Iglesia de San Francisco
 

La orden franciscana fue la primera que se estableció en La Rioja y ocupa este solar desde la fundación, con un convento que data de 1593.

Guarda como imborrable tradición la visita que realizó ese año el fraile Francisco Sánchez Solano, primer santo americano, canonizado el 27 de setiembre de 1727 por el Papa Benedicto XIII como San Francisco Solano, Llegó a las Indias como custodio de la orden en la Provincia del Tucumán y estuvo seis meses en La Rioja , participando activamente en su evangelización. Su recuerdo está relacionado con el Tinkunacu encuentro en que el santo pacificó a los indígenas sublevados.

En el templo se custodia la imagen del Niño Alcalde, que sale en procesión el 31 de diciembre al mediodía. En el convento franciscano se conservan restos coloniales de una celda y un leñoso naranjo que, según dice la tradición, plantó el santo con sus manos.