Turismo en Catamarca , Argentina
Buscar Informacíon
Información general del país
Belén
 
 Catamarca
 Belen
 Antofagasta de la Sierra
 Andalgalá 
 Santa María
 Tinogasta
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
Desde Belén hasta Antofagasta de la Sierra








































































 

Este es un espectacular y deslumbrante paseo, en donde el paisaje es enteramente inusual y vale la pena el esfuerzo.

Es un tramo de 260 km hasta Antofagasta de la Sierra por un buen camino consolidado. En el camino hay modestos hospedajes y hostería en Corral Quemado y Villavil. Lleve comida y cargue combustible en Hualfín.

Salga de Belén (km 0) por la RN 40 hasta El Eje (km 50), donde encontrará un parador de ómnibus y un pequeño almacén con venta de bebidas y pan casero. Allí, en la punta sur de la sierra de Hualfín, el camino se bifurca para rodearla: a la derecha, la RN 40 va a Hualfín ( 9 km ) y Santa María, rumbo a los valles Calchaquíes, Tucumán, Salta y Jujuy; a la izquierda, la RP 43 va a Puerta de Corral Quemado y Antofagasta de la Sierra. Tome esta última.

La primera localidad en el km 60 es un vallecito con pequeñas viñas, acacias y álamos, desde donde parte un camino consolidado de 12 km hasta villa de Corral Quemado .

La RP 43 gira hacia el norte, recorriendo un angosto valle entre las sierras áridas hasta Villavil ubicada en el km 75. Allí, el camino cruza el río (sin puente), que suele traer fuertes crecientes estivales. En el lugar hay un pequeño afluente termal y un modesto caserío con corrales, donde destaca un telúrico ranchón, construido a la manera ancestral, con piedras tomadas con barro.

Inmediatamente después se sube la cuesta de Indalecio Pachado , simpático nombre que, de acuerdo con la costumbre, es tomado de un conocido vecino a quien se da como referencia para ubicar el sitio. El camino va junto al río Villavil, que en esta cuesta tiene un salto de agua de 10 m de alto y luego se encauza en un pulido lecho natural de piedra. En la cima se abre la amplia perspectiva al bajo de El Bolsón .

El río Villavil discurre formando las verdes vegas de la estancia Barranca Larga, donde pastan mansamente mulas y ovejas. Sobre la ruta hay un muy buen comedor.

En el km 95 llegará a Los Nacimientos de San Antonio , al pie de la imponente Cuesta de Randolfo

 
Cuesta de Randolfo
 

En esta cuesta se asciende por un camino en impresionante zigzag hasta 4.800 metros , desde donde destacan espectaculares panoramas de la sierra del Cajón, al sur , y la sierra Laguna Blanca , así como el lejano horizonte a la distancia.

El descenso se realiza por cerradas curvas hacia una depresión árida, con blanquísima salina, que la ruta cruza en una larga recta en el km 130.

En el camino verá un cartel que indica «Reserva Natural de Vida Silvestre. Prohibida la Caza », que aquí comienza una reserva ecológica de vastos territorios que se extienden hasta las provincias de La Rioja y San Juan, para la preservación de flora y fauna autóctonas. En el lugar abundan las gráciles vicuñas, los patilargos suris (o ñandúes) -cuyo nombre en voz nativa significa «dios que corre»- y las parsimoniosas llamas, mansas y curiosas, que no vacilan en apartarse de sus manadas para inspeccionar al visitante.

Luego, la ruta describe una amplia curva, toma rumbo oeste y emprende una larga travesía de suave y sostenido ascenso por un paisaje homogéneo hacia la sierra Laguna Blanca, que termina en el cerro Galán , de 6.600 de metros, (volcán) que tiene el cráter más grande del mundo, de 40 km de diámetro.

En el km 140 se abre un camino a la derecha hacia la laguna Blanca, que es un espejo de agua alimentado por una cuenca endorreica, cuyo principal curso es el rio Rio . Aquí abundan teros, patos silvestres y flamencos en los pintorescos pajonales lacustres.

La ruta continúa el ascenso hasta Pasto Ventura, pampa a unos 4.000 metros , con extensos pastizales.

Luego desciende sinuosamente hasta fértiles vegas, donde pastan ovejas, burros y llamas domesticadas -adornadas con motas rojas en el pelaje-, para subir otra vez por una áspera y empinada cuesta hasta el portezuelo de Pasto Ventura (km 180). Verá una «apacheta», ofrendatorio de piedra a la Pachamama , que testimonia el arraigo del lugareño a sus tradiciones.

El paso abre el camino a la alta meseta altiplanica

 

Meseta altiplanica

 

Desde el portezuelo se divisa una meseta árida, volcánica y pedregosa, subdividida en ámbitos menores por cordones y depresiones. Al descender, la cuesta llegará a una planicie desértica de unos 15 km hasta alcanzar la siguiente serranía, al pie de la cual se encuentra en el km 195 El Peñón , que es un caserío de adobe en un pequeño oasis con una insospechada alameda.

Hay una lagunita de agua salada al oeste del camino, antes del pueblo.

Continuando el viaje aparece un nuevo panorama y es el extensísimo Valle de Carachipampa

 

Valle de Carachipampa

 

Este valle llega hacia Antofagasta de la Sierra , al norte. y se prolonga al sur por campos de piedra pómez hasta la cordillera de San Buenaventura, donde desciende por portezuelos hacia el valle del Abaucán. Desde épocas precolombinas, por este valle corría el camino del altiplano hacia los valles precordilleranos.

Durante la Colonia fue un camino de mulas para llevar sal y lana desde Antofagasta a Fiambalá o Tinogasta.

Aún hoy, los lugareños lo prefieren. Es un paisaje de suelos lisos, con la uniformidad gris del pedregal, donde emergen volcanes como negros cerros truncos. Hay casi una decena de ellos antes de llegar a la villa.

El Alumbreras, uno del par conocido como Los Negros de la Laguna , parece haber sido el más activo, con un impresionante torrente de lava petrificada que llega hasta el camino y forma escarpados murallones de hasta 10 m de altura.

Después de este hito natural, el camino se asoma en un pequeño balcón hacia un bajo con
laguna donde, seguramente en una repentina huida, verá remontar el vuelo de los flamencos, alborotando los totorales.

En el km 260 se cruza el río Punilla, que riega el altiplánico oasis de Antofagasta de la Sierra ( "casa del sol")

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723