Caza  en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
 Introducción
 Equipo recomendado
 Excursiones de Caza
 Cotos de caza
 Reglamentos
 Especies de caza mayor
 Especies de caza menor
 Buenos Aires
 Catamarca
 Chaco
 Chubut
 Córdoba
 Corrientes
 Entre Ríos
 Formosa
 Jujuy
 La Pampa
 La Rioja
 Mendoza
 Misiones
 Neuquen
 Río Negro
 Salta
 San Luis
 Santa Fe
 Santa Cruz
 Santigo del Estero
 Tierra del Fuego
 Tucumán
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Cacería en Corrientes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La conformación del suelo correntino hace que se mantengan en la actualidad numerosas reservas naturales que corresponden a otras tantas zonas anegadizas, apéndices de la gran depresión del Iberá, suerte de cuenca formada por el antiquísimo cauce del Paraná, alterado, como muchos otros, al producirse el plegamiento del Geosinclinal Andino o cordillera de los Andes. En ese cataclismo, el curso fue desviado al elevarse una parte de la zona correspondiente a la costa norte. Las aguas tomaron entonces rumbo oeste clavado y luego, al encontrarse con el Paraguay, torcieron hacia el sur. Quedó el "documento" de la laguna Iberá. Llamarla laguna es un despropósito, si bien su escasa profundidad media ( 2 m .) lo justifica. De todas maneras en una avioneta se puede sobrevolar durante horas sin llegar a cubrir toda la extensión.

Semejante herencia geológica debe, como no podía ser de otra forma, transformarse en una reserva de fauna y flora pocas veces vista. Así lo entendieron las autoridades provinciales y las nacionales que colaboraron, hace poco más de dos años, a crear esa reserva en forma oficial. En toda la extensión de bañados, aguas libres, cauces y canales se suceden los albardones y las islas flotantes. En ellas se guarece una importante fauna compuesta, en sus especies mayores, por ciervos de los pantanos (Blastoceros dichotomus), carpinchos, gatos monteses, algún yaguareté, aguará guazú o lobo de .crin, yacarés que llegan a superar los tres metros de longitud y una cantidad de aves, especialmente zancudas y anseriformes (patos) como para ocupar varios tomos de una biblioteca de ciencias naturales. Especies cada día más raras, como el lobito de río y el gato pajero o de los pajonales se encuentran, junto con nutrias de muy buen tamaño, en las distintas islas desperdigadas en miles de kilómetros cuadrados. Por su conformación, el Iberá es único en el mundo y existe la intención de declararlo santuario mundial de fauna y flora.

Con esa intención se ha tratado de evitar el aporte de especies exóticas, ya que los santuarios, por su condición de tales, no deben sufrir ninguna alteración por la mano del hombre en fauna, flora y gea.

A partir de la enorme depresión y hacia los bordes levantados que corresponden a las márgenes de los dos ríos principales, Uruguay y Paraná, se suceden las cuchillas, con matorrales y árboles retorcidos como el tala, el algarrobo y el espinillo. Corresponden a una formación bien extraña, ya que se agregan palmeras del tipo de las existentes en la franja ecuatorial africana y arbustos de zonas semidesérticas como el garabato ola rosa silvestre que, junto con las cortaderas integran un sistema de defensa natural al que no se le atreven sino mastodontes del tipo del tapir, que busca y encuentra allí su mejor defensa, si bien en este caso evita las excursiones hacia el interior por el peligro de los guadales y pantanos, que no soportarían su peso.

Decimos que en las zonas más altas cambia la vegetación, y también la fauna. Es la zona de los tinamiformes. Perdices chicas y la colorada o perdiz grande pululan cerca de los sembrados y encuentran lugares apropiados para su vertiginosa tarea reproductiva. Lamentablemente la segunda de esas especies ha sido perseguida en otras épocas y en consecuencia su caza es muy restringida. Como ocurre con la mayoría de las provincias, con excepción de Buenos Aires, esa prohibición se deja sin efecto en algunas temporadas, permitiéndose la captura de dos o tres ejemplares por día y por cazador en períodos de no más de tres días consecutivos de caza.

