Turismo en Mendoza , Argentina
Buscar
Información general del país
 
   Mendoza
   Uspallata
   Tunuyán
   San Rafael  
   Gral. Alvear
   Malargüe
   Tupungato
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jjesuitas
   Parques Nacionales
 
Cultura

 

 

 

 

 

 

 
El Folklore
 
En Mendoza, el folklore deriva de las danzas y canciones españolas de la época del Virreinato. Al popularizarse se modificaron y fueron adquiriendo gradualmente características propias. Se originan así danzas como la Cueca y el Gato. En el caso de la tonada, se marca su origen en algunas manifestaciones de canto "jondo" español, transculturación a su vez de lo árabe. La costumbre de alentar al cantor, en lugar de aplaudirlo, se hace con sonidos vocales. Dos vertientes destacadas componen el cancionero cuyano, el tradicional con notas históricas inspirado en Alberto Rodríguez y la otra, popular representada por Hilario Cuadros. La tonada de la región se divide en tonada patriótica, de corte épico, inspiradas en leyendas; y tonada lírica, digna de motivos sentimentales que alternan con la picardía constituyendo un canto de amor a la mujer amada. La Cueca cuyana es un baile popular americano procedente del Perú. Se popularizó en Chile y luego se instaló en Cuyo. Simboliza una invitación de amor.
 
Leyendas Populares
 
En las mismas hay un leve grado de credulidad, brindan con frecuencia lecciones morales y ejemplos de justicia.
 
Las artesanías
 
En Mendoza se producen actualmente tres tipos de artesanías: la del cuero crudo vacuno y caprino, las cesterías de junquillo y la del tejido en lana de oveja. Las materias primas son extraídas de la tierra y animales y tratadas con técnicas utilizadas por antepasados. La alfarería se extinguió.
 
Artesanía del Tejido
 

El tejido se define como el entrecruzamiento de hilados flexibles. Si se consideran las técnicas de trabajo empleadas, se distinguen:
-con agujas de coser, con ganchillo denominado "al crochet", con bastidor o marco y en telar, cuyo rasgo distintivo es el empleo de un dispositivo (lizo) que sirve para separar al mismo tiempo todos los hilos de la urdimbre para dar paso a la trama.

En Argentina, el tejido es una de las artesanías más importantes. En Mendoza se han registrado tejedores en Lavalle, San Rafael, Santa Rosa, La Paz, General Alvear y Malargüe. Existen tres tipos de tejido por su factura y uso en el país: el de íntegra supervivencia aborigen, el de importación y adopción y el de mestización. En Cuyo predomina el de importación y adopción, posee características españolas, se nota por sus formas decorativas y por la técnica empleada. La materia prima para las obras tejidas en Mendoza, es la lana de oveja. Para convertir el vellón en hebra de lana, se debe realizar el proceso de hilado y teñido.

Hilado : tras la esquila, se deben sacar las motas de vellón para que el copo no se corte. Después de abre la lana con los dedos dejándola limpia y transparente, con las mismas se forma un copo. Que se lo estira retorciéndolo con la ayuda de un huso. De manera se convierte en hebra, y se reinicia el proceso con el huso. Se hace un bozalito con la hebra, y se enlaza sobre el extremo superior del huso. Luego se hace girar el mismo colgado de la hebra, mientras ésta se va retorciendo y alargando. Más tarde, se arma la madeja.

Teñido : al obtener la madeja se procede a lavar la lana con agua y jabón, y hasta puede utilizarse quillo para blanquearla. Se extiende para que se seque antes del teñido. Actualmente se tiñe con anilinas, anteriormente se realizaba con tintes naturales. En ocasiones se respeta el color de la lana natural. Una vez logrado el tinte, se sumerge la lana durante lapsos de diferente duración dependiendo del tono requerido. Luego se vuelve a secar, extendiendo la lana, bajo la sombra para evitar que el sol dañe el tono. Los tintes naturales, se logran de la siguiente manera:

- rojo: con granada y cochinilla
- rosa: quillay
- marrón: algarrobo y fique
- verde: jarilla, pimiento y acacia
- marrón guanaco: sauce colorado y raíz de albar coquillo
- amarillo crema: retortuño y álamo
- color paco: hollín
- gris: hoja de jume
- morado: semilla de mole

Finalizado el teñido, se procede al ovillado utilizando una devanadora, que consiste en dos pares de listones de madera unidos en cruz, los que giran sobre un eje.

Tejido : en Lavalle se utiliza el telar horizontal con pedales, de herencia española. En la zona de San Rafael, los telares más antiguos, también son horizontales, pero sin pedales, y en Malargüe, el telar es vertical. Bastidor: para otro tipo de tejidos se utiliza el bastidor. El mismo consiste en un marco de madera, del tamaño de la pieza que se pretende tejer. Se utiliza generalmente para peleros o caronillas, prendas gruesas y rústicas. En el bastidor se tienden los hilos de la urdimbre y se va entrecruzando la trama con diversas técnicas. De ésta manera se forman los motivos que decoran la prenda.

 
Artesanía del Cuero
 
Son los objetos u obras realizadas utilizando como materias primas el cuero, crudo o curtido, de vacuno, yeguarizo, guanaco, choique o cabra, que son los más vistos en la región cuyana. A comienzos del siglo XVIII y mediados del XIX, el cuero constituía un producto predominante. En ocasiones, tanto era el ganado existente, que se sacrificaba solo por su cuero. Actualmente el artesano del cuero permanece en las poblaciones o caseríos rurales, confecciona las prendas de su apero, y obras para vender afuera. Para obtener el cuero una vez matado el animal, debe desollarse con mucho cuidado para no dejar rastros de carne y provocar cortes en la materia prima. Luego debe estaquearse mientras se conserva fresco. Se sujeta al suelo con estacas, al aire libre y dejando el pelo para abajo, tomando la precaución de taparlo en invierno y vigilarlo en el verano, de los rayos del sol, ya que puede quemarse. Siguiendo el proceso se llega al descartillado, se afinan los bordes para poder trabajarlo mejor sin lastimarse las manos. Se corta en lonjas, puede realizarse haciendo un círculo en el centro del cuero y a partir de allí cortarlo en espiral. También puede cortarse en cuartos, si no se necesitan tientos largos. Una vez cortada la lonja, se extiende entre troncos de árboles y se la debe humedecer durante algún tiempo. Corresponde en este momento sacarle el pelo y sobarla. Con el cuero se realizan lazos, rebenque y fusta, pretal, guardamontes, cinchas, riendas y cabestro, bozales y cabezadas, y botas de potro, entre otras cosas. Santa Rosa, San Rafael, Malargüe, San Carlos, Uspallata son solo algunas de las regiones donde los artesanos del cuero, realizan sus obras.
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723