Turismo en Argentina
Buscar Informacíon
Información general del país
Leandro N. Alem
 
   Apóstoles
   Eldorado
   Leandro N. Alem
   Montecarlo
   Oberá
   Posadas
   Puerto Iguazú
   Puerto Rico
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
RP4 a ruinas jesuíticas de Santa Maria La Mayor y San Javier
Gauraníes

 

 

 

Guaranies

 

 

 

ruinas jesuíticas de Santa Maria La Mayor y San Javier

 

 

 

Jesuitas

 

 

 

ruinas jesuíticas de Santa Maria La Mayor y San Javier

 

 

 

ruinas jesuíticas de Santa Maria La Mayor y San Javier

 

 

 

ruinas jesuíticas de Santa Maria La Mayor y San Javier

 

 

 

ruinas jesuíticas de Santa Maria La Mayor y San Javier

 

 

 

 

 

 

ruinas jesuíticas de Santa Maria La Mayor y San Javier

 

 

 

ruinas jesuíticas de Santa Maria La Mayor y San Javier

 

 

 

ruinas jesuíticas de Santa Maria La Mayor y San Javier

 

Paseo que le permitirá conocer un antiguo pueblo localizado en plena selva en donde podrá percibir el espacio urbano y la distribución de los diferentes edificios que formaban la misión. Se continúa hacia San Javier, para disfrutar de los balnearios sobre el río Uruguay y de la belleza del paisaje

 

Tramo de 40 Km desde Leandro N. Alem por la RP 4 hasta San Javier, con un desvío de 34 Km adicionales de ida y vuelta hacia las ruinas jesuíticas de Santa María. Camino en buen estado, pero sin señalizaciones. Buen servicio de hoteles y restaurantes y combustible en San Javier

 

Salga de la plaza de Leandro N. Alem (coloque el odómetro en Km 0) por la RP 4. El camino no está demarcado y no existen banquinas, por lo que se recomienda transitar con precaución. Es un trayecto con pendientes muy marcadas y abundante vegetación a ambos lados, en la que se alternan los montes nativos con grandes plantaciones de yerba mate y otras de té, de menor extensión. Más adelante el camino se torna sinuoso y con profundas ondulaciones.

A partir del Km 30 ponga atención, ya que en el Km 32 hay una bifurcación no señalizada; tómela a la derecha. El asfalto termina pronto y lo reemplaza un camino de tierra compactada, rodeado de profusa vegetación. En el Km 34 conduzca con mucha precaución, pues hay una peligrosa curva cerrada y en pendiente. Luego de cruzar un puente de madera hay otra bifurcación no señalizada; siga por la derecha.

En el Km. 37 la ruta pasa por la pequeña localidad de Itacaruaré donde, junto al río, hay un buen camping y un balneario. Continuando, a la altura del Km 41, una vez traspuesto un puente de hormigón, existe un nuevo desvío no señalizado. Continúe por la izquierda y, 1,5 Km más adelante, en el desvío siguiente tome a la derecha. Por fin, en el Km 49, un cartel indica el acceso, por la derecha, a las ruinas de la reducción de Santa Maria La Mayor.

 

Reducción de Santa Maria La Mayor (MHN)

 

Sitio arqueológico que, junto a San Ignacio Miní, es una de las misiones jesuíticas más importantes de la Argentina. Fundada en 1626 por los padres Diego de Boroa y Claudio Ruyer en el lugar donde convergen los ríos Iguazú y Paraná, fue trasladada en dos oportunidades: en 1633 se ubicó en las faldas de la sierra, próxima al pueblo de Mártires, y más tarde en su actual emplazamiento.

En su momento de mayor auge, esta misión llegó a contar con dos estancias y una estanzuela, con numerosas cabezas de ganado vacuno, ovino, caballar, yegüerizo y mular, además de una crianza de cerdos. A ello se sumaban dos almacenes en el pueblo y un tercero en el río Uruguay para depósito de maíz, lanas, velas de sebo, legumbres, algodón y yerba.

Actualmente se conserva como sitio arqueológico cercado. Hay planes de realizar una serie de obras de restauración y conservación del monumento, así como de crear la necesaria infraestructura de servicios para el turista.

Se puede visitar en media jornada. Aunque no cuenta aún con señalización en los edificios , dada la proximidad de los residentes es posible encontrar un guía local que le permitirá comprender la destinación de los diferentes muros que conforman este imponente testimonio arqueológico. Merece una detenida visita.

Rehaga el camino para regresar a la RP 4 (Km 66.) Tómela a la derecha por 9 Km para llegar, en el Km 75, a San Javier.

 

San Javier

 

Reducción jesuítica fundada en 1629 por el padre José Ordóñez con el nombre de San Francisco Javier. Se convirtió en el baluarte defensivo del territorio misionero contra los ataques de los bandeirantes, mamelucos y tupíes brasileños, quienes llegaban a estas poblaciones con el fin de saquear y de secuestrar aborígenes para venderlos como esclavos en las fazendas paulistas.

Durante el período jesuítico, además de las tareas de producción agropecuaria, se desarrollaron aquí importantes actividades culturales, como la edición de libros, algunos de los cuales se conservan aún, ya que este centro contó con la primera imprenta que operó en América del Sur. El pueblo misionero, del que sólo se conservan algunas ruinas, estaba emplazado al norte de la actual localidad, inmediato a la ruta de acceso .

