Turismo en Argentina
Buscar
Información general del país
 
   Bella Vista
   Carlos Pellegrini
   Corrientes
   Curuzú Cuatía
   Empedrado 
   Esquina
   Goya
   Itatí
   Ituzaingó
   Mercedes
   Monte Caseros
   Paso de la Patria
   Paso de los libres
   Santo Tomé
   Yapeyú
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jjesuitas
   Parques Nacionales
 
Fauna
Cigueña
 
Zorzal
 
Puma
 
Surubí
 
Serpiente venenosa yarara
 
Sábalo
 
Yacaré negro
 
Dorado en el Parana
 

Pocas regiones de Argentina ofrecen una fauna silvestre tan rica y variada. Las características del clima, la abundante vegetación y la existencia de numerosos cursos de agua, contribuyen a ello. Entre los animales que habitan Corrientes se destacan los siguientes:

 
Mamíferos
 
Puma o león americano, yaguareté, pecarí, ciervo de los pantanos, ratón de arrozal, colilarga, pericote, zorrino, hurón menor, hurón mayor, comadreja colorada, zarigüeya orejuda, murciélago, vampiro, carayá, caí, osos hormiguero, peludo, tatú carreta, aguará guazú, coatí, gato montés, gato onza, lobito de río.
 
Aves
 
Perdiz, martineta, garza mora, Biguá, flamenco, cigüeña, chajá, pato, halcón, cuervo, águila, aguilucho, gavilán, pava de monte, carancho, chorlo, tero, paloma, loro, cuclillo, lechuza, búho, hormero, pájaro campana, golondrina, urraca, calandria, zorzal, cardenal, cuervo, martín pescador, tucán, pájaro carpintero, picaflor, picapalo.
 
Peces
 

Pejerrey de río (Basilichthys bonariensis): se captura desde el otoño hasta la primavera.

Sábalo (Ptochilodus platensis): de carne abundante y algo grasa.

Palometa amarilla (Serrasalmus aureus): semejante a la piraña

Manduví (Ageneiosus valencionnensis): de tamaño reducido, puede pesar hasta un kilo.

Manduvá (Ageneiosus brevifilis): es similar al manduví.

Tararira (Hoplias malabaricus): pez carnívoro que llega a pesar 5 kilogramos. Durante el invierno se entierra en el barro.

Manguruyú (Paulicea luetkeni): puede llegar a medir 2 metros y pesar 100 kilogramos.

Surubí atigrado (Pseudoplatystoma fasciatum): de carne grasa, puede llegar a pesar 100 kilogramos.

Surubí manchado (Pseudoplatystoma coruscans): similar al surubí atigrado.

Patí (Luciopimelodus pati): similar al bagre aunque sin espinas en las aletas, se captura en primavera.

Dorado (Salminus maxillosus): los mayores ejemplares se encuentran en el río Paraná, llegando a medir un metro y pesar 20 kilogramos.

Pacú (Colossoma mitrei): llega a pesar hasta 15 kilogramos.

 
Reptiles
 
Tortugas, yacaré, sapo, rana, escuerzo, lagartija, lagarto verde. Las especies más comunes de serpientes y culebras son la Yarará gris o urutú que habita el litoral, la mesopotamia y el centro del país, de veneno muy poderoso puede medir un metro de largo; la Serpiente de la Cruz, que llega a medir hasta dos metros de largo, con cabeza achatada con una cruz blanca, agresiva, irritable, es común encontrarla dentro de las viviendas. La yarará falsa o culebra ñata, se la puede encontrar en todo el país. La serpiente de Coral, cuyo veneno es muy poderoso, no es agresiva y el tamaño de sus colmillos no le permite atacar fácilmente al hombre, alcanza poco más de un metro y se caracteriza por su color negro con anillos rojos y amarillos. Existen también las falsas serpientes de coral, en apariencia similares a las serpientes de coral pero totalmente inofensivas. La Mussurana, de color azulado, es devoradora de yararás.
 
Reserva Natural del Iberá
 
Los pantanos, lagunas, esteros, islas y riachos que forman la Reserva Natural del Iberá de 1.200.000 hectáreas, constituyen el hábitat de varias especies en peligro de extinción, debido a la persecución que han sufrido por parte de cazadores locales que internándose en los esteros por varios días o semanas procuraban obtener la mayor cantidad de cueros posibles que luego eran vendidos. En la década de 1980, el gobierno provincial dispuso la creación de la Reserva del Iberá para recuperar a las especies amenazadas. A veinte años de estar protegida, la naturaleza se ha recuperado y los animales han recuperado su confianza en el hombre y se dejan ver esporádicamente. Las especies más características son
 
Yacaré Overo o Yacaré Ñato
 

Junto al yacaré negro que también habita en el Iberá, fueron perseguidos por cazadores por el alto valor de sus cueros. El yacaré overo puede superar los dos metros de largo y los 60 kilogramos de peso. Se alimenta de caracoles, tortugas de río, culebras, peces y batracios. Las hembras depositan sus huevos en montículos llegando a poner hasta 60 huevos. Las crías miden al nacer unos pocos centímetros. Es posible observar a los yacarés tomando sol en las costas de los esteros de poca profundidad y abundante vegetación acuática. No son agresivos con el hombre al que tratan de evitar.

 
Ciervo de los Pantanos o Guazú Pucú,
 
Es el ciervo de mayor tamaño en Sudamérica, llega a pesar 150 kilogramos. De hábitos solitarios, es posible hallarlo en pareja o en pequeños grupos. Tienen en general una sola cría por año, son buenos nadadores y pueden movilizarse perfectamente bien en los pantanos y lodazales sin hundirse debido a la adaptación de sus dedos muy abiertos.
 
Lobito de río o Nutria
 
Es de cuerpo muy alargado y piel muy fina, estos simpáticos animales llegan a medir 150 centímetros de la cabeza a la cola. Se los encuentra en grupos y se alimentan de peces.
 
Aguará Guazú
 
El nombre que en guaraní significa zorro grande, es el canino más grande de Sudamérica, llega a medir hasta 80 centímetros de altura. Es un animal de hábitos solitarios, nocturnos y crepusculares, vive y caza aislado de sus congéneres. Las parejas solo se juntan en la época de celo, las hembras tienen entre uno a cuatro cachorros que al nacer poseen un color oscuro y la punta de la cola blanca. Se alimentan de ratones, cuises, garzas, perdices, insectos, peces, batracios y hasta de frutas. El aguará guazú, vinculado a mitos y leyendas que le atribuyen la particularidad de ser lobizones en las noches de luna llena, es muy tímido y evita el contacto con el hombre.
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723