Turismo en Mendoza , Argentina
Buscar Informacíon
Información general del país
Mendoza
 
   Mendoza
   Uspallata
   Tunuyán
   San Rafael  
   Gral. Alvear
   Malargüe
   Tupungato
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
Área fundacional y Parque O'Higgins

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Son diez cuadras por un apacible parque junto al principal zanjón de riego. Se visita el Museo del Área Fundacional, interesantes ruinas de la época colonial, dos iglesias de fines del siglo XIX y un curioso acuario y serpentario.

Paseo peatonal de 4 h de duración, apto para cualquier temporada. Desde el centro, tome el autobús N° 110, con parada en la vereda sur de la plaza Independencia. Descienda en la esquina de Monte Caseros y Alberdi, y camine a la derecha hasta el Área Fundacional.

 

El Paseo comienza en la Plaza Pedro del Castillo y Museo del Area Fundacional

Fue centro de la ciudad colonial, fundada en 1561 y trasladada a este sitio al año siguiente, con un trazado de 5x5 cuadras, junto al canal zanjón.

Su aspecto actual no expresa su datación histórica . Fue una de las primeras del país y centro cívico y religioso de Cuyo, pero desapareció con el terremoto del 20 de marzo de 1861 , que la destruyó totalmente.

La reconstrucción urbana se realizó en otro emplazamiento (plaza Independencia), quedando este solar abandonado por años y convertido en matadero y feria. La campaña para ponerlo en valor comenzó 1885, cuando recibió la primera forestación; luego fue remodelado en las décadas del 30 y 60.

En 1993 se inauguraron las obras actuales, un conjunto denominado Área Fundacional que incluye plaza, museo, patio de módulos escultóricos y cámara subterránea con restos arqueológicos.

La cámara tiene un régimen de visita controlada, con el objeto de preservar los restos que conserva y mantener las condiciones ambientales en que sus objetos fueron hallados.

Un sistema de colectores aluvionales protege el área de las inundaciones.

El mural frente al acceso del museo permite imaginar la fisonomía anterior al terremoto. Está enfocado desde donde estuvo el Cabildo y mira hacia el oeste. La fuente del centro traía el agua para la población desde El Challao , en las primeras estribaciones de los Andes.

Las casas, en general, tenían frentes lisos y cornisas rectas, que seguramente ocultaban los tejados españoles. Entre ellas, emergían las iglesias, con torres altas y cúpulas. Frente a la plaza se levantaban la Matriz , al sur, y el ex templo de los jesuitas , cuyas ruinas se conocen como Ruinas de San Francisco (MHN).

 

Ruinas de San Francisco (MHN)

 

Sus evocativos restos de ciclópeas murallas y arquerías son los únicos testigos de la ciudad colonial, destruida en el terremoto de 1861.

Pertenecieron a la Iglesia de Loreto (1733-1738), de la Compañía de Jesús. Después de la expulsión de la orden de los dominios hispánicos, por orden del rey Carlos III (1767), este convento y la iglesia pasaron a los franciscanos (1798). Cuando ocurrió el terremoto estaban en sus manos, por lo que se las conoce como Ruinas de San Francisco.

Pueden observarse en pie algunos de los gruesos manchones de ladrillo que sostenían las bóvedas de las tres naves, la cúpula sobre el crucero y el coro elevado sobre el ingreso. También el muro que dividía la iglesia del convento y el colegio. El trazado del templo seguía el conocido modelo de la iglesia jesuítica de Roma.

A fines de la década del 70, tareas de consolidación de las ruinas alteraron lamentablemente sus proporciones y características, al rebajarse alturas y construirse bases de hormigón. Actualmente, se realizan estudios arqueológicos, de consolidación y valorización.

alga de la plaza por calle Alberdi hacia el este y cruce para ver el Zanjon

 

Zanjon

 

Es un ancho canal que lleva el nombre del Cacique Guaymallén y está profundamente relacionado con la historia de la ciudad. Tiene 30 km de longitud. Toma sus aguas del río Mendoza , al sur, y luego de alimentar numerosos cauces para regadío, pierde sus últimos caudales en el Departamento de Lavalle. Se originó como un brazo del río, encauzado por una milenaria falla geológica y, en época de dominación incaica, era llamado por los huarpes Potú del Inga o río del Inca. Desde él se abrían las acequias de las tierras de los distintos caciques.

Durante la colonia constituyó el Río de la Ciudad , a partir del cual se desarrolló el oasis más importante de Cuyo. El pronunciado borde de la margen oeste fue elevado durante la realización del Parque O'Higgins para proteger de las crecidas al populoso barrio asentado en los terrenos bajos. Este terraplén obstaculizó el libre drenaje de las lluvias estivales hacia el canal, provocando serias inundaciones. Por esta razón, el área, ubicada muy próxima al centro, no se desarrolló con su misma dinámica y conserva construcciones de las primeras décadas del siglo.

