Caza  en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
 Introducción
 Equipo recomendado
 Excursiones de Caza
 Cotos de caza
 Reglamentos
 Especies de caza mayor
 Especies de caza menor
 Buenos Aires
 Catamarca
 Chaco
 Chubut
 Córdoba
 Corrientes
 Entre Ríos
 Formosa
 Jujuy
 La Pampa
 La Rioja
 Mendoza
 Misiones
 Neuquen
 Río Negro
 Salta
 San Luis
 Santa Fe
 Santa Cruz
 Santigo del Estero
 Tierra del Fuego
 Tucumán
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Cacería en Formosa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para muchos entendidos y veteranos de cacerías locales y en el exterior, Formosa representa "una manifestación americana de la sabana de África". Tal aseveración se afirma más aún cuando recordamos que hubo gestiones en firme para aclimatar diversas especies de la fauna africana, incluidas las fieras como leones y leopardos y no estuvo fuera de consideración el rinoceronte ni el elefante. Esta gestión o intentona que no tuvo el éxito esperado estuvo apoyada incluso por miembros de importantes entidades deportivas de caza mayor dispuestas a realizar todos los estudios previos correspondientes para la creación de grandes cotos naturales.

Esta tesis fue contrabalanceada con la de permitir la recuperación y desarrollo pleno de las especies autóctonas que, como el yaguareté, el tapir y los varios gatos silvestres fueron perseguidos sin medida alguna y diezmados por el valor de su piel. Como resultado muy destacable por cierto, se obtuvo el establecimiento de una regulación o manejo de los recursos naturales que permita la caza de la mayoría de las especies silvestres y la protección de las que se encuentran en regresión sin necesidad de alterar el nicho ecológico con la introducción de especies tan competitivas como las africanas detalladas más arriba, habida cuenta de tesis modernas de biología y ecología que recomiendan muy especial cuidado en la introducción de especies nuevas en ambientes despoblados o semidespoblados.

Aclarada en parte esa espinosa cuestión que sigue manteniendo partidarios y detractores, digamos que Formosa se ha transformado en meta muy buscada por los cazadores de caza mayor y, por otra parte, constituye un inmenso coto de caza menor con especies buscadas como la perdiz colorada, charata, pacaá, patos picazo y perdices. También ofrece grandes posibilidades la caza mayor, con ejemplares de puma o león americano, pecaríes de collar y labiado, chanchos cimarrones, carpinchos y corzuelas. Últimamente se han introducido ciervos axis y búfalos de la India. Ambas especies se aclimataron muy bien, como ya ha ocurrido en otras regiones del país y han sido incorporadas a las cacerías reguladas. En cuanto a la caza menor, se destaca la de perdices coloradas, que se realiza especialmente autorizada como consecuencia de la abundancia de ejemplares y la de la charata, suerte de faisán americano que es arborícola y debe ser recechada en pleno monte, lo cual agrega el matiz selvático a una cacería que puede requerir una jornada íntegra de ejercicio continuado.

Con respecto al pato silvestre, es muy destacable la presencia de grandes bandadas de picazos, el ejemplar más grande de anátido en esa región. Formosa tiene el privilegio de poder permitir la caza de esa variedad con una regulación en el número de piezas, variable según las características de cada temporada, circunstancia que se observa en la mayoría de las provincias con respecto a especies muy buscadas por los aficionados y sobre las cuales se mantienen observaciones y estudios para evitar los problemas de caza o persecución excesivas.

En este bosquejo cinegético general, debemos incluir una obra impulsada por la iniciativa privada y destinada a la preservación y estudio de especies en sistemas de cautividad de "margen o límite amplio", sin llegar a la semilibertad de los amplios parques naturales. Nos referimos a la reserva y estación de animales salvajes "Guaycolec", establecida sobre la base del esquema de la cría de animales en semicautividad, ubicada en el km. 1.201 de la ruta nacional N° 11, a 25 km . de la ciudad de Formosa. El proyecto se inició sobre un campo de 150 ha . cedido por la empresa privada Pilagá Sociedad Anónima Ganadera. El gobierno provincial montó la infraestructura destinada, según la resolución oficial, a "propender a la integral conservación y conocimiento de la fauna autóctona". Los distintos corrales están destinados a alojar yaguaretés, aguará guazú o "lobo de crin", corzuelas rojas, coatíes, monos mirikinas, pecarí labiado, pumas, zorros, gatos monteses, gatos eirá o yaguarondí, yacarés y las serpientes y víboras de la zona. En otros ambientes, y en forma conjunta según las características de cada especie, se observarán ciervos de los pantanos, ciervos axis, carpinchos, ñandúes, chajás, búfalos, ciervos colorados, osos hormigueros, monos carajá, osos lavadores, tortugas y lobitos de río. Entre las aves, acondicionadas en grandes espacios alambrados, figuran: moitú o pava, cuervos, águilas, lechuzas, yacutingas, charatas (faisán americano), chajá, pato marruequito, siriríes, pacaá, garzas, chuñas, mirasoles, teros, martinetas, cardenales, tordos, urracas, etc.

Formosa se destaca en la caza deportiva por haber sido la primera provincia argentina en la cual se organizaron safaris al estilo de los legendarios africanos con todas las comodidades que se pueden ofrecer al deportista y la regulación y fiscalización de la actividad cinegética.

 

Diagrama de Caza

 

Con el objeto de responder a conceptos básicos de equilibrio biológico se ha fraccionado a la provincia en zonas, cada una con su respectiva sección norte y sur, diagrama que se rota anualmente para mantener adecuadamente el nivel de las poblaciones.

