Caza  en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
 Introducción
 Equipo recomendado
 Excursiones de Caza
 Cotos de caza
 Reglamentos
 Especies de caza mayor
 Especies de caza menor
 Buenos Aires
 Catamarca
 Chaco
 Chubut
 Córdoba
 Corrientes
 Entre Ríos
 Formosa
 Jujuy
 La Pampa
 La Rioja
 Mendoza
 Misiones
 Neuquen
 Río Negro
 Salta
 San Luis
 Santa Fe
 Santa Cruz
 Santigo del Estero
 Tierra del Fuego
 Tucumán
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Caza y Pesca en Buenos Aires

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Buenos Aires tiene la rara fortuna de extenderse bajo un clima templado, sin mayores excesos de temperatura y con un índice de lluvias simplemente envidiable. De esa forma, todos los procesos genéticos de las distintas especies se desarrollan normalmente y con elevado índice de nacimiento y evolución. No de otra manera se puede explicar la fabulosa cantidad de liebres y perdices que aparecen en lugares que fueran despoblados por terribles inundaciones, con sólo dos o tres años de lluvias normales y altas pasturas, constituyendo su refugio reproductivo natural. Lo mismo ocurre con las poblaciones de peces de distintos lugares de esa provincia, sean éstos ocupados por ríos, arroyos o lagunas. El gran enemigo es el avance de la explotación agrícola con sus secuelas de fumigaciones, arado de campos intensivo y sin "guardafauna" (espacio de 1,50 m . antes del alambrado, que se deja sin arar como refugio de aves y mamíferos menores). Todo ello en apoyo de las nuevas teorías sobre el autoequilibrio de las especies.

El territorio provincial, bastante homogéneo, puede dividirse en cuatro zonas con cierta similitud:

La norte , llanura húmeda salvo el extremo oeste sobre La Pampa , dedicada intensivamente a la agricultura y la ganadería. Ofrece grandes posibilidades (como el resto) de cacerías en ambientes naturales de perdices chicas, martinetas, liebres y patos.

La central-oeste , pampa más seca, con estancias de mayor extensión que el resto. En esta zona hay "rincones" donde se han aclimatado faisanes y antílopes, para regocijo de los amantes de la caza.

La central-este , ubicada en la gran depresión del Salado. Bastante más anegadiza que las otras dos, ofrece, sin embargo, campos muy bien poblados con las especies señaladas antes.

La oeste aparecen las bandadas de martinetas propiamente dichas (Eudromia elegans), ave silvestre de gran valor deportivo que, lamentablemente, no soporta la desaparición de los hábitats naturales, de allí su disminución compensada por el mayor desarrollo de la perdiz grande o colorada.

La zona serrana del este-sur y el cono o "mango" árido de Patagones y Villarino, antesala de la patagonia en plena provincia fértil. Dijimos y sostenemos que rara vez podrá observarse riqueza tal en animales silvestres de caza menor. Pero agreguemos que en las sierras, en la zona de Pipinas sobre punta Piedras (extremo norte de bahía Samborombón, en 25 de Mayo y Bolívar, en Guaminí y Huanguelén y, por sobre todas ellas, en Tandilia y Ventania, los dos grupos montañosos de la provincia), se ha desarrollado una importante cantidad de ciervos exóticos, especialmente axis y dama, con algunas "manchas" de ciervo colorado en la zona de Azul y Tandil. En el "mango" de Patagones y Villarino se asentaron también chanchos cimarrones y más al oeste, ya sobre los limites con Río Negro, jabalíes puros.

Tal como ocurre en otras regiones del país, la pesca y la caza deportivas muchas veces se superponen en lo que a zonas se refiere. Por esa causa incluiremos en los croquis y mapas de circuitos propuestos ambas actividades, tal como se detallará en las notas explicativas adjuntas. También debemos señalar que toda la zona bonaerense es recomendable para la caza menor a partir de los 100 km . del centro capitalino y con sólo navegar diez minutos, tanto río como mar afuera, hecho muy poco común en los centros dedicados a esa actividad en todo el mundo.

Como ocurre con el resto de la actividad cinegético-piscatoria en el país, Buenos Aires marcha a la cabeza de las innovaciones que en materia de explotación de los recursos naturales se realiza en la actualidad.

   
Circuito Bahía de Samborombón Partido de la Costa
Esta zona se ha mantenido afortunadamente inalterable a través de los años y conserva en muchas partes el bosque mar ginal o costero en el cual se mezclan es pecies arbóreas correspondientes a zonas m...
Caza en circuito de Ventania Bahía Blanca
De los dos grandes macizos montañosos del sur de la provincia de Buenos Aires, se destaca por su altura y extensión el de Ventania, que alcanza casi los 2.000 m . y cubre buena parte de ese sector pro...
Circuito Encadenadas de Guaminí Carhue
Este circuito, que llamaremos de las Encadenadas de Guaminí, alcanzó su distancia real de Buenos Aires recién con la pavimentación de la ruta provincial 205, que actualmente une Saladillo con San Carl...
Cacería en la cercanias de Tandil Tandíl
En Tandilia, el sector correspondiente a la ciudad de Tandil es netamente cinegético. Las grandes extensiones dedicadas a la ganadería y la ausencia de grandes lagunas o lagos transforman la región en...
Caza y pesca cerca de Junín Junin
Llegamos hasta Junín, en el norte de la provincia, por la ruta nacional N ° 7 y luego conectamos con la RN 188 y allí buscamos para preparar el equipo de campamento.
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723