Turismo en Argentina
Buscar Informacíon
Información general del país
La Plata
 
   Quilmes
   La Plata
   Chascomús
   San Miguel del Monte
   Lobos
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
Visita al Museo de Ciencias Naturales
Entrada del Museo de Ciencias Naturales de La Plata

 

 

 

Planta Baja del Museo de Ciencias Naturales de La Plata

 

 

 

Planta Alta del Museo de Ciencias Naturales de La Plata

 

 

 

Vista panoramíca de la Planta Baja del Museo de Ciencias Naturales de La Plata

 

 

 

Mandíbula de Ballena del Museo de Ciencias Naturaes  de  La Plata

 

 

 

Momia de Museo de La Plata

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sus especiales colecciones de mamíferos fósiles y arqueología argentina y sudamericana lo ubican entre los más importantes de mundo. Es museo universitario y sede de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de La Plata. Cuenta con una excelente biblioteca.

El edificio es imponente, con sus escalinatas de acceso, el pórtico de entrada y las dos alas laterales que rematan en forma semicircular. Enmarcado por las hileras de tipas blancas que bordean el espacio para estacionar, tiene 135 m de fachada y 70 de profundidad.
 
La fachada tiene doce hornacinas que albergan bustos de antropólogos, arqueólogos, naturalistas y paleontólogos. En el vértice del tímpano existe una escultura alegórica de la ciencia sobre un globo terráqueo, atribuida al escultor veneciano Victor de Poi, radicado en La Plata. Los muros de los costados están revestidos en mármol fosilífero alemán, sobre los que se encuentran tigres de diente de sable, fósiles que simbolizan el museo. Construido en estilo grecorromano, es obra de los arqs Federico Haynemann y Enrique Aberg. Su primera habilitación fue parcial, en 1887. El interior se ilumina por luz cenital, como lo imponían los criterios académicos de la época, con los muros exteriores ciegos y ornamentados con pinturas, bajorrelieves y frisos ejecutados por Guillermo Zitzowi en 1887 en la técnica de la esgrafía, como también las pinturas interiores. Tiene 16.000 m de superficie cubierta y está organizado en tres niveles: semisótano, donde se encuentran laboratorios, aulas y gabinetes; plano elevado, planta de exhibición (que también ocupa un sector más reducido en, primer piso) y superior, que funciona como depósito.
Fue creado en 1887 como Museo Antropológico y Arqueológico de Buenos Aires por Francisco Pascasio Moreno, sobre la base de sus colecciones de fósiles y restos arqueológicos recolectados como naturalista aficionado, en 4 expediciones a la Patagonia realizadas en un período de 10 años. Inicialmente, la colección de Moreno se exhibió en el domicilio de la familia en Buenos Aires y, luego, en el 2° piso del viejo Teatro Colón, hoy Banco de la Nación. Dardo Rocha decidió el traslado de este museo a la nueva ciudad. Moreno fue autor de la tesis que fundamenta la posición argentina en los trazados de límites con Chile. Como porito argentino desde 1897, sus sucesivos viajes a Chile y Londres y su posterior designación como diputado al Congreso de la Nación lo hicieron alejarse definitivamente del museo cuando fue nacionalizado en 1906. Nombró a Florentino Ameghino como subdirector y a su hermano Carlos, gran explorador y recolector, como viajero naturalista. Por discrepancias, los Ameghino se separaron de la institución al año y medio, y se contrató entonces a investigadores extranjeros. Los sucesivos aportes de connotados científicos han llevado a este museo a un reconocido nivel internacional.
 
Visita al Interior
 
Una rápida visión demandará al menos dos horas. Es un museo de la naturaleza sudamericana, organizado según la idea del paleontólogo francés Albert Gaudry, quien propuso que el espectador realizase un itinerario encontrándose primero con el mundo mineral, luego con el desarrollo de la vida en el planeta, plantas, animales, para terminar en el ser humano.
 
Hall de Acceso
 
De forma circular, o rotonda, tiene en el centro un busto de Francisco Moreno; sobre las paredes, grandes pinturas al óleo representan a la naturaleza y al hombre primitivo, pintados por conocidos artistas plásticos. Por la derecha, el primer ámbito es la Sala de Geología.
 
Sala de Geología
 
Con fotos, esquemas y mapas que explican el origen de la Tierra. Sigue la Sala de Mineralogía y Petrografía con colecciones de piedras semipreciosas, minerales, rocas y combustibles, mostrando su importancia económica y aplicación industrial. Esta sala es de triple altura, con galerías perimetrales que preceden las salas del primer piso. Siguen las Salas de Paleontología la primera es la de la Sala Era Paleozoica.
 
Sala Era Paleozoica
 
La sala muestra un dinosaurio mezcla de calco y fósil, de unos 25 m de largo. Fue donación del filántropo norteamericano Andrew Carnegie, fundador del Museo de Pittsburgh, donde se exhibe el original. A su lado, un gran fémur de 2,5 m , fósil proveniente de la provincia de Neuquén, muestra, por comparación, que debieron existir en este territorio animales de mayor tamaño, de los que solamente se encontraron pocas piezas óseas. También se exhibe el esqueleto de una araña gigante, de 50 cm de diámetro, que vivió en la provincia de San Luis hace 290 millones de años. En esta sala se exhibe un cuadro resumen que explica las diferentes eras desde el origen de la tierra hasta el presente.
 
Sala de la Era Mesozoica
 
Esta sala expone fósiles de reptiles herbívoros de más de 200 millones de años, algunos hallados en el Valle de la Luna , San Juan, anfibios fósiles de Mendoza y restos de un dinosaurio procedentes de Santa Cruz.
 
