Turismo en La Rioja ,  Argentina
Buscar
Información general del país
 
   La Rioja
   Chilecito
   Famatina
   Aimogasta
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jjesuitas
   Parques Nacionales
 
Historia
Cuesta de Miranda

 

 

 

 

Museo de mina La mejicana

 

 

 

 

La Rioja

 

 

 

 

Pinturas rupestres

 

 

 

 

Facundo Quiroga

 

 

 

 

El Cahco Peñaloza
 

En amplias zonas del noroeste argentino, regiones montañosas de las actuales provincias de Salta, Catamarca, La Rioja, el oeste de Tucumán y el norte de San Juan, se encuentran las ruinas de grandes poblados, restos de campos de cultivo y obras de riego que fueran habitadas por un pueblo del que hoy sólo quedan recuerdos, los diaguitas. La cultura diaguita comenzó a desarrollarse hacia el año 1000 y recibió como herencia una tradición de miles de años de la historia del noroeste. Los primeros habitantes fueron familias de cazadores que vivían en cuevas y se alimentaban de guanacos, ciervos y frutos silvestres. Poco a poco los agricultores invadieron el territorio de los cazadores. Construyeron pequeñas aldeas, cultivaron maíz y criaron llamas. Gracias a una desarrollada agricultura, a la recolección de frutos silvestres como la algarroba y las nueces pecán, y a la caza de animales grandes, guanacos y ciervos, y pequeños, liebres y mulitas, pudieron alimentar a una gran cantidad de habitantes. En los valles más protegidos cultivaban diferentes tipos de maíz, porotos, ajíes y zapallos, en las zonas más altas, por su resistencia, se sembraban la papa y la quínoa, de allí también se obtenía la sal. Para obtener la miel y las frutas silvestres realizaban expediciones a la selva. Sus vestimentas eran hechas en telares, utilizaban la cerámica para sus recipientes y algunos elementos estaban confeccionados en metal.

En cada pueblo, la organización social se centraba en uno o dos caciques, quienes coordinaban al resto de la población para realizar las tareas comunitarias y hacer frente a los peligros externos. La entrada del Imperio Inca trajo costumbres no demasiado diferentes a las de los diaguitas, sin embargo perdieron su libertad y debieron pagar tributo al Cuzco. En 1534, atraídos por la posible presencia de oro, llegaron también los españoles. Mientras resistieron a la conquista, los diaguitas conservaron su modo de vida, aunque incorporaron rápidamente las novedades españolas como el trigo, la cebada, los caballos, las vacas, las ovejas y los objetos de vidrio y de hierro.

La jurisdicción de la Ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja, fundada por Don Juan Ramírez de Velazco, el 20 de mayo de 1591, estaba habitada por aborígenes: diaguitas y olongastas. Cada una de estas parcialidades estaba formada por numerosas tribus, con un cacique por tribu, que solo se reunían para grandes ocasiones, como lo fue el alzamiento contra los conquistadores, en 1536.

La Rioja no estuvo ajena a la revolución libertadora, organizó y dotó a sus hombres de todo el material necesario para la formación del Ejército de los Andes. Una de las expediciones auxiliares estuvo al mando de los coroneles Zelada y Dávila, éstos atravesaron los Andes por el Paso de Come Caballos y coordinaron, con los planes de San Martín, la toma de la plaza chilena de Copiapó, en el momento de la batalla de Chacabuco. En mayo de 1810 el cabildo apoyó inmediatamente las resoluciones de la junta del 25 de Mayo. La Rioja quedó incorporada a la Intendencia de Córdoba del Tucumán. Años más tarde, en 1820, la provincia declaró su autonomía nombrando como primer gobernador a Francisco Antonio Ortíz de Ocampo. Fue el primer general de la Nación, se lo nombró como jefe de la Campaña del Alto Perú y renunció cuando le ordenaron fusilar a Liniers por la sublevación de Córdoba. Los caudillos Juan Facundo Quiroga y Angel Vicente Peñaloza, más conocido por el Chacho Peñaloza, lucharon junto a sus montoneras en defensa de un gobierno federal. Fueron vencidos por las tropas nacionales y la provincia sufrió el cierre de su frontera con Chile y la tala indiscriminada de sus bosques.

 
Facundo Quiroga
 
Conocido como el tigre de los llanos, nació en el año 1788 en San Antonio. Portando un coraje poco común el General Juan Facundo Quiroga, junto a Rosas, López y otros caudillos federales luchó intensamente buscando la organización nacional. En el año 1826, el Congreso Nacional concluía el proyecto de Constitución, cuyos términos ratificaban el esquema centralista de Buenos Aires. Cuando el proyecto fue sometido a consulta, las provincias comenzaron a manifestar su disconformidad y solo lo aprobaron algunas de las provincias. Las demás provincias que perseguían un régimen federalista se lanzaron contra ellas. Quiroga, quien era gobernador de La Rioja y paladín del federalismo, se enfrentó con Tucumán, cuyo gobernador, Lamadrid, defendía la carta unitaria y amenazaba con extender su autoridad en Catamarca, Salta, Jujuy y todo Cuyo. Lamadrid cayó derrotado en El Tala en octubre de 1826 y Quiroga aglutinó el centro y norte del país. Después de derrotar por segunda vez a Lamadrid en 1829, Quiroga atacó Córdoba pero fue vencido por el General Paz en La Tablada primero y nuevamente en Oncativo. Aliado a Rosas, gobernador de la provincia de Buenos Aires, en la lucha contra la liga del Interior liderada por el General Paz, a quien Quiroga toma prisionero en 1831. El General Lamadrid reemplazó a Paz, pero fue definitivamente derrotado por Quiroga en un sangriento combate en las afueras de Tucumán.
En ese momento, las tres grandes áreas económicas de la Nación tenían al frente a un líder poderoso, en el interior Quiroga había afirmado su poder luego de su victoria sobre Lamadrid, en el litoral, López conservaba su hegemonía regional y en Buenos Aires, el gobernador Rosas consolidaba su poder e incrementaba su influencia. Los tres compartían los mismos principios, pero también aspiraban de alguna manera a la supremacía nacional. Mientras el gobierno de Rosas se encontraba amenazado por la revolución de los Restauradores, la autoridad de Quiroga crecía en forma alarmante. El 16 de febrero de 1835, en Barranca Yaco, Quiroga fue asesinado por una partida de gauchos.
 
Angel Vicente Peñaloza
 
Conocido en la historia como "El Chacho", nació en los Llanos de La Rioja en 1789, iniciándose desde muy temprana edad en las milicias riojanas, llegando a ser el líder de las mismas. Participó activamente de la lucha entre federales y unitarios del siglo XIX. Nombrado por Urquiza jefe de los Ejércitos de La Rioja y Los Llanos, en 1863 se levantó en armas contra el gobierno federal. Luego de ser dispersadas sus montoneras, El Chacho salvó su vida refugiándose en la cueva que actualmente lleva su nombre. Continuando su lucha, fue derrotado en Córdoba, invadió San Luis donde nuevamente fue derrotado, y mientras se preparaba para invadir San Juan, fue derrotado por última vez por las tropas del gobierno al mando de Irrazábal. El Chacho se refugió en Olta, donde fue intimado a rendirse, pero una vez que lo hizo fue muerto de un lanzazo.