe ir solo! .
Todo arranca en el Lago Lácar (San Martín). Por favor no te asustes con la salida de la aldea de montaña: los primeros 15 kilómetros son en subida y realmente es desgastante. Pero es sólo un primer esfuerzo que te permitirá llegar al Arroyo Partido donde hay mucha agua esperándote.
Antes de salir, verificar que esté todo en orden (ruedas bien infladas para la primera mitad -asfalto-el peso equiparado en las dos alforjas) y no olvidar nada: casco -imprescindible-, iglú pequeño, equipo de lluvia, calentador y botiquín.
De ahí en adelante te vas a encontrar con subidas y bajadas, y -tras pasar por el Arroyo Hermoso (Km 27)- y se llega al Lago Machónico de verdes aguas.
Es fundamental llevar comida para todas las jornadas. Hay alguna que otra proveeduría en medio de la ruta (en Lago Hermoso, Villarino y Correntoso), pero no tenés que fiarte de que esté abierta justo cuando pasés vos.
Seguramente habrás pedaleado ya algunas horas. Te sentirás cansado. Pero falta un pequeño esfuerzo antes de concluir la jornada. Ocho kilómetros después del Machónico vas a encontrar el desvío (por ripio) al Lago Hermoso. Ahí es la primera parada para pasar la noche en carpa en una zona agreste frente al agua. ¡Inolvidable!
A la mañana siguiente es bueno que te levantés temprano y desayunés muy bien (cereales, frutas, etc.) dado que hay que seguir con el pedaleo. Subidas y bajadas conducen al Km 45 que enfrenta a dos lagos espectaculares: el Falkner y el Villarino. Ahí se despide el Parque Nacional Lanín y da la bienvenida el Parque Nacional Nahuel Huapi. Vale la pena que pises el freno y disfrutes de la buena vista.
En estos dos lagos hay campings organizados con parrilla, sanitarios, y todo lo necesario. En caso de requieras hacer una parada allí no hay ningún inconveniente. Pero, en condiciones normales se puede seguir.
Ahí mismo te despide el asfalto, después de haberte acompañado la mitad del viaje. Así que el panorama es otro. Tierra abajo, bosque en los costados, montaña arriba. Para el ripio es bueno que desinflés apenas las ruedas para no rebotar ni patinar demasiado.
Poco después vas a encontrar el Lago Escondido que sólo merece un adjetivo: espectacular. Rodeado de vegetación sus aguas están muy por debajo de la ruta. Hay un descenso prominente en el que las bicicletas no son bien recibidas.
Para ese entonces vas a gozar del más alto pico de adrenalina. Una bajada espectacular con curvas y contra curvas te lleva desde el Escondido hasta Pichi Traful (brazo norte del Lago Traful) donde está la nueva parada para acampar a orillas del agua en una zona agreste (c/ guardaparque) a orillas del río. Es importante que descanse bien, dado que te espera un día de pedaleo un poco duro.
La última jornada de ejercicio sigue sobre el ripio. El camino va mezclando subidas y bajadas, lo que hace placentera la marcha. De repente, en una inmensa bajada te encontrás con el Lago Correntoso, enorme espejo de agua. Una de sus curvas desvía hacia el Lago Espejo Chico y el arroyo Rucamalén: maravilloso.
El Espejo Chico es ideal para almorzar. Hay camping y proveeduría en la costa del lago. El paisaje invita a una serena digestión. Pero no tenés que demorarte ya que aun queda un trecho.
La salida del Correntoso es, después de la del Lácar, la más dificultosa. Es fundamental en ese caso el aliento mutuo de quienes formen el grupo.
Después del esfuerzo, en una hora llega al Lago Espejo. Ahí también tiene camping. A unque seguramente tendrás fuerzas para seguir un rato más y encontrar lo que esperabas.
Pocas sensaciones se comparan a la de ver el cartel que indica: para la derecha, Chile, y para la izquierda, la Angostura. La prueba está a punto de superarse.
De ahí en adelante el asfalto vuelve a hacerse presente y el Lago Nahuel Huapi acompaña desde la banquina derecha. Te parecerá increíble pedalear con semejante vista. No tendrás cansancio, sólo subidas, bajadas y buenas velocidades (aproximadamente 55 Km ./h).
En escasos minutos vas a arribar a la Angostura , un pueblo que, por su gente y sus paisajes impresionantes, está perfectamente preparado para recibirte con brazos abiertos.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003-2006 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723