Turismo en Jujuy , Argentina
Buscar
Información general del país
 
   Jujuy
   Yavi
   Tilcara
   La Quiaca
   Humahuaca
   Purmamarca
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jjesuitas
   Parques Nacionales
 
Cultura
Coya jujeño

 

 

 

 

Locro

 

 

 

 

Coyas jujeños

 

 

 

 

Tejedora

 

 

 

 

Celebración religiosa

 

 

 

 

Matra jujeño

 

 

 

 

Hermita jujeña

 

 

 

 

Tejedora
 

La disparidad de su geografía afecta al asentamiento de la población, en los departamentos puneños se puede llegar a encontrar poblaciones inferiores a 1 habitante por kilómetro cuadrado, mientras que en los valles se ubican 25 habitantes por kilómetro cuadrado. El porcentaje de población que vive en la ciudad capital es del 45%. De acuerdo al censo de 1991 posee 512.329 habitantes (51% de mujeres y 49% de hombres), es decir 1,6% del total del país. Los efectos de la migración a los grandes centros urbanos del país se hacen sentir entre las franjas de población más jóvenes, sobre todo en los varones.

En la provincia de Jujuy es notable la supervivencia de una cultura propia, en costumbres, ceremonias, creencias y leyendas. La literatura jujeña es muy anterior, incluso a la irrupción lingüística del castellano. Antes de la Conquista, el quechua fue la lengua general en toda el área jujeña. Hubo también otros idiomas pero fueron desplazados, en cambio el quichua y el aimara debieron ser adoptados para ser difundidos en el Concilio de Lima, en los manifiestos de la Junta, en decretos y anuncios de campaña. En la actualidad esta persistencia continua, quienes hablan quechua o aimara por lo general se expresan en castellano. Aunque no existe literatura indígena escrita, resulta evidente su riqueza en materia de mitos, fábulas, cuentos, leyendas y canciones; algunos de los cuales han llegado hasta hoy por tradición oral.

 
Ritos, Costumbres y Tradiciones
 

La Provincia ofrece tradiciones y costumbres en gran parte desconocidas para el resto del país. Los habitantes de la Quebrada y Puna mantienen sus fiestas y ritos ancestrales unidos al pasado por misteriosos lazos. La humildad y agradecimiento que lo caracterizan hacen que se arraiguen a tradiciones como La Pacha Mama, realizando ofrendas a la madre tierra para que proteja sus cultivos y su ganado. También se hace mención al mito de Coquena, protector de vicuñas y el de Supay y sus embrujos, que ocultos en las grutas de las cavernas de los pedregales, lanza su salvaje ulular cuando el viento blanco azota las quebradas y los cerros se envuelven en un manto frígido. Existen muchas costumbres además de éstas, gran parte de ellas se dan en la celebraciones.

 

El Coqueo:
La Coca es un arbusto cultivado desde hace siglos en Perú y Bolivia. En Argentina no se cultiva, pero el consumo de sus hojas es corriente en todo el Noroeste. En teoría la importación está prohibida, igual que la venta y el consumo. No obstante, las hojas de coca se venden en los almacenes, se la consume en público y se la sirve como té. LA manera tradicional de coquear consiste en despuntar un puñado de hojas e introducirlas, sin masticarlas, a un lado de la boca formando un bollo de hojas que debe ser humedecido con saliva para ir extrayendo sus jugos lentamente. Los efectos de la coca son poco evidentes, pero la coca consumida de esta forma, calma la sed y el hambre y aplaca la fatiga y el sueño. Es beneficiosa contra el apunamiento.

La apacheta:
Es una rudimentaria pirámide de piedras, que se pueden encontrar con frecuencia en los pasos andinos. Las costumbre de detenerse en lo alto del paso y agregar una piedra más a la apachea es milenaria. Hay apacheas que han ido creciendo durante siglos, como la que se encuentra en Abra de Acay, en Salta. La costumbre se mantiene y se ven apacheas en pasos de rutas abiertos hace pocos años. La tradición requiere que se haga una ofrenda a la Pachamama (algo de tabaco, alcohol o el acullico de hojas de coca).

 
Principales Eventos
 

Navidad Jujeña
Tiene características especiales por sus costumbres muy arraigadas al cristianismo. Los pesebres se realizan por cientos en todo el territorio hasta la fiesta de Reyes. El primer pesebre del que se tiene conocimiento es el de Toribio Toloba en el año 1885. Las imágenes fueron donadas por unos españoles que procedían del Cuzco. Dice la tradición que el Niño quiso quedarse para siempre en la casa de Toloba, para que fuera adorado todos los años en Navidad. Después de varios traslados de la familia, en el año 1935, se construyó un oratorio sobre la margen izquierda del río Grande al lado del arroyo Los Suspiros, donde están las imágenes. Hasta allí llegan turistas y lugareños para ver danzar el baile de las cintas y escuchar la banda de sikuris. La Municipalidad de San Salvador de Jujuy realiza para estas fechas un concurso de pesebres y villancicos, llenando de música y alegría toda la ciudad.

