Turismo en Argentina
Buscar
Información general del país
 
   Bella Vista
   Carlos Pellegrini
   Corrientes
   Curuzú Cuatía
   Empedrado 
   Esquina
   Goya
   Itatí
   Ituzaingó
   Mercedes
   Monte Caseros
   Paso de la Patria
   Paso de los libres
   Santo Tomé
   Yapeyú
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jjesuitas
   Parques Nacionales
 
Cultura
Indígenas  guaraníes
 
Costanera de Goya
 
Iglesia de la Merced en Corrientes
 
Teatro Juan Vera de Corrientes
 
Comida típica llamada Cara Sucia
 
Antonio Tarrago Ros exponente de la música correntina
 

Con una población de 795.594 habitantes, representa el 10 % de la población total de Argentina. La provincia de Corrientes tiene una superficie de 88.199 km2, por lo que posee una densidad demográfica de 9 habitantes por kilómetro cuadrado. El 34 % de los habitantes residen en Corrientes, ciudad capital. El Índice de analfabetismo supera ampliamente la media nacional con 9.30%, presentando los varones un nivel más alto de analfabetismo que la mujeres.

Orgullosos de sus tradiciones, los correntinos conservan el idioma de los antiguos pobladores, los guaraníes, presentes aún en las leyendas que animan la cultura popular de la provincia.

Glosario de términos de la lengua guaraní

 

Abá

hombre

Aguapié

camalote

Amá

lluvia

Añá

malo

Aña memví

exclamación de sorpresa o alegría. En una discusión es el peor de los insultos.

Ará, araí

día

Caá

yerba mate

Cué

viejo

Curuzú cuatiá

cruz escrita

Chamamé

baile regional

Che yo,

mío, mi

Chipá

panecillo hecho al horno con almidón, leche, queso, grasa, huevo y sal.

Guasú

grande

Ha´az

mate

Í

agua

Iguazú

Agua grande

Ipá

laguna

Itá

piedra, roca

Itaipá

vado

Itatí piedra blanca

Itú

catarata

Iví

tierra

Ivití

cerro

Kambá negro

Kwá, kwará

cueva

Mandiyú

algodón

Maraká

guitarra

Mburucuyá

planta trepadora medicinal

Michí,

miní pequeño

Miya

estrella

Morotí

blanco

Oberá

brillar, relucir

Paraguá

nombre de varias aves

Pira

pez, pescado

Porá

lindo

Rená, tetá

lugar

Sapucai

grito, exclamación

Tacurú

hormiguero cónico de termitas

Timó, tatatí

humo

Tupí

ave

Tuyú

barro

Z, tz

río

Zbaga

cielo

Zpá

lago

 

Mitos Populares, Leyendas y Supersticiones

 
San La Muerte
 

Es una de las devociones populares de la tierra correntina. Este santo profano suele ser representado por tallas de pequeño tamaño realizadas en madera, plomo, hueso, en forma de esqueleto de pie o sentado, armado con una guadaña. Protege de las balas y las puñaladas y sirve como amuleto para el amor.

 
El Yaguá Hú
 

El mito del lobizón es originario de Europa, Plinio, Virgilio, Petronio, Cervantes y Menéndez y Pelayo han hablado del lobizón. En el Iberá, el perro yaguá Hú (perro negro) de gran tamaño, es protagonista de la superstición del lobizón. Según la historia la persona señalada como lobizón es el séptimo hijo varón seguido y no bautizado, que de pequeño es escuálido, enfermizo, solitario, reacio a comer carne y tiene siempre las uñas largas y sucias de tierra por escarbar en los potreros. Los correntinos saben que es inútil dispararle porque la balas no entran en su cuerpo. Para ahuyentarlo hay que hacer la señal de la cruz y tirarle botellas y tizones encendidos, la cruz es el payé guazú o sea el talismán grande de Dios, las botellas cortan y los tizones queman. El lobizón sabe que si es alcanzado quedará marcado para siempre y cualquiera lo reconocería a la distancia. Si un perro negro entra en una casa, hay que gritarle yaguá hú. Si el perro negro no se inmuta, es que solo se trata de un perro, pero si se le erizan los pelos y gruñe, es el lobizón. Lo curioso es que aunque el lobizón ataca a sus víctimas clavando sus colmillos en el cuello, el lobizón, no gusta de la carne sino de la leche. Por eso el yaguá hú ronda siempre por los tambos y por las noches las vacas y terneros mugen con angustia. Cuando el lobizón muere, su cuerpo tiene forma humana y el cadáver muestra entre los labios un hilito blanco, que es la leche. Dicen que el lobizón se transforma en un lugar solitario dos veces por semana, los martes y viernes, a la caída del sol.

 
El Pombero
 

Centro de una de las más populares leyendas correntinas. Se dice que es un ser de baja estatura y muy fornido, utiliza siempre su gran sombrero de paja. Sus pies están cubiertos de vellos, lo que evita el ruido al caminar. Es un gran fumador y le gusta mascar tabaco, para contar con su amistad lo más seguro es dejarle a la noche, en cualquier lugar del exterior de su ventana, un poste o un alambrado un cigarrillo de hoja. Es muy enamoradizo y cuenta con el arma de la hipnosis hacia las más jóvenes que desea poseer, luego cuando una muchacha tiene un hijo de padre desconocido se lo suele acusar. El nombre guaraní de pombero es cuarahi yara (dueño del sol). Duende protector de los pájaros, en los campos cercanos a los montes, el cuarahi yara ayuda a mantener la tranquilidad hogareña. Otra creencia acerca del Pombero es que persigue y rapta a los niños que aprovechando el sueño de sus padres hacen sus picardías, como matar los pajaritos que embellecen la existencia con sus cantos y colores. Se lo considera como el más temible policía de campo.

 
Música
 
La música correntina posee un ritmo inconfundible, el Chamamé, que tiene sus raíces en la unión de la cultura guaraní con la música europea, en especial con el ritmo de la polca y constituye la música y danza típica de la provincia. Otros ritmos muy populares son el rasguido doble, el valseado y la polka correntina. Los instrumentos musicales utilizados para esta música son la guitarra y el acordeón. Hay muchas historias ligadas a la música, una muy conmovedora se refiere al primer contacto que el padre Florian Baucke, de la Compañía de Jesús tuvo con los guaraníes. Durante dos días estuvo tocándoles música en clavicordio, violín, flauta traversa y corneta. Con el tiempo los guaraníes en las Misiones se transformaron en exquisitos fabricantes de instrumentos musicales. Existen destacados músicos en el ámbito de la música clásica y popular que son descendientes del pueblo guaraní.
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723