El actual poblado se refundó el 2 de octubre de 1877. Sobrevino un período de crecimiento económico y de organización institucional durante el cual se crearon la Municipalidad , la Policía , el Juzgado de Paz y Registro Civil, así como la primera escuela. En años más recientes se instaló un ingenio azucarero y destilería de alcohol, que trajo nuevos vientos de progreso. Hoy San Javier recibe un turismo creciente, atraído por los hermosos paisajes del río Uruguay. Es además un paso internacional, llamado Paso Barca, que comunica con Porto Xavier en Brasil .

 

Que conocer en una visita

 

AI ingresar a la localidad, la RP 4 se convierte en la calle 25 de Mayo . AI llegar a la esquina con J. Queirel, doble a la izquierda y avance aproximadamente 400 m hasta Andresito. Tome esta calle, y sobre la costa del río, verá el ingenio azucarero y destilería de alcohol .

 

Ingenio azucarero y destilería de alcohol

 

Esta industria de vastas proporciones se ha convertido en un factor preponderante en el desarrollo de San Javier. En época de cosecha notará la presencia permanente de camiones cargados de caña de azúcar. Esta, volcada sobre transportadores, se traslada a la molienda para extraerle el jugo que, sometido a un profundo hervor y a otros procedimientos, da como resultado el azúcar blanca. En otro sector de la industria se obtiene un alcohol cristalino destinado a bebidas como la conocida cachaça, un aguardiente de alta graduación.

Terminado este recorrido vuelva a la calle 25 de Mayo, avance dos cuadras hacia el sur hasta Chacabuco, doble a la derecha y llegará a la plaza Jesuítica. Frente a ella se ubica el Museo Municipal Arqueológico a Histórico , en formación, donde podrá observar piezas embalsamadas de especies regionales y elementos del período jesuítico, los que se encuentran en pleno proceso de clasificación.

Continúe hacia el sur por Lazzaga y en la esquina de J. M. de Rosas destaca el edificio de la Aduana , de interesante arquitectura contemporánea. Esta es una zona residencial de casas rodeadas de amplios jardines con una gran variedad de plantas y árboles autóctonos. Si continúa por la misma vía cruzará la calle Roque González, la calle comercial, y llegará hasta la plaza 25 de Mayo. AI frente está la escuela y, del otro lado, la iglesia San Francisco Javier.

Continúe por Av. San Martín hacia el este para llegar a la calle Paraguay y, por ésta, hasta la ribera del río Uruguay, donde se encuentra el puerto desde donde zarpan las lanchas al Brasil.

Si es el momento de descansar, éste es el sitio apropiado. Junto al puerto se encuentra el Balneario Municipal y, por Av. Santa Catalina hacia el suroeste, sobre el río Uruguay (salida 3 en el plano), el Balneario Pedregullo, más completo. Otro atractivo es continuar por el camino costero para visitar las Correderas del Cumandá-í (salida 2 en el plano.)

Para completar la visita a San Javier rehaga el camino hasta la entrada a la localidad. Tome a la izquierda por la Av. Santa Catalina y avance tres cuadras hasta llegar al Ranario , ubicado en la antigua reducción San Javier, cuyas ruinas están hoy diseminadas en diferentes propiedades particulares.

Recomendamos ahora un corto recorrido de 6 Km por un camino consolidado de tierra bordeado de abundante vegetación. Tome la Av. Santa Catalina hacia el este (salida 2 en el plano.) Luego de atravesar el arroyo Guerrero llegará a un triángulo con un hito de piedra; gire allí a la izquierda y continúe 1 Km hasta encontrar otro desvío. Tome a la derecha, donde hay un arco de hierro, y continúe por un camino estrecho flanqueado por una vegetación suntuosa, para llegar al Cerro Monje

 

Cerro Monje

 

Es un lugar de peregrinación en el que, durante la Semana Santa , se dan cita fieles provenientes de Misiones, Corrientes, Paraguay y Brasil. Vienen aquí en pos de alguna esperanza, un pedido especial o como agradecimiento, en caravanas de niños y de personas mayores. Algunos promeseros llegan ataviados con trajes típicos y velas encendidas, llevando sus plegarias y sus cantos cerro arriba, entre la vegetación.

En la cima hay una sencilla ermita de ladrillo blanqueado desde la cual se domina e¡ paisaje: la curva que hace el río y las costas brasileña y argentina. Próximo a la ermita se han colocado diversas postas para la realización del Vía Crucis. A poca distancia, con una separación de alambrado, hay un sector para acampar bajo la sombra de los árboles, con mesas, bancos y parrillas.

 

Leyenda del Cerro Monje

 

En 1567, un buque Italiano naufragó en el río de la Plata y pereció toda su tripulación excepto el capitán, quien había hecho una promesa de penitencia y oración por treinta años si se salvaba. Más tarde remontó el río Uruguay en una chalupa. AI llegar a este cerro, apoyó su bastón en una piedra y de ella brotó agua. Lo tomó como una señal para permanecer allí, y se quedó para siempre, dedicándose a la penitencia y a la evangelización de los lugareños.

En la modesta capilla que construyó para sí guardaba imágenes sagradas, entre las cuales había una de Nuestra Señora del Huerto. En el sitio donde brotaba agua plantó una cruz. Así vivió el capitán. Hoy, en el camino entre la cruz y la ermita, hay un Vía Crucis construido con mayólica y piedras del lugar.

 

Donde alojar y comer

 

Encontrará una hostería desde cuyas terrazas y habitaciones se puede disfrutar de una hermosa vista al río Uruguay. Hay varios lugares para comer en la calle Roque González.

 

Eventos

 

  • Fiesta Provincial de la Caña de Azúcar. Se celebra durante la tercera semana de octubre
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723