Turismo en Chubut , Argentina
Buscar Informacíon
Información general del país
Esquel
 
   Comodoro Rivadavia
   Esquel
   Gaiman
  Pto.Madryn- Piramide
   Sarmiento 
   Río Mayo 
   Trelew-Rawson
   Trevelín
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
Volver al pasado en la Estancia Leleque
















































 

Este museo esta en una antigua estancia y en el hay uno de los mayores archivos sobre los antiguos pobladores de la Patagonia.

A 90 km de Esquel (en el km. 1440 de la RN 40) una tranquera anuncia el ingreso a la entrada a al Museo Lelequea estancia

 

Al ingresar hay un antiguo y pintoresco almacén de ramos generales a 2 km del cruce, el camino faldea el arroyo Leleque, con buena vista hacia la estancia.

Para desarrollar esta empresa ganadera se necesitó un fuerte espíritu pionero que se explica por la extensión y distancia entre las propiedades, la escasez de población y mano de obra y la lejanía de los mercados. La venta de ganado en pie, la cría lanar y los almacenes fueron sus actividades más importantes.

 
La historia de la Estancia
 

Hacia fines del siglo IXX y durante las primeras décadas del XX, el mercado chileno fue la única alternativa de exportar ganado en pie. Al continuar el siglo, creció la importancia del ovino y la lana fue el producto más importante de la compañía.

Aquí estuvo el centro administrativo de la Compañía de Tierras del Sud (Southern Land Co), creada en 1889, en pleno auge de las inversiones inglesas en el país.

Adquirió grandes concesiones de 16 leguas cuadradas cada una, en las vastas regiones de este Sector y más al norte. El fracaso de instalar colonos por la lejanía de estas tierras hizo que, en 1891, se le otorgara a esta empresa la tierra en propiedad plena y libre, con condiciones de inversión de capital. Ver plano en Fisonomía.

La compañía poseyó un rosario de estancias desde aquí hasta Pilcaniyeu y Alicurá, en el norte, con cerca de 400.000 ha .

Las estancias fueron alambradas entre 1907 y 1911, con postes de aserraderos de Epuyén y con varillas de acero que aún se ven en los campos. Las instalaciones continúan siendo el centro administrativo del grupo de estancias. Funciona aquí un importante centro de inseminación artificial, para la venta de semen congelado. En febrero y noviembre realizan remates de animales merino australiano y polled merino.

Sus insuperables merino australianos fueron traídos en la década de 1910, de la cabaña australiana Hadon Rigg. Cuenta con reconocida hacienda vacuna Hereford. A fines de la década del 70 fue adquirida por la firma argentina Paz, Menéndez y Ochoa y, en 1991, por la firma italiana Benneton.

 
El museo y sus comienzos
 

Hablar del museo Leleque es conocer la historia de Pablo Korchenewski. Llegó desde Ucrania en 1948 y, 5 años más tarde, se trasladó al sur del país para radicarse en forma definitiva. Ya sea en Río Turbio, donde fue minero, en Puerto Madryn, o en los distintos rincones que recorrió en la Patagonia , Pablo perseguía la idea de coleccionar objetos que documentaran el pasado de la región.

Años de juntar y clasificar pequeñas y "viejas" cosas, dieron como resultado una colección arqueológica de más de 14.000 piezas que se convirtieron en el principal patrimonio del museo Leleque. Pero para su creación faltaban algunos protagonistas.

En principio, Korchenewski donó en 1996 su colección a la Fundación Ameghino , dirigida por su amigo el antropólogo Rodolfo Casamiquela. Luego, el contacto con Carlo Benetton, que ya poseía tierras en la Patagonia , haría el resto. Tres años después surgían el Centro de Investigaciones Científicas "El hombre patagónico y su medio" y el museo Leleque.

En principio, Korchenewski donó en 1996 su colección a la Fundación Ameghino , dirigida por su amigo el antropólogo Rodolfo Casamiquela. Luego, el contacto con Carlo Benetton, que ya poseía tierras en la Patagonia , haría el resto. Tres años después surgían el Centro de Investigaciones Científicas "El hombre patagónico y su medio" y el museo Leleque.

 
El museo se muda a Leleque
 

La idea original de Korchenewski no sólo cobró nuevo impulso sino que logró convertirse en un proyecto científico y didáctico que adoptó como marco el entorno rural de la estancia Leleque.

Su nombre proviene de los tehuelches meridionales, que designaron así a un arbusto de la región. Asimismo, este lugar fue escenario en 1888 de los últimos enfrentamientos entre los tehuelches y las tropas nacionales.

Por ello, la actual exposición del museo, pensada por el investigador Casamiquela, busca rescatar el valor histórico del pueblo tehuelche.

En este sentido, la primera sala denominada "Los pueblos autóctonos" refleja el modo de vida y la cosmovisión de los tehuelches, herederos de una tradición de más de diez mil años de antigüedad. La reconstrucción de una tienda en tamaño natural, los trabajos en piedra, los quillangos, las armas utilizadas para la caza y los utensilios recrean su cultura.
La segunda sala, que recibe el nombre "El encuentro de dos mundos", expresa el encuentro de los tehuelches con los primeros europeos. En esta etapa, la introducción del caballo determinó cambios radicales en el movimiento de los indígenas.

La sala siguiente, "Hacia la sociedad sedentaria", muestra el avance del comercio y la industria ganadera ovina, beneficiada por la conquista del desierto, que derrotó a las poblaciones autóctonas.
La última sala dedicada a "Los Pioneros" hace referencia a los inmigrantes de diversos orígenes étnicos y geográficos que vinieron a radicarse, cómo se adaptaron y forjaron su futuro en la Patagonia.

 
El Boliche
 

Distribuidores de bebidas, bazares, restaurantes y pensiones, los bodegones de la patagonia también escriben su historia, la de aquellos hombres que, generalmente solos, venían a hacerse la Patagonia. Auténtico espacio representativo de la vida rural, el Boliche del Museo Leleque está completamente ambientado en 1920.
En el boliche no sólo se puede tomar algo como hacían los lugareños, también se pueden hojear libros y comprar artesanías sureñas.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003-2006 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723