Caza  en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
 Introducción
 Equipo recomendado
 Excursiones de Caza
 Cotos de caza
 Reglamentos
 Especies de caza mayor
 Especies de caza menor
 Buenos Aires
 Catamarca
 Chaco
 Chubut
 Córdoba
 Corrientes
 Entre Ríos
 Formosa
 Jujuy
 La Pampa
 La Rioja
 Mendoza
 Misiones
 Neuquen
 Río Negro
 Salta
 San Luis
 Santa Fe
 Santa Cruz
 Santigo del Estero
 Tierra del Fuego
 Tucumán
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Cacerías en La Rioja

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En los informes sobre caza mayor de esta provincia se señala que integran ese panorama cinegético el puma, el pecarí, el guanaco, la vicuña, la llama y el ñandú y se aclara que, salvo los dos primeros, el resto está protegido y su caza prohibida. Ocurre que tanto el puma como los suidos encuentran eficaz protección en la multiplicidad de quebradas, montes xerófilos y planicies inhóspitas donde difícilmente haya asentamientos humanos. Pero ocurre que, áridos y todo, como el resto de la precordillera hacia el norte, esos páramos pueden ofrecer algún alimento a las especies más sufridas de ovinos y caprinos. Y que el puma y también el pecarí aprovechen esa circunstancia para obtener comida con poco esfuerzo, ya que siempre les será más fácil alcanzar a un animal doméstico que a uno silvestre. Por esa causa la caza del puma es ya tradicional en La Rioja. Generalmente se realiza con jaurías de perros mestizos, todos ellos muy baqueanos y la mayoría con huellas de los singulares combates sostenidos con el gran felino. Es similar la caza del pecarí. En los dos casos, cuando se efectúa el rececho, el cazador deberá disponer de buenas cabalgaduras. De lo contrario la caza se efectuará al acecho en aguadas o comederos previstos.

En cuanto a la caza menor, las especies promocionadas son el conejo de los palos, escurridizo y de pequeño tamaño, la liebre europea, la vizcacha, la vizcacha de la sierra o chinchillón, los quirquinchos mulitas, la perdiz copetona y la de la sierra, algo menor que la primera, denominada también yuto y la taguá o gallareta de alas blancas, denominada también fúlica, habitante de los embalses y diques.

Las cantidades varían de acuerdo con las condiciones de cada temporada pero en la mayoría de los casos se autorizan entre dos y cinco ejemplares, según la especie, por día y por cazador. Tanto para la caza menor como para la mayor, tal como ocurre en el resto de las provincias, se exige el correspondiente permiso o licencia provincial y el permiso o autorización del dueño del campo. En el caso de la caza mayor, que requiere excursiones prolongadas por la zona montañosa, es fundamental el empleo de buenos guías.

En la caza menor las preferencias están por el recorrido de los faldeos, a caballo, con el perro alzado, en busca de asentamientos de tinamiformes que una vez constatados por el guía (es inevitable, al menos para las primeras salidas, contar con ese auxiliar) darán lugar a una batida previo aseguramiento de las cabalgaduras. De esa forma evitaremos agotar a nuestro auxiliar en una permanente recorrida de zonas quebradas, llenas de plantas espinosas y que muchas veces (casi siempre por falta de agua) carecen prácticamente de fauna menor.

 

Tanto el puma como el pecarí sufren vedas relativas. Para la habilitación de su caza generalmente se utiliza un cronograma que alterna las temporadas. Antes de realizar una excursión infórmese y gestione el correspondiente permiso.

 
Especie

Por día

Por temporada

Período

Conejo de los palos

2

20

De el 1 de junio hasta el 31 de agosto

Liebre de la sierra

4

30

De el 1 de junio hasta el 31 de agosto

Liebre de Castilla

4

30

De el 1 de junio hasta el 31 de agosto

Vizcacha

5

80

De el 1 de junio hasta el 31 de agosto

Vizcacha de la sierra

2

20

De el 1 de junio hasta el 31 de agosto

Quirquincho mulita

2

15

De el 1 de junio hasta el 31 de agosto

Quirquincho bola

2

10

De el 1 de junio hasta el 31 de agosto

Perdiz copetona

3

30

De el 1 de junio hasta el 31 de agosto

Yuto (perdiz)

2

20

De el 1 de junio hasta el 31 de agosto

Tagua

4

30

De el 1 de junio hasta el 31 de agosto

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723