Sala de la Era Cenozoica
 
Esta sala expone restos de mamíferos que habitaron exclusivamente en Sudamérica, convivieron con los aborígenes y fueron herbívoros: los gliptodontes, ya extinguidos, parientes del peludo de las pampas. Se exhibe también el Megaterium Americano, animal gigante que habitó únicamente en Sudamérica, especialmente en Uruguay y Argentina.
 
Intercambio Americano
 
Se muestra cómo se expanden las especies y cuál es el origen de los animales autóctonos. Hace 5 millones de años empezaron a ingresar a Sudamérica, desplazándose de N a S y originando animales que aún hoy existen (cérvidos, camélidos y felinos).
 
Escenario Central
 
Representa en su hábitat a los primitivos pampeanos, en un ambiente en el que se advierte el proceso de resecamiento del clima entre 800 mil y 200 mil años AC; es un intento de explicar las posibles causas de extinción de las especies. El mastodonte es un elefante más grande que el actual, aunque no su antecesor, que vino desde América del Norte. En una vitrina, consideradas «piezas valiosas», se exhibe un cuero con pelo y bosta fósil de un megaterio sudamericano. Continúe hasta la Sala Antártica.
 
Sala Antártica
 
Esta sala expone la escasa fauna de ese continente, eminentemente marina. Se reseñan, asimismo, las exploraciones antárticas. Comienza desde aquí la exhibición de las Salas Zoológicas en niveles de creciente complejidad, comenzando por los invertebrados, especialmente marinos, esponjas, corales, aguas vivas, moluscos y gusanos.
 
Sala de Mamíferos y Aves

 

Los principales de la fauna autóctona. En esta sala semicircular se aprecian las vitrinas y formas de exposición usadas en los inicios de este museo. Una de las vitrinas muestra la colección de las aves preferidas de Guillermo E Hudson, de colorido plumaje.
 
Sala de Osteología
 
Enestas salas hay grandes animales actuales. Espectacularmente suspendidos del techo, se aprecian los esqueletos de 3 grandes ballenas, la mayor de 20 m de largo. Boas gigantes, orcas, vaca, toro, elefante de la India y monos.
 
Sala de Animales Acuáticos
 
En estas salas se ven peces, reptiles y mamíferos de agua dulce y de mar embalsamados o sus esqueletos. La pieza central es el cráneo de una ballena, encontrado hace 100 años en las costas de Miramar, que medía 28 m de largo. Es la única pieza ósea de este animal que puede exhibirse, pues el conjunto, por su tamaño, no pudo ser albergado en ninguna sala.
 
Arqueología y Antropología Americanas
 
Del Hall de Acceso se sube por la escalera al Primer Piso, donde se encuentra esta exposición. Sobre la pared del descanso, una replica del Templo Maya de la Cruz Foliada ; de Palenque.
 
Sala de Antropología
 
En esta sala se destacan dos momias egipcias que trajo Dardo Rocha. Se muestran distintas técnicas de momificación. Destacan dos momias americanas de 500 años, encontradas en la Puna de Atacama y que se encuentran en la posición original, dentro de la vasijas rituales en que se enterraban. Se conservaron naturalmente por la sequedad del clima, ya que no habían sido sometidas a proceso de momificación artificial.
 
Sala de Etnografía
 
Se destacan objetos, utensilios y un traje de cacique tehuelche, formado por 7 cueros superpuestos, que pertenecieron a grupos nómades de la Patagonia , así como las grandes canoas (en realidad enormes troncos ahuecados con fuego) utilizadas por las tribus mesopotánicas para recorrer el Paraná. También están representados grupos sedentarios con tejidos, vasijas y utensilios..
 
Sala de Arqueología
 
Muestra hermosísimas piezas de cerámica, originales de culturas preincaicas, provenientes de colecciones particulares o del intercambio con el Museo Americano de Nueva York, algunas de 2.000 años de antigüedad y pintadas a 10 colores. También se exhiben piezas pertenecientes a distintas culturas precolombinas, textiles para fardos funerarios y tejidos de plumas (piezas únicas en America) que eran mantos impermeables.
 
Sala de Arqueología Argentina
 
Se distinguen urnas funerarias de la cultura candelaria y culturas tempranas de nuestro país. Destacan las esculturas de bulto en piedra, llamadas Los Suplicantes. Hay piezas - de aproximadamente 2.000 años con gran valor por su trabajo en piedra, de las cuales existen 2 ejemplares en el mundo, una en este museo y otra en el Museo Británico.
Aparte de la colección reunida por el Porito F Moreno, el grueso de las piezas proviene de viajes y exploraciones efectuadas por personal del museo, como los naturalistas viajeros Carlos Ameghino, Burckhardt, Koslovsky, Carlos Burmeister, Pozzi, Onelli, Methfessel, Alboff y otros. La colección más notable que adquirió el museo fue la arqueológica, de Benjamín Muñiz Barreto, que reúne 12.000 piezas del noroeste argentino recolectadas por el iIngeniero alemán V Weisser. Se reunió entre 1919 y 1930 en Catamarca, Tucumán, Salta y Jujuy. Se encuentra en el 311 piso; no ha sido estudiada aún en forma definitiva, y es la más rica sobre aquella región.
 
Téngase presente que el material expuesto es solamente un 5 % de la vastísima colección científica, la cual puede ser consultada por investigadores, guiados por sus pares de la casa.
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723