Turismo en La Pampa , Argentina
Buscar
Información general del país
 
   Santa Rosa
   General Acha
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jjesuitas
   Parques Nacionales
 
Historia
Gauchos a caballo

 

 

 

Tropliia de caballos salvajes

 

 

 

Parque Luro

 

 

 

Estancias Pampeanas

 

 

 

Tropilla de caballos
 

La región pampeana fue habitada hace más de 8.000 años por grupos de hombres dedicados a la caza y a la recolección. Según Hernando Arias de Saavedra en el 1600 y el padre jesuita ingles Tomás Falkner unos dos siglos después, luego de sus exploraciones, distinguen dos grupos de indígenas habitando la región, los Diuihet y los Talhuet. Ambas comunidades comenzaron a ser llamadas genéricamente pampas. Los mismos habían recibido influencias de los tehuelches, luego fueron absorbidos por los araucanos. Los españoles nunca se percataron de ello. Consistían en un pueblo con costumbres firmemente arraigadas, resistieron duramente contra el avance español. Se situaban en la zona al sur del río Bio Bio en Chile, sin embargo sus tradiciones y forma de vida se extendieron al territorio argentino, ocupando la franja que va desde el Atlántico y el Desaguadero, al sur de las ciudades de San Luis y Río Cuarto, hasta los primeros indicios de las sierras bonaerenses.

El desarrollo de la ganadería y por consiguiente el uso extensivo del caballo, adoptado por los indígenas pampeanos, provocó un comercio creciente entre estas tribus y las pertenecientes a la región de Chile. Tanto ganado ovino como equino, fueron pasados por la frontera, secretamente. Una vez en territorio chileno, el comercio llegaba hasta los hacendados del sur. Sobre la base del constante intercambio, surge el cuatrerismo, y consecuentemente una red de caminos en el desierto solo conocidas por los indígenas. Existían puntos estratégicos para el aprovechamiento del agua, producto en ocasiones de represas construidas específicamente para tal fin. Una de ellas se encuentra en Cerro de los Viejos, en Caleu Caleu. La red de rastrilladas comprendía entre las más conocidas, la de Trenque Lauquen hasta Loncomeun (Lonquimay, Anguil, Leuvucó); De los Chilenos pasando por Salinas Grandes en dirección a los pasos fronterizos secretos. De las Víboras con dirección sudoeste se unía a la de las Pulgas, proveniente desde el noroeste de Santa Rosa. Las Pulgas, nacía cerca de Villa Mercedes, en San Luis y comunicaba a la rastrillada de Las Víboras con la de Los Chilenos, finalizando en Lihuel Calel, al norte.

La Pampa estuvo comprendida en jurisdicción de la Región de Cuyo. A fines de 1604, el gobernador del Río de la Plata, D. Hernando Arias de Saavedra (Hernandaria) realizó una expedición en busca de la ciudad de los Césares, llegó hasta los ríos Colorado y Negro.

Por Cédula Real, el 4 de agosto de 1776 pasó a ser parte del Virreinato del Río de la Plata, y a raíz de la Real Ordenanza de Intendentes del 28 de enero de 1782, de la Gobernación Intendencia de Buenos Aires. La incorporación efectiva de La Pampa en la Nación se logró mediante la conquista militar y en cumplimiento de la ley Nacional Nº 215 del 13 de agosto de 1867, que determinó llevar la línea de fronteras con el indio, hasta los ríos Negro y Neuquén. La Pampa pasó a ser provincia por Ley Nacional Nº 14.037 del 8 de agosto de 1951, el 20 de diciembre del mismo año, su nombre fue cambiado por el de provincia Eva Perón, hasta que en 1955 se le devolvió el nombre de La Pampa.

 
Campaña al Desierto
 

El hombre blanco llegó a éstas tierras con intenciones de conquista, suponía que debía "civilizar" al aborigen, en tanto contribuir a su "educación", por el mínimo pago de sus tierras. Hijos legítimos de las mismas, que fueron no sólo dominados, sino en ocasiones masacrados por la invasión de los conquistadores y colonizadores. La campaña al desierto finalizó con un saldo de 2.300 indígenas muertos y 12.000 prisioneros. La capital del establecido Virreinato del Río de la Plata, se centraba en Buenos Aires, puerto que permitía además el comercio de curtido y tasajo, éste último era el alimento de los esclavos que poseía la colonia portuguesa en Brasil. Debido a la importancia que la pampa tenía con respecto a los recursos necesarios para le curtido, se iniciaron las conversaciones con los dueños absolutos del desierto, las tribus. La enemistad crece hasta llegar a su punto álgido en al año 1810-11. Las guerras internas, dejaron en segundo lugar el problema con los aborígenes de las pampas. Más tarde, en 1820 la expedición de Martín Rodríguez extendió las fronteras hacia el sur, luego lo hizo Juan Manuel de Rosas en 1833. Con su avance hasta el río Colorado, Rosas ganó 3.000 leguas cuadradas de tierras, al costo de 3.200 indios muertos, 1.200 prisioneros y 1.000 cristianos cautivos liberados. Luego de la caída de Rosas, la frontera retrocedió hasta Fortín Areco, Guardia de Luján y Monte, gracias a la presencia aborigen "según Florencio Varela".

Luego de la batalla de Caseros, siendo Buenos Aires incorporada al territorio nacional, se plantea nuevamente los inconvenientes con el aborigen. Los malones, el cuatrerismo, los problemas con Chile sobre los límites fronterizos, impulsa a Adolfo Alsina, Ministro de Guerra y Marina, a ordenar la población de comarcas, la mayoría habitada por aborígenes. La línea fronteriza se llevó hasta Carhué, Guaminí, Puán y Trenque Lauquen. A su muerte, le sucede Julio Argentino Roca, opositor de la política defensiva contra los indios de Alsina. En el año 1879, parte con 6.000 hombres armados desde Córdoba, Mendoza y Buenos Aires, todos puntos fronterizos. El objetivo era extender la frontera hasta los ríos Negro y Neuquén al sur. En 1873, había fallecido el cacique Calfucurá, en 1876 los aborígenes fueron derrotados en Carhué. Su poderío luego de éstos eventos había disminuido. La campaña al desierto no presentó dificultades para Roca y sus columnas. A pesar de ello los límites continuaban moviendo, de un lado por los aborígenes aún existentes, por otro, por las fuerzas militares, finalizando el conflicto en mayo de 1879. La amenaza aborigen había finalizado.

 
Escudo de la Provincia
 

Muestra un campo de color azul simbolizando la justicia, perseverancia y lealtad. En el campo se visualiza un caldén, árbol representativo de la provincia. El campo inferior es verde y significa esperanza, hospitalidad y cortesía. Se observa en él a un indígena a caballo y con lanza, siendo un homenaje a las razas antiguas que poblaron la región. Todo se enmarca en espigas de trigo que habla de una de las riquezas de la provincia, las lanzas que la acompañan rememoran la bravura con que el indio defendió su tierra. El sol naciente en la parte superior representa el comienzo de la provincia en 1951. Finalmente, la cinta blanca y azul de la parte inferior significa que La Pampa es un estado más de los que componen la República Argentina.

Viajoporargentina - Información Turística sobre la República Argentina
© 2003 - Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723