La Manca Fiesta
La denominada Fiesta de las Ollas, se realiza en el mes de octubre en La Quiaca. A ella concurren los pobladores del Altiplano Boliviano y de la Puna Jujeña. Se efectúa el trueque, sin intercambiar una sola moneda, los primeros traen ollas, virques, tinajas, yuros, platos de barro cocido y otras alfarerías; mientras que los puneños aportan tejidos, barrancanes y lana de llama, entre otros. En esta feria se levantan carpas donde la gente se reúne para comer, beber y bailar.

Toreada: Ofrenda a la Virgen
En Casabindo, en una de las más antiguas poblaciones de la Puna Jujeña, se celebra todos los 15 de agosto la Fiesta de la Asunción de la Virgen; además de su perfil religioso, cobra relieve la toreada de la vincha. Al amanecer se inician las ceremonias religiosas que culminan con la procesión por las calles principales del pueblo. En horas de la tarde, se realiza la toreada en una plazoleta que conserva las características coloniales; se traen de Tolayo los mejores novillos. La imagen de la Virgen es llevada al atrio para presidir el acto mientras las campanas del templo repican sin cesar. Antes de lanzar el toro, se le ciñe en su cabeza una vincha cubierta de monedas de plata que actúa como trofeo para el que se atreva a quitársela. La vincha, la única recompensa ofrecida al torero, deberá ser ofrecida como prenda de fe a la Virgen. La fiesta continúa en las viviendas con bailes huainos, taquiraris y carnavalitos, bebiendo chicha, vino y sin que falte la coca.

Semana Santa
A los cuarenta días del entierro del carnaval, se da comienzo a las celebraciones de Semana Santa. Los comienzos de esta tradición datan de la fundación de la ciudad de San Salvador, que coincidió con los festejos de Semana Santa. Las localidades que más se destacan en su festejo son Tilcara y Yavi Tilcara comienza la celebración el miércoles de ceniza con la peregrinación al Santuario de la Virgen de Copacabana, el arribo sólo puede hacerse a pie después de una larga jornada de 14 kilómetros de camino, acompañados por bandas de sikuris, los peregrinos bajan la imagen de la Virgen hasta el pueblo. La fe del pueblo se manifiesta y materializa en las artísticas ermitas o calvarios, elaborados con flores y materiales naturales de la zona. Yavi, siendo el antiguo punto de reunión de ambos virreinatos, reúne en la actualidad en el templo las ancestrales doctrinas que llegan de los alrededores para vivir el culto religioso.

Misachico
Es una antigua expresión religiosa que consiste en una procesión que se va anunciando con bombos, erkes y bombas de estruendo para honrar a un santo en su día y cubrir el trayecto de su morada hasta una iglesia, donde se celebrará una misa.

El Carnaval
El carnaval jujeño transciende las fronteras de la Provincia, la característica pasividad de su gente desaparece durante las celebraciones en la Quebrada de Humahuaca y la Puna. La Quebrada y la Puna estallan en color y bullicio. Todo comienza con la ceremonia de desentierro del Pujllay, el diablo carnavalero, de la tumba que lo alberga desde el año anterior. A partir de allí comienza el baile, buscando pareja para este. Van revoleando los ponchos y albahaco, el carnavalito inunda las calles de la villa, en la noche continúa los festejos en las viviendas con más bailes, juegos con agua, harina y serpentina. Los festejos se mantienen durante ocho días, cada localidad mantiene ritos distintos: La Quiaca tiene costumbres diferentes comparadas con Abra Pampa, Yavi y Santa Catalina. Al finalizar los ocho días, las distintas agrupaciones se reúnen en torno a la tumba del diablo para proceder a su entierro.

Fiesta Nacional y Latinoamericana de los Estudiantes
En la penúltima semana de septiembre se realiza La Fiesta Nacional y Latinoamericana de los Estudiantes, es una gran fiesta popular de la juventud en el parque San Martín. En ellas participan los establecimientos secundarios de la provincia, estos construyen carrozas revestidas de flores de papel con juegos de luces, y además se la dota de movimiento. En los festejos se incluye la elección de la Reina Nacional de los Estudiantes, un Congreso Nacional de los Estudiantes y un programa de competencias.
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723