Turismo en Mendoza , Argentina
Buscar
Información general del país
 
   Mendoza
   Uspallata
   Tunuyán
   San Rafael  
   Gral. Alvear
   Malargüe
   Tupungato
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jjesuitas
   Parques Nacionales
 
Historia
Utensillos
 
Español en la conquista
 
Mapa fundacional de Mendoza
 
Pistolas realizadas en El Plumerillo
 
Fundicion de El Plumerillo
 
Jose de San Martín
 
Recoleccion de uva en el siglo XIX
 
Terremoto de 1877
 
 
Construccion del Ferrocarril
 
Construccion del Ferrocarril
 
El territorio de la provincia estaba habitado, entes de la llegada de los españoles, por dos grupos de indígenas; los huarpes ubicados al norte y los puelches, habitantes del centro y sur de la misma. Los huarpes eran un pueblo pacífico, se dedicaban a la agricultura, sus artesanías se vieron influenciadas por la cultura incaica. Fabricaban cestería, cerámica y vestimenta. Los puelches en cambio se dedicaban a la caza, recolectoras, mostraban una agilidad y destreza notables. La desaparición de éstos pueblos se debió, en el caso de los Huarpes, al desgaste producido por el trabajo forzado al que eran sometidos por los españoles, en tanto, los Puelches se movilizaron hacia el sur, conformando el grupo de tribus que asolaban los poblados blancos, hasta mediados del siglo XIX. Luego con la campaña al Desierto, y el avance de los españoles, prácticamente todos los pueblos aborígenes del país se extinguieron
 
1561-1800: Época Hispánica
 

Francisco Villagra descubre en 1551 el valle de Huentata o Güentata, de paso a Chile. Diez años más tarde se elige éste lugar para la fundación de la ciudad de Mendoza. El 2 de marzo de 1561, Pedro del Castillo le da el nombre de "Mendoza, Nuevo Valle de Rioja". La actual Plaza Pedro del Castillo y Área Fundacional rememoran la traza original, que consistía como en otras fundaciones españolas en una cuadrícula de 25 manzanas divididas en parcelas. La actividad económica de la región se basó en la agricultura, gracias al sistema de acequias implementada anteriormente por los Huarpes, brindando fertilidad al suelo árido. El cultivo de la vid, toma vigor en el siglo XVIII.

Se cría ganado y se explota la minería. Esta región llega a ser paso obligado para el comercio con el vecino país de Chile, y es nexo entre le mismo y Buenos aires.

A la llegada del siglo XIX, Mendoza era considerada una provincia próspera, con una población compuesta por españoles, mestizos, negros y mulatos. Su vida es tranquila y apacible. Los jesuitas, agustinos, franciscanos, betlemitas y mercedarios son los guías de la actividad espiritual de la comunidad.

 
1800-1815: Época Independiente
 
Para esta época, comienzan a suceder eventos inquietantes en la vida política de la región. Hasta ese entonces el gobierno local dependía de Córdoba. En julio de 1810, un mes más tarde de la Revolución de Mayo, se designa el primer teniente gobernador con dependencia de Córdoba, José Moldes. Más tarde, Juan Florencio Terrada es el primer gobernador intendente de la Provincia de Cuyo, independiente de la jurisdicción cordobesa.
 
San Martín
 
El 8 de septiembre de 1814, el coronel José de San Martín es nombrado gobernador intendente de Mendoza. Se dedicó a la gestión administrativa y saneamiento económico de la provincia, con ahínco, esperando en tanto, concretar el proyecto de liberar América. En 1816 se jura la Independencia argentina, se deja de pertenecer a la corona española. San Martín inicia la formación del Ejército de los Andes. La actividad militar se concentra en el Cuartel General del Plumerillo. La población de Cuyo, brinda todo su apoyo a la travesía, aporta dinero, alimentos, animales, trabajo y lo más importante, hombres para concretarla. Colaboran con San Martín, próceres como Fray Luis Beltrán, Antonio Alvarez Condarco, Diego Paroissien, Juan Isidro Zapata. San Martín pretende pasar a Chile y liberarlo, luego seguir hacia Perú con le mismo objetivo. El 5 de enero de 1817, se jura frente a la iglesia Matriz, a la virgen del Carmen como patrona del Ejército, y se bendice la bandera de los Andes. Parte el ejército, dividiéndose en grupos para cruzar la cordillera, realizándolo en diferentes fechas del mes y por distintos pasos fronterizos. Los triunfos en Chacabuco y Rancagua, en territorio chileno le aseguran la victoria a San Martín, y la libertad para Chile. En el año 1821, San Martín, prócer nacional, consolida su plan de liberación, para Perú. Intrigas posteriores alentadas por sus opositores lo llevan a establecerse en Europa, lejos de sus tierras tan queridas donde fallece en 1850.
 
