Caza  en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
 Introducción
 Equipo recomendado
 Excursiones de Caza
 Cotos de caza
 Reglamentos
 Especies de caza mayor
 Especies de caza menor
 Buenos Aires
 Catamarca
 Chaco
 Chubut
 Córdoba
 Corrientes
 Entre Ríos
 Formosa
 Jujuy
 La Pampa
 La Rioja
 Mendoza
 Misiones
 Neuquen
 Río Negro
 Salta
 San Luis
 Santa Fe
 Santa Cruz
 Santigo del Estero
 Tierra del Fuego
 Tucumán
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Cacería en Río Negro
 
 
 
 
 
 

 

Caza mayor

 

La profunda hendidura que significa el cauce del Limay no es solamente una mención geográfica que facilita la distinción de ambas provincias, Neuquén y Río Negro sino al mismo tiempo un accidente natural que marca dos zonas bien diferenciadas para la fauna. Al norte, en el sotobosque precordillerano neuquino, merodean las piaras de ciervos y algunas agrupaciones de jabalíes en la mayor parte de las estancias de la zona, hasta bien al norte del Zapala. El famoso ungulado que encontró planicies con zonas de ocultamiento a pocos pasos de los bañaderos e invernadas muy pronto se desplazó en busca de nuevos nichos biológicos. En cambio, al sur directo topó con la meseta esteparia que se alza en esa dirección y se prolonga prácticamente sin variantes hasta el Estrecho de Magallanes. Zona desprovista de montes o incluso chaparrales altos que faciliten el escondite; el ciervo, principalmente, optó por el sudoeste. Allí, otra valla, formada por una concentración demográfica, caminos, tránsito intenso. Algunas "puntas de piaras" se prolongaron siguiendo los cañadones y quebradas del río Manso y alcanzaron las proximidades de El Bolsón. Los ciervos que se observan hoy en la zona de Los Alerces, Chubut, son producto de traslado de planteles a cargo de cazadores europeos que actuaron, afortunadamente, por su cuenta y ocuparon así con una especie valiosa un nicho vacío (que ya contenía, vale destacarlo, ejemplares de jabalí europeo). Donde Río Negro puede ofrecer algunos ejemplares es en la zona del Limay y, aguas abajo de Confluencia Traful y cerca de Paso Chacabuco. Son "puntas de piara" de la zona de Chimehuin, de las grandes estancias de Junín de los Andes. Es un cazadero bastante cómodo para recorrer, pero muy exento de lugares de ocultamiento, por lo cual deben elegirse cuidadosamente los apostaderos.

La práctica señala, de todas maneras, a San Carlos de Bariloche como base de operaciones en lo que respecta al ciervo colorado. Los guías y la infraestructura están acordes con el impulso que anima a esa ahora importante ciudad del norte patagónico.

Pero Río Negro ofrece además la gran posibilidad de cacerías de un estilo muy especial. Son las de jabalí con jauría. Para ello debe requerirse la ayuda de guías profesionales. Los centros están lejos de la cordillera. Son Choele Choel, Guardia Mitre y Río Colorado. Las presas a obtener, jabalí puro, chancho cimarrón y puma. La cacería se inicia en la zona prevista, a caballo sobre caballitos de la zona, resistentes y baqueanos en el arte de "bajar las bardas sentados". Es toda una hazaña que atrae solamente a los "muy iniciados". Ha sido filmada por equipos especiales de empresas norteamericanas como la Winchester. Los perros levantan la presa, la persiguen, la inmovilizan. En las jaurías figuran siempre varios dogos argentinos. La culminación es a cuchilllo, el cazador, el jabalí y los perros, a definir. Hay quienes emplean armas de fuego, pero se las considera menos deportivas que el arma blanca. Las opiniones son dispares, como ocurre siempre. El puma en cambio es bastante más simple, porque generalmente busca un árbol lo suficientemente resistente como para trepar. El jinete llega poco después y lo abate de un tiro de rifle.

 

Caza menor

 

Como regalo "muy especial" Río Negro nos ofrece bandadas nutridas de martinetas (Eudromia elegans) en las mesetas, los valles de los ríos y las estribaciones de la precordillera. También allí llegó la codorniz californiana. Ambas constituyen un binomio muy recomendable. En el Alto Valle, en cambio, éntrelos frutales, se caza la perdiz chica, que se desarrolló muy bien al amparo de los sembradíos y se acostumbró también a alimentarse de fruta caída. También hay liebres europeas y maras (liebre patagónica), zorros, vizcachas y nutrias. Al igual que en Neuquén, se utilizan los perros de pelaje fuerte. Se imponen el kurzhaar o braco alemán, el bretón, el cocker spaniel y el setter. Entre las nuevas adquisiciones figura el viszla, braco húngaro que se ha ganado merecida fama por las grandes posibilidades de rastreo de animales heridos, especialmente ciervos o jabalíes.

   

Temporada de caza y limite de piezas caza menor

Período de caza

Especies

Cantidad de Piezas

1 de junio al 31 de julio

Perdiz chica

6 por cazador y por día

Martineta

6 por cazador y por día

Pato silvestre

12 máximo por`temporada

Avutarda

Sin límite

Loro barranquero

Sin límite

Torcaza

Sin límite

Vizcacha

Sin límite

Conejo silvestre

Sin límite

Visón

Sin límite

Liebre europea

Sin límite

   
Areas de caza vedadas

Veda Total

Departamento General Roca meseta de Somuncurá (sur de los departamentos 25 de Mayo. 9 de Julio y Valcheta); Punta Bermejo. Islote Lobos, Caleta de los Loros.
   
Temporada de caza y limite de piezas caza Mayor

Período

Especies

Cantidad de Piezas

Todo del año

Jabalí Europeo

Sin límite

Todo el año

Puma

Sin límite

 
Isla Los Alazanes y la posibilidad de cazar jabalíes Choele Choel
Esta isla está ubicada a 70 kilómetros de la ciudad de Choele Choel, sobre la Ruta Provincial Nº 250, en el kilómetro 221.
Circuito Bahía San Blas Viedma
La caza menor es abundante. Partimos de la perdiz chica Pero es aquí donde aún encontraremos bandadas de 30 ó 40 martinetas a puro galope por la banquina de la ruta. Nos perderemos en montes de acacia...
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723