Caza  en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
 Introducción
 Equipo recomendado
 Excursiones de Caza
 Cotos de caza
 Reglamentos
 Especies de caza mayor
 Especies de caza menor
 Buenos Aires
 Catamarca
 Chaco
 Chubut
 Córdoba
 Corrientes
 Entre Ríos
 Formosa
 Jujuy
 La Pampa
 La Rioja
 Mendoza
 Misiones
 Neuquen
 Río Negro
 Salta
 San Luis
 Santa Fe
 Santa Cruz
 Santigo del Estero
 Tierra del Fuego
 Tucumán
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Cacería en Santa Cruz

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la provincia no existen cotos determinados de caza, por lo tanto se puede decir que Santa Cruz en toda su extensión constituye coto de caza.

La actividad cinegética como en todo el país comienza el 1 de mayo y finaliza el 31 de agosto, encontrándose reglamentada en cuanto a cantidad de especies en algunas de ellas, prohibición total para algunas y caza indiscriminada para otras.

La legislación vigente determina la obligatoriedad de munirse del permiso de caza que otorga el Consejo Agrario Provincial y tener las armas registradas en el RENAR.

Enormes manadas de guanacos recorrían la región antes que la persecución del hombre redujera su número; también abundaba el puma, pero hoy sólo lo encontramos refugiado en los lugares apartados. Otro carnívoro casi extinguido es el zorro colorado, pero el zorro gris sigue en algunos sectores, igual que el gato montés.

Vizcachas, piches, maras, integran la lista de mamíferos, así como la liebre europea, el hillín, el pudú (ciervo enano) y el huemul (estos últimos protegidos para evitar su extinción).

Entre las aves típicas figuran el ñandú, cóndor, pato silvestre, avutardas, perdices, águilas, halcones, caranchos, chimangos y muchos otros pájaros. Los más bellos son: el flamenco y el cisne de cuello negro, habitantes típicos de las lagunas próximas a la cordillera.

Sobre la costa oceánica es común la presencia de cormoranes y pingüinos que forman grandes colonias costeras. También lobos marinos ocupan tramos de la costa durante la primavera, formando loberías que han disminuido por la acción del hombre en forma notable, igual que la colonia de elefantes marinos.

 

Liebre

 

Las grandes distancias que separan a las áreas de caza de Santa Cruz de los grandes centros urbanos, ubican sin lugar a dudas a la provincia como a una de mayor concentración de liebres y por tanto la que más satisfacciones depara al deportista que busca esta especie.

Se han realizado distintos estudios sobre los efectos negativos que produce sobre distintas especies arbóreas y los pastizales en general, por lo cual interesa al gobierno de la provincia controlar la expansión de la liebre. En los meses de invierno cuando la nieve cubre los pastizales, la única alternativa de alimento la constituye la corteza y hojas de árboles y arbustos que sobrepasan el nivel de la nieve. Por ello se observa la corteza y brotes de renovales, especialmente Nothofagus spp., comido a varios centímetros sobre el nivel del suelo. Cuando la corteza es comida totalmente alrededor del tallo, el renoval muere.

Las grandes distancias de los centros de procesamiento con las áreas de caza, inciden notablemente en los costos, razón por la cual no se han afincado establecimientos de acopios permanentes que posibiliten el desarrollo de la caza comercial.

Por otro lado no sería económico el desarrollo de frigoríficos exclusivos para liebres, dada la estacionalidad de su funcionamiento.

La abundancia de liebres es tan grande que a la vera de cualquier camino se puede intentar una satisfactoria cacería. En el área de Calafate existe una concentración de liebres poco común y en base a los conocimientos actuales se puede decir que no existe otra zona en la Patagonia con tal número de animales.

Las investigaciones realizadas por técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y de otras instituciones oficiales y privadas de Santa Cruz, han recomendado distintos métodos para controlar el crecimiento indiscriminado de la especie. El empleo del alambre tejido colocado en la parte inferior de los alambrados para evitar la entrada del animal da resultados satisfactorios siempre que se lo mantenga en buen estado, lo que resulta muy costoso .

El control por medio de cebos tóxicos es efectivo pero tiene la desventaja de ser inespecífico, es decir, pueden verse involucradas especies ajenas al problema. Además existe la posibilidad de intoxicación secundaria de los depredadores que se alimentan de los animales intoxicados.

Frente al panorama descripto entendemos que quienes se muestran atraídos por la caza de la liebre van a sentir ampliamente satisfechas sus inquietudes, especialmente entre los meses de mayo y octubre cuando las liebres son adultas y por tanto con un mayor peso corporal.

 

Avutarda

 

Con criterio equivocado se ha luchado indiscriminadamente contra los zorros colorado y gris, por los grandes daños que ocasionaban a la ganadería ovina, siendo el segundo un animal que no sacrifica ovejas ya que se alimenta de los restos de animales muertos. Esto ha dado paso al incremento de las avutardas y bandurrias, aves que se alimentan de pasto tierno, constituyéndose en una plaga de importancia para los campos de pastoreo naturales y cultivados.

La avutarda especialmente, que vive en comunidades, deja el campo totalmente talado y agrava aún más la situación por el efecto destructivo de sus excrementos sobre la vegetación. Esta razón ha determinado que el gobierno de la provincia la declare plaga y por tanto su caza es libre.

Como es sabido, la avutarda es un ave migratoria. Si bien hasta mediados de mayo es factible todavía encontrarla, la época más propicia para su caza es entre noviembre y hasta fines de abril.

Como puntos de referencia para salir de caza podemos citar las orillas de todos los espejos de agua de la provincia, especialmente a lo largo de todo el río Gallegos y los parajes Horquetas y Esperanza, a lo largo del río Coyle.

 

Toros baguales

 

Existen en la provincia vastas regiones despobladas a las que resulta difícil acceder especialmente en la época invernal en la cual quedan cortados los pasos habituales por la acumulación de nieve. Estas áreas se transforman en verdaderos refugios de toros y vacas baguales cuyo incremento, especialmente en jurisdicción del Parque Nacional Los Glaciares, ha motivado a sus autoridades a convocar a licitaciones públicas periódicas para su caza. No crea que es un tiro fácil. Estos animales cuando recobran su estada salvaje, ante la presencia intimidatorio del hombre embisten en tropilla llevándose todo por delante.

   
Posibilidades de Caza
Especie
Cantidades

martineta o copetona común

Máximo de 5 piezas por cazador

perdiz grande de Santa Cruz

Máximo de 5 piezas por cazador

perdiz tipo australiana y patos

Máximo de 5 piezas por cazador

avutarda

sin límite.

liebre europea

sin límite.

 

Otras especies que el cazador puede cobrar aunque no revisten interés deportivo, son: caranchos, gaviotas, halcones, cotorras, bandurrias y águilas.

   
Prohibiciones de Caza

Desde 1975 se dispuso la prohibición de la caza del Guanaco por bienio y permiso por un año, que rige desde entonces en forma alternada.

Desde 1974 está prohibida la caza de Huemul, cérvidos en general, puma, nutria, mara o liebre de la Patagonia , zorro gris, zorro colorado, zorrino, gato montés, puma, cisne de cuello negro, flamenco, ñandú, búho, pingüino y macá tobiano (Podiceps gallardos) única población en el mundo.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723