Turismo en Argentina
Buscar Informacíon
Información general del país
La Plata
 
   Quilmes
   La Plata
   Chascomús
   San Miguel del Monte
   Lobos
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
A Magdalena y Atalaya
Magdalena

 

 

 

 

 

 

 

Magdalena

 

 

 

 

 

 

 

Magdalena y el río

 

 

 

 

 

 

 

Magdalena de noche

 

 

 

 

 

 

 

Magdalena

 

 

 

 

 

 

 

Magdalena

 

 

 

 

 

 

 

Atalaya
 
Oportunidad de conocer una de las ciudades más antiguas de la provincia y su puerto natural, que fuera avanzada de la civilización y lugar de importantes episodios en la lucha por la soberanía nacional.
Esta ubicado a 110 km desde Buenos Aires y 46 desde la ciudad de La Plata. Posibilidad de almuerzo sencillo en el lugar o picnic junto al río. Pare realizar preferentemente de marzo a diciembre y evitar concentración de público en las playas. En auto se llega por RP11 o por RP20; camino mejorado desde empalme RP36. Estaciones de servicio en La Plata y Magdalena. En ómnibus hasta la terminal situada en plaza principal, empresas Río de la Plata y Rápido Argentino, desde la Capital.
 
Salga de Plaza Moreno en la ciudad de La Plata hacia el río por Av. del Petróleo Argentino hasta la rotonda de distribución y, a la derecha, seguir hacia Magdalena por la RP 11, asfaltada y en buen estado. Atraviesa sectores suburbanos de la ciudad de La Plata hasta salir al campo abierto. Coincide, presumiblemente, con la huella que llevaba hasta la toldería del cacique Tubichaminí, existentes en esta zona en el siglo XVII.
Simultáneamente con la segunda fundación de Buenos Aires, comenzó la colonización de estas tierras y, en 1616, Hernandarias creó una reducción, poniéndola a cargo de la orden franciscana. Otros gobernadores entregaron tierras y comenzó a desarrollarse lo que hacia el siglo XVIII se llamó el Pago de Magdalena.
Junto al camino aparecen campos de pastoreo y ganado, en especial de la raza holando argentina, con pequeños grupos de guernsey, ya que ésta es un área de tambos que forman parte de la cuenca lechera.
En el Km 46: llegará a la ciudad de Magdalena.
 
Magdalena
 

Esta ciudad tiene 22.500 habitantes, es cabeza de un partido de extensa zona rural, básicamente ciudad administrativa. Desde 1619 fue la Reducción Indígena de Tubichaminí, fundada tras la colonización de estas tierras, después del contacto con los indios del cacique del mismo nombre. Luego fue establecida en las cercanías la Guardia el Zanjón, llamada así por encontrarse a orillas del arroyo. Los continuos malones que asolaban las estancias y los vecinos que abandonaban los campos hicieron necesaria la creación de un cuerpo defensivo de tropas a sueldo. Así surgió el Cuerpo de Blandengues; una de las primeras compañías fue enviada a esta Guardia con el nombre de «Atrevida». Este fuerte fue pronto trasladado hacia Chascomús. La ciudad fue fundada en 1730, cuando el antiguo curato indígena fue designado cabeza de curato rural. Su situación estratégica como avanzada hacia la pampa la hizo center con un cordón de fortificaciones, las que fueron estructurándose entre Chascomús, Ranchos, Monte, Lobos y Navarro, quedando consolidado hacia 1781. Antes había sido invadida e incendiada su campaña, por malones en búsqueda de ganado. Luego, la zona se despobló, y en 1783 muere Clemente López de Osornio, abuelo de Rosas, Alcalde de la Hermandad de Magdalena, defendiendo su estancia Rincón de López contra un ataque indígena. Con el cercano Puerto natural de Malaya y Magdalena actuó como doble sistema de defensa, por agua y por tierra. La ruta de acceso corre adyacente a la fábrica Nestlé de productos lácteos, instalada a principios de siglo, atraída por la abundancia de los tambos de la zona. La avenida de acceso atraviesa una zona de quintas. El camino termina en bifurcación, a la izquierda hasta Atalaya, y a la derecha al centre de Magdalena. Continuar a la derecha y, después de 4 cuadras a la izquierda, por calles Julio A. Roca. Se comienzan a ver antiguas construcciones, hoy semidestruidas algunas o abandonadas, como la construcción a la derecha, con paredes de ladrillos, que fue una antigua jabonería.
A la derecha está calles Chacabuco, arbolada con casas modernas, entre las cuales aparecen ejemplos aislados de cases de campo coloniales. A la izquierda por calle 37, una cuadra después se llega a la plaza principal, donde verá la Iglesia Santa María Magdalena .

