Caza  en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
 
 Introducción
 Equipo recomendado
 Excursiones de Caza
 Cotos de caza
 Reglamentos
 Especies de caza mayor
 Especies de caza menor
 Buenos Aires
 Catamarca
 Chaco
 Chubut
 Córdoba
 Corrientes
 Entre Ríos
 Formosa
 Jujuy
 La Pampa
 La Rioja
 Mendoza
 Misiones
 Neuquen
 Río Negro
 Salta
 San Luis
 Santa Fe
 Santa Cruz
 Santigo del Estero
 Tierra del Fuego
 Tucumán
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Introducción

 

 

 

 

 

El territorio argentino se caracteriza por su belleza natural y sus escenarios agrestes aptos para la caza.

Su fauna es una de las más ricas del mundo por la cantidad y variedad de especies. Por la extensión del país, esta se diversifica de acuerdo a su hábitat específico, encontrando variedades autóctonas y exóticas.

Especies como el ciervo colorado y el jabalí fueron introducidas a principios del siglo XIX por pioneros como Pedro Luro y Aarón de Anchorena, estancieros aficionados a la caza deportiva y ávidos expedicionarios. Ellos incorporaron esta fauna a sus campos en Argentina, que luego se fue dispersando por el resto del territorio.

No obstante, la riqueza faunística de la Argentina está protegida por leyes y reglamentaciones, especialmente aquella fauna que es autóctona. Por lo tanto es condición indispensable, respetar esas normas para poder cazar en territorio argentino.

La caza fue el primer oficio del hombre, representó siempre una demostración de valor, habilidad y nobleza. Cazar no es matar. La persecución y el acercamiento final a una presa exigen un gran esfuerzo físico y mental.

Es necesario leer correctamente el terreno, obtener datos sobre las costumbres de los animales buscados, acechar, buscar la mejor posición de tiro, apuntar y dar en el blanco.

Se necesitan conocimientos, paciencia y puntería. Por eso esta actividad sólo tiene valor cuando se respetan las leyes de la Naturaleza.

No es la cantidad lo que debe halagar al cazador, sino el desafío de una larga y extenuante caminata, la tensión de la espera, o el estudiado plan para un resultado final. Esto significa cazar con integridad, calidad y por sobre todo, respeto.

La Argentina, por su posición geográfica tiene un clima que le permite al cazador, organizar programas de caza mayor y caza menor, todo el año en distintas provincias.
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723