Turismo aventura en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Puerto Madryn - Chubut
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Un paseo a Punta Ninfas






















































 

Conocimos el faro de Punta Ninfas. Entre bardas y acantilados observamos una colonia de elefantes marinos y caminamos sobre un yacimiento de millones de años. Observamos la flora y la fauna del lugar y recorrimos el antiguo faro.

 

La tormenta de la noche anterior había quedado en el olvido. Era un verdadero regalo de la naturaleza que luego de los fuertes vientos y rayos estuviéramos inmersos en una mañana tranquila y diferente, llena de sol y colores intensos.

Aprovechando la ocasión, hicimos los arreglos necesarios para realizar una excursión a una de las regiones más hermosas y menos divulgadas de los alrededores de Puerto Madryn: Punta Ninfas.

Partimos del centro de la ciudad por la ruta provincial Nº 1 hacia el sur. El asfalto se transformó en ripio y la estepa patagónica se multiplicó a nuestro alrededor.

La camioneta que nos transportaba a gran velocidad nos permitía tener una excelente visión del paisaje que estábamos atravesando. En el portaequipajes, dos mountain bikes desarmadas pronosticaban que la excursión tendría una cuota de aventura.

 

Nuestro guía nos llevaron en un viaje al pasado con sus historias, donde pudimos imaginarnos a las antiguas viviendas de los nativos Tehuelches. Entendimos su relación con la flora y la fauna del lugar, todavía prístina a pesar del paso del tiempo.

Tomamos la ruta provincial Nº 5. Como éramos los primeros visitantes del día, tuvimos la oportunidad de avistar algunos guanacos, choiques con sus crías -llamadas charitos- liebres patagónicas y cientos de ovejas arreadas a lo largo del camino por el paso de la camioneta.

 
La llegada al faro
 

La naturaleza se presentaba en su estado más puro y nosotros estábamos ahí para interpretarla. Llegó el momento de usar las mountain bikes. Con casco de seguridad y muchas ganas de ejercitarnos, anduvimos entre bardas y senderos. Observamos las flores, las mariposas, el desolado paisaje mientras sentimos el viento patagónico -siempre presente- y mirábamos el cielo despejado.

La perspectiva de un punto negro en el medio de la estepa patagónica cambiaba de tamaño y adquiría la forma de un faro. Negro y amarillo, el faro de Punta Ninfas se erguía ante nosotros. Ubicado en el área meridional del Golfo Nuevo, este guía de marinos tiene un alcance nominal de once millas náuticas, una altura de doce metros y está ubicado a ciento treinta metros sobre el nivel del mar. Comenzó a funcionar el 18 de julio de 1916 y desde entonces, con algunas modificaciones, siguió marcando el accidente geográfico donde está ubicado.

Dejamos las bicicletas y descendimos por el acantilado para apreciar una colonia de lobos marinos en un contexto único, frente a las costas de la península de Valdés. El lugar, junto con Punta León, es el único apostadero continental de estos mamíferos fuera de la península. El guía hizo algunos comentarios sobre los hábitos y costumbres de estos ejemplares.

Caminamos sobre millones de años, ya que el sitio muestra a cielo abierto cientos de fósiles marinos que quedaron expuestos luego de que el cálido mar de aquellos tiempos se retirara de la costa. En Punta Ninfas, se pueden observar aves marinas poco comunes dentro de los golfos y, durante la temporada de ballenas, se puede apreciar la entrada y salida de las madres con sus crías recién nacidas. En este ambiente, disfrutamos un delicioso almuerzo para recuperar nuestra energía. Luego, regresamos a la camioneta. Todavía nos quedaba por ver el casco de una estancia centenaria.

 
Estancia El Predal
 

Llegamos a El Pedral para observar uno de los cascos de estancia más hermosos y antiguos de la zona.

Un cartel nos invitó a entrar al campo. Eso sí: no debíamos olvidarnos de cerrar la tranquera. Como si fuera nuestra propiedad, nos adentramos en las tierras de la estancia, cruzamos el cordón de la costa y contemplamos la última porción del golfo Nuevo.

La estancia debe su nombre a los millares de piedras de canto rodado que cubren sus playas. La casa fue construida a principios del siglo XX, y cada una de sus partes fue traída del viejo continente con un número impreso, a fin de ser re-ensamblada en América.

En la actualidad, el casco es famoso por los magníficos platos que se sirven en sus mesas. La gente de Burco Adventure consolidó la propuesta gourmet del lugar, guiada por el chef Marcos Mallman.

Al final de la excursión estábamos totalmente fascinados. La pureza del aire, la desolación del paisaje, el sonido de los elefantes marinos, la antigüedad de los fósiles, la amabilidad de nuestros guías, todo era ideal para viajar hasta este destino hasta ayer desconocido y adonde ya estábamos pensando en regresar.

 
Para tener en cuenta
 

Horario: la excursión comienza a las 7.30, pero si no sos diestro con la mountain bike, podés hacer la totalidad de la excursión en camioneta. En este caso, la hora de salida es a las 10.30.

Duración: 7 horas

Nivel de dificultad: medio/alto. El descenso por el acantilado no es apto para personas que no se encuentran en buen estado físico ni para personas mayores. En estos casos, podrán observar desde el acantilado las restingas de piedra pobladas de elefantes marinos.

Sugerencias: usar ropa informal; llevar mochila, sombrero, protector solar y muchas ganas de disfrutar el día.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723