La anarquia
 

En 1820 se disolvió la Intendencia de Cuyo, proclamándose las tres autonomías provinciales. La estructuración administrativa de Mendoza en departamentos comenzó a mediados del siglo, en coincidencia con la época de la organización nacional.

Entre 1820 y 1852 hubo gran inestabilidad política nacional y luchas entre unitarios y federales, con desplazamiento de tropas y batallas provinciales. En la batalla de Rodeo del Medio (24 de septiembre de 1841) las fuerzas rosistas de Pacheco vencieron a las de Lamadrid, gobernador provisional de Mendoza, en el combate más violento y sanguinario de las guerras civiles del país. A él se sumó un recrudecimiento de los temidos malones del sur, que despoblaron las estancias.

 
Organización Nacional y el Avance al Desierto
 

En la década de 1860, el flamante gobierno nacional incluyó, dentro de los primeros programas de organización del país, la conquista definitiva del sur.
En el sur de la provincia de Mendoza, el proceso comenzó con un nuevo y minucioso estudio geográfico y topográfico, comisionado al Coronel Olascoaga en 1864.

Al año siguiente se encargó al agrimensor francés Julio Ballofet, autor del trazado de la Nueva Ciudad de Mendoza (1863), el estudio cartográfico de un área al sur del río Diamante, en las proximidades del fuerte de San Rafael, con miras a su colonización.

En la década de 1870, el proceso de conquista de San Rafael estaba en plena marcha. El gobierno nacional había establecido cuarteles, con potreros y canales propios en Cuadro Nacional, cerca del fuerte. También se radicaban los primeros inmigrantes sanrafaelinos junto a Ballofet y el padre Manuel Marco (llegado como capellán del 7°de Caballería), quienes pronto iniciaron gestiones para atraer a sus connacionales como colonos.

En Malargüe se radicaron importantes hacendados en 1874, los campos de El Chacay fueron cedidos temporariamente al teniente coronel Rufino Ortega, dando bases a la estancia conocida más tarde como La Orteguita.

Simultáneamente, en tierras antes colonizadas por Fraipán y el capitán Juan Troncoso, se formó la estancia Las Chacras (410.000 ha), propiedad del doctor Edmundo Day, en sociedad con sus cuñados José Vicente y Martin Zapata. Esta acción, al sur de la provincia de Mendoza, coincidía con la campaña emprendida en 1876 durante la presidencia de Avellaneda a implementada por su Ministro de Guerra, Alsina, quien desarrolló una táctica de avances sobre el desierto, marcada por líneas de fortines y zanjas. A la muerte de Alsina (1877), el nuevo Ministro de Guerra, J. A. Roca, implementó un plan ofensivo de alcance nacional que comprendió dos etapas. Campañas Preliminares,en las que se realizaron expediciones aisladas hacia los puestos de avanzada de los indígenas, para sorprender tolderías y obligar a los indios a replegarse. La Campaña del Río Negro fue organizada en base a cinco brigadas que avanzaron hacia el desierto, desde cinco puntos diferentes, ubicados en la larga frontera que se extendía desde el Atlántico hasta los Andes. Todos actuaron bajo el mando del general Roca y alcanzaron Choele Choel, en 1879.
La brigada que salió desde Mendoza estuvo a cargo de la 4a División, que partió del fortín El Alamito, bajo órdenes de Napoleón Uriburu y con otros jefes como Rufino Ortega, Zacarías Taboada y José Salas. La expedición se prolongó hasta 1882 cuando tuvo lugar la Campaña de los Andes, comandada por Rufino Ortega, quien incursionó por los cajones cordiIleranos para atacar las últimas tolderías y llegó hasta el río Aluminé.

 
La Conquista Definitiva
 

Luego de la Expedición al Desierto,  el sur de Mendoza comenzó un activo programa agrícola con radicación de extranjeros. Mientras tanto, las tribus indígenas, desarraigadas y encomendadas para el trabajo en los campos, se dispersaron y mestizaron, formando parte de la actual población rural y urbana.

En San Rafael Grandes terratenientes, como Tiburcio Benegas y Domingo Bombay establecieron «cuadros» con viñas y frutales. Con exitosos planes de inmigración calificada, se originaron las colonias francesa e italiana y, en poco tiempo, los campos se transformaron en tierras prósperas y productivas. En 1903 llegó el ferrocarril.

En General Alvear, la colonización fue emprendida por un descendiente del General Carlos María de Alvear, quien adquirió vastas propiedades junto al Atuel. En la empresa participaron sus yernos Enrique Bosch y Pedro Christophersen, quien fundó la colonia La Escandinava.
En Malargüe, se renovó el impulso de las estancias ganaderas, mientras que la agricultura tuvo un desarrollo menor. El teniente coronel Rufino Ortega, quien donó los terrenos para fundar la villa cabecera, fue uno de los principales pioneros de la zona.
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723