 

Zona A

Sección I

Departamentos : Formosa, Pirané, Pilagás, Pilcomayo desde la vía férrea al Norte hasta el río Pilcomayo

Sección II

Departamentos : Formosa, Pirané y Laishi, desde la vía férrea al Sur hasta el río Bermejo.

Zona B

Sección III

Departamentos : Patiño desde la vía férrea al Sur, hasta el río Teuco y prolongación Bermejo.

Sección IV

Departamentos : Patíño desde la vía férrea al Norte, hasta el río Pilcomayo.

Zona C

Seccion V

Departamentos : Bermejo, Matacos y Ramón Lista. desde la vía férrea al Norté hasta el río Pilcomayo y límite con Salta al Oeste.

Seccion VI

Departamentos : Bermejo, Matacos, desde la vía férrea al Sur hasta el río Teuco y límite con Salta al Oeste.

 
Existencia de animales por especies y localización

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los variados ambientes vírgenes de la provincia brindan al aficionado un amplio campo de emociones cinegéticas. Los principales representantes de la fauna indígena y sus hábitat más frecuentes en el territorio de Formosa, son:

Yaguareté o tigre americano: márgenes del río Paraguay, en los montes de la zona oeste, comprendidos por los departamentos Bermejo y Patiño. Muy escaso y severamente protegido por ley.

Puma o león americano: oeste de la provincia y partes del departamento Pirané.

Gato onza: en los montes de la provincia. Es un animal en franco retroceso numérico. Protegido.

Pecarí labiado o jabalí americano y pecarí de collar: en toda la provincia.

Mboreví o tapir americano: en grandes selvas, preferentemente húmedas y próximas a los arroyos, ríos o lagunas de toda la provincia. Es una especie también protegida.

Ciervo de los pantanos: cañadas y esteros de vegetación alta en los departamentos Formosa, Pilagá y Pilcomayo. Es difícil de encontrar, por eso es especie protegida.

Guazuncho colorado o guazú pithá: en los grandes montes con aguadas permanentes, ríos y lagunas. Centro y norte del departamento Patiño. Muy difícil de encontrar. Es protegido por ley.

Guazuncho mediano o guazú birá: es relativamente escaso y se encuentra en todos los montes poco densos y con aguadas permanentes.

Guazuncho chico o guazú birá y corzuela enana: se encuentra en todos los montes, principalmente la primera especie, la que más abunda. La otra es más escasa.

Lobo de crin o aguará guazú: más abundante en esteros de altos pajonales. Pilagá, Pilcomayo y Patiño. También en montes limpios y altos.

Zorro de monte: en toda la provincia.

Zorrino: región oeste de la provincia, partiendo de Los Chiriguanos.

Oso Hormiguero: abunda especialmente al oeste, aunque desde Pirané se lo encuentra en relativa abundancia.

Oso melero o caguaré: en toda la provincia.

Osito lavador: preferentemente cerca de esteros y lagunas grandes.

Carpincho: en las márgenes de los ríos Paraguay, Bermejo y Pilcomayo. También en riachos grandes, esteros y lagunas.

Pacaá: en el departamento Pilcomayo y en las márgenes del riacho Inglés.

Vizcacha: es abundante, desde Las Lomitas al oeste del departamento Matacos, Ramón Lista y Bermejo.

Conejo de los palos: desde Pozo del Tigre al oeste, departamentos Matacos, Ramón Lista y Bermejo. Es abundante.

Coipo o nutria americana: es abundante en los grandes esteros y lagunas del río Paraguay hasta el departamento Patiño.

Lobito del monte, marmota y comadreja: en los montes de toda la provincia.

Lobito de campo: se encuentra cerca de los montes en partes descampadas y con grandes pajonales.

Tatú negro, tatú mulita, quirquincho o tatú bolita: en toda la provincia; pero principalmente en la zona central, departamentos Patiño y Pirané.

Pichi ciego: oeste de la provincia.

Tatú carreta: se encuentra en la zona central de Formosa, en los departamentos Patiño, Pirané y Bermejo. Es difícil encontrarlo por ser especie en franco retroceso.

En lugares de selvas enormes, altos y sombríos, bordeando los riachos más caudalosos de la provincia, podemos encontrar el moitú, pava de monte y Charata.

En grandes esteros y lagunas y ante el anuncio del chajá, comienzan a levantar vuelo las enormes bandadas de patos: cresta rosa, marruequitos, sirirí o silbones, pampas, bermejos, picazos y bolivianos.

 
Permisos
 

La temporada de caza es la comprendida entre el 1 ° de abril y el 31 de julio. Generalmente, la temporada es prorrogada para caza menor (patos) debido a la abundancia de los mismos.

Las cantidades por día y por temporada varían según los años.

   
Limite De Piezas

Especie

Cantidad por día

Cantidad por temporada

Tipo

Pecarí de collar

1

5

Mamíferos

Pecarí labiado

1

5

Mamíferos

Chancho cimarrón

1

5

Mamíferos

Carpincho

1

5

Mamíferos

Tatú negro

2

10

Mamíferos

Quirquincho

3

20

Mamíferos

Pichi

3

10

Mamíferos

Guazú birá

1

5

Mamíferos

Puma

1

3

Mamíferos

Vizcacha

10

100

Mamíferos

Comadreja

5

40

Mamíferos

Conejo, cuís o apereá

10

80

Mamíferos

Charatas

5

40

Aves

Pacaá

5

40

Aves

Pato picazo

5

30

Aves

Pato boliviano

3

30

Aves

Pato cresta rosa

5

30

Aves

Pato sirirí

5

30

Aves

Pato marruequito

10

5

Aves

Patillo

5

40

Aves

Pollonas

3

30

Aves

Caraú

5

40

Aves

Mart. colorada

6

30

Aves

Perdiz

10

60

Aves

Palomas

sin límite

sin límite

Aves

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723