A lo largo del canal Zanjón y la calle Ituzaingó se encuentra el apacible Parque O'Higgins

 

Parque O'Higgins

 

Es un pintoresco paseo que aprovechó el triángulo remanente entre la traza urbana de la Ciudad Vieja y la transitada Av. Costanera. Nació en 1903 como Parque del Este, por gestión de Benito de San Martín, quien logró recuperar los terrenos del entonces Vivero Municipal en beneficio de la higiene y el embellecimiento urbano. La denominación actual de este parque data de 1943, en homenaje a un héroe de la libertad americana, el Brigadier General Bernardo O'Higgins , cuyo busto fue emplazado en 1959.

En sus 800 m de largo y 200 m de ancho se suceden prados forestados, bordeados por pequeñas acequias y añosos árboles, ideales para caminatas durante las soleadas tardes otoñales. En las noches de verano se realizan espectáculos en el pequeño teatro al aire libre Gabriela Mistral , próximo a la calle Corrientes, en la tercera cuadra del trayecto.

Desde este punto, observe hacia el oeste, la cúpula de la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced

 

Iglesia de Nuestra Señora de la Merced

 

Este bello edificio restaurado es uno de los primeros templos de la ciudad posterremoto, iniciado en 1899 e inaugurado diez años más tarde. Se accede por la calle Monte Caseros. Tiene una armoniosa fachada con dos torres truncas -que evidencian el temor a los sismos- y muros con bellos trabajos de molduras realizadas con ladrillo. El interior, de tres naves abovedadas y crucero cupulado, exhibe pinturas de L. Marsonet y J. Brusadín. Los altares, en su mayoría, provienen del Tirol austríaco. Sobre el altar mayor se encuentra el Camarín de la Virgen de la Merced , con una réplica de la imagen de la Virgen que Belgrano proclamó Generala del Ejército durante la Campaña del Norte (1812).

Al salir de la iglesia, regrese al parque por la calle San Luis; tendrá la mejor vista hacia los proporcionados volúmenes de ladrillo y la cúpula. La manzana mercedaria está actualmente en gran parte sin edificar. Hay propuestas para integrar sus terrenos a la contigua área parquizada.

En el último tramo del parque se encuentran juegos infantiles y el interesante Acuario Municipal , como complemento tiene el Serpentario Anaconda

Desde el parque siga por la calle Buenos Aires a la Plaza Sarmiento , que honra a este prócer desde 1966, cuando fue remodelada y colocado el monumento, obra de Luis Perlotti. Anteriormente se llamó Buenos Aires y originalmente Plaza Nueva. En 1861 era el extremo sur de la ciudad, que comenzaba a edificarse alrededor de este predio, utilizado como campo de ejercicios militares. Allí se adiestraban tropas que partían al sur para la defensa contra malones. También se llamó popularmente Plaza de Loreto, por encontrarse frente a la Catedral de Nuestra Señora de Loreto

 

Catedral de Nuestra Señora de Loreto

 

Presenta una curiosa fachada con tres cúpulas y revestimiento de mármol travertino, que es resultado de una remodelación realizada en 1957. Como todos los templos mendocinos tiene una historia azarosa, signada por terremotos, incendios e inundaciones.

A mediados del siglo XVIII el solar estuvo ocupado por una pequeña capilla de la Virgen de Loreto. Hacia 1858 había una iglesia y un seminario, destruidos por el terremoto de 1861. Entre 1864 y 1874 se levantó el nuevo templo, la Iglesia Matriz , después arrasada por un incendio. La construcción del actual edificio se llevó a cabo entre 1875 y 1893, con fondos de la caridad pública. Al crearse la Diócesis de Mendoza y Neuquén por el Papa Pío XI, la iglesia fue elevada a Catedral Metropolitana.

Su interior cuenta con tres espaciosas naves abovedadas y finamente decoradas. En su altar principal se encuentra la imagen de esta Señora de Loreto

Viste una faja de Brigadier de Aeronáutica, ofrendada por el gobierno nacional en 1961. La relación de esta Virgen con los viajes aéreos tiene una curiosa historia: en el siglo XIII la Santa Casa de la Virgen de Nazareth estaba amenazada de destrucción por los musulmanes. La familia, italiana Angelo o De Angelis decidió rescatarla y reconstruirla en su pueblo de Loreto, en Le Marche. Para ello debió trasladar las piedras en una larga travesía por el Mediterráneo.

Antiguos , dibujos representan a la Virgen custodiando el viaje desde lo alto de una nube. En 1920, el Papa Benedicto XV proclamó a la Virgen de Loreto como Patrona de los Viajes Aéreos y Protectora Aeronáutica del Mundo .

Termine esta visita por la calle Lavalle hacia el oeste hasta el centro comercial en Av. San Martin (sólo 4 cuadras). Ahí puede iniciar el próximo Paseo por la Avenida San Martín

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723