 
Iglesia Santa María Magdalena
 

Este templo erigido en 1776/77 por impulso de los progresistas vecinos Clemente López de Osornio, Januario Fernández y Juan Blanco, sus principales donantes. Históricamente, la parroquia del Pago se levantó en la Reducción de los Quilmes, donde había un capilla que luego se transformó en templo para los tubichaminíes. El interior tiene tres naves, la central muy ancha con bóveda de cañón corrido, grandes arcos que la separan de las laterales, una secuencia de altares menores y una gran cúpula de crucero muy iluminada, con revestimientos de estuco. En 1810 su cura párroco, monseñor Alberti, fue miembro de la Primera Junta y otro párroco, monseñor Fonseca, diputado a la Asamblea del Año XIII. La fachada tiene dos torres laterales, cuyas cúpulas, junto con la central, están revestidas en cerámicas.
A su lado está la Biblioteca y el Museo, próximo a habilitarse. A la izquierda está el edificio de dos plantas de la Municipalidad , en líneas neoclásicas, con influencia italiana, una gran loggia en el primer piso y remate en azotea con frontón y reloj. Recorriendo calle Goenaga 4 cuadras hacia el sur, encontrará ejemplos coloniales aislados, algunos de gran armonía y belleza. Por Goenaga al norte se encuentra el edificio del teatro Español, lugar de encuentro para los espectáculos de la ciudad. Continuando al norte por Goenaga, en 2 km se llega a la Costa y al Balneario Magdalena, con lugares para acampar y realizar picnics. Posee construcciones sencillas y un bonito bosque natural implantado, que llega hasta la orilla. Se pueden practicar deportes náuticos. Hay lugares de abastecimiento. Por ruta de acceso a Magdalena, descrito con anterioridad, se toma el camino asfaltado hacia Atalaya

 
Atalaya
 
Luego de un tramo de 2 km , el camino hace una curva a la izquierda hasta una avenida ancha.
En medio de una hermosa forestación de especies naturales a implantadas palmeras, espinillos, eucaliptus, talas, plátanos encuentra un pueblito de casas de fin de semana, sencillas y de cuidados jardines. Hay una casilla de teléfonos. A la derecha, un cartel indica Balneario por camino mejorado, cruzando un hermoso bosque silvestre. Hay lugar para acampar o hacer picnic, con modestas construcciones, un muelle junto al arroyo y la vegetación llegando a la orilla.
Este puerto natural fue custodia de la soberanía nacional: en 1735 el gobernador Salcedo ordenó instalar una torre vigía (al producirse la invasión portuguesa a la Colonia del Sacramento) para observar el estuario, prevenir la llegada de naves enemigas a impedir el comercio clandestino.
Como puesto de guardia, su regimiento de 80 gauchos rechazó fuerzas de desembarco brasileñas en 1826. Durante el bloqueo anglofrancés al puerto de Buenos Aires, el jefe de la expedición, almirante Leblanc, asoló las poblaciones costeras con ataques sorpresivos. Desembarcaron aquí 500 marineros, que entraron en combate con la pequeña guarnición de gauchos al mando del mayor Miguel Valle, quienes ofrecieron resistencia heroica. Los franceses, al huir, abandonaron algunas barcazas que habían usado en el desembarco y que pudieron ser vistas durante años en la playa. Hacia 1875 llegó a tener 3 saladeros y 4.000 habitantes. Fue puerto de exportación hacia Cuba, España y Brasil con carne salada y cueros, también punto de atracción de barcos piratas ingleses, holandeses y franceses para contrabando. Con la aparición de los frigoríficos, a principios de siglo, se acabaron los saladeros y se produjo el gran éxodo; su población es hoy de sólo 400 habitantes.
Durante la temporada de verano es balneario y lugar de recreación popular. Se practican deportes náuticos. Sobre la avenida de ingreso se encuentra la Iglesia y, frente a ésta, el Museo.
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723