En Corrientes, especialmente en la zona norte, se emplean perros de menor velocidad que en las praderas húmedas de más al sur. Dan muy buenos resultados los bretones y los cocker spaniels. De todas maneras debemos señalar que, como ocurre en el resto del país, el pointer sigue a la cabeza de los perros de muestra y tal se evidencia en las frecuentes pruebas de caza de clubes de criadores, especialmente el Pointer Club Argentino, entidad que ha promocionado como pocas la cinofilia de caza, al extremo de alentar y apoyar práctica y espiritualmente el nacimiento de otras entidades similares en todo el país, pero referidas a otras razas, como el bretón, el setter y el kurzhaar.

Cuando se realizan cacerías en la llanura ondulada correntina los aficionados son aconsejados en el sentido de marchar con precaución en los matorrales muy tupidos. Aun en la época invernal, si el día es suficientemente templado es posible tropezar con alguna víbora ponzoñosa que puede ocasionar graves daños al perro y eventualmente al cazador.

Esos encuentros no son de ninguna manera comunes, pero cabe la advertencia, como ocurre en tantas otras zonas del mundo donde existen reservas de caza.

Párrafo aparte para los anseriformes. Junto con Entre Ríos, Formosa y Santa Fe, Corrientes ofrece muy buenas posibilidades de cacerías masivas de patos de diversas especies, como el picazo, el cuchara, el sirirí, el silbón y muchos otros. La cacería se realiza especialmente en la zona de los arrozales, como Goya y Esquina. Pero también se efectúan muy fructíferas batidas en la zona de los esteros, donde las nutridas bandadas hallan seguro refugio. Para este tipo de caza, si bien no resulta muy ortodoxo, se emplea el sistema de "cobradores a pie". Generalmente se trata de muchachitos de la zona que en esa forma agregan un aporte más al presupuesto familiar, por medio de las propinas.

La caza de patos es por sí sola un motivo de atracción, ya que la de tinamiformes no está tan desarrollada como en otras provincias litoraleñas. Otra caza que llama la atención es la de la pacaá o polla de agua, zancuda de exquisita carne y tiro difícil por encontrarse siempre al borde de los montes y no echarse ante la acción del perro.

Dos roedores importantes desde el punto de vista deportivo y también culinario cierran este bosquejo hecho a modo de presentación de la zona: la liebre y la vizcacha.

La primera, Lepus europaeus, fue introducida por varios "nostálgicos" a fines del siglo pasado y se multiplicó asombrosamente. Se supone que a la Mesopotamia llegó por medio de algunos introductores anónimos, ya que la liebre, por sí sola, no hubiera podido superar la valla de los grandes ríos. Las pasturas y matorrales facilitaron su aclimatación y su propagación fabulosa.

La vizcacha es autóctona y habita en las crestas de las lomas donde ubica sus colonias subterráneas. Provoca daños en plantíos por su costumbre de alimentarse de raíces, especialmente de plantas liosas, como hortalizas y sembradíos. En toda la Mesopotamia su caza intensiva disminuido bastante el número de ejemplares. En épocas de inundación, junto con el carpincho, constituye una de las principales fuentes de carnes para la población su cuero se industrializa y eso también conspira contra su permanencia en zona.

La liebre se caza a pie, si bien está difundida la antideportiva costumbre hacerlo desde vehículos, con reflectores en horas nocturnas y con rifle de calibre 22. Es un tiro muy deportivo y en la actualidad existen aficionados interesados en adiestrar "seguggi", perros de rastro de origen italiano que conducen a la liebre hasta la zona de tiro del cazador, una vez sorprendida por la jauría y desencamada Se trata de una suerte de tiro al acecho que, precisamente en las colinas correntinas y entrerrianas, se efectuó ya con éxito si bien en esas oportunidades no se utilizaron perros de raza bien definida. De todas maneras se está organizando la importación de dichos canes, lo cual constituirá a breve plazo un aporte indudable a la cinegética "de espera" o "en acecho" tan buscada por la "tercera edad".

 

Especies Permitidas

Especie

Cantidad

Perdices

15 ejemplares

Pacaás

2 ejemplares

Patos

15 ejemplares

Palomas

20 ejemplares

Vizcachas

3 ejemplares

 

Se consideran dañinas o perjudiciales y por y su captura es ilimitada, a las siguientes especies:

 

Liebre europea

Sin límite

Comadreja overa,

Sin límite

Comadreja colorada.

Sin límite

Hurón, Cotorras,

Sin límite

   

Gorriones

Sin límite

Pájaro negro o morajú.

Sin límite

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723