Turismo en Argentina
Buscar
Información general del país
/a>
 
   La Boca
   San Telmo
   Monserrat
   San Nicolás
   Retiro 
   Recoleta
   Balvanera
   Puerto Madero
   Palermo
   Belgrano
   Flores
   Mataderos
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
La Diagonal norte
Vista del perfil de la diagonal norte

 

 

Vista aereal de Diagonal norte

 

 

La equitativa del Plata

 

 

Banco de Boston

 

 

Edificio Bencich

 

 

Edificio Shell

 

 

Edificio YPF

 

 

El obelisco

 

 

 
Es un recorrido por esta avenida que comienza en Av. de Mayo hasta la Av. 9 de Julio.
En este recorrido vera el área comercial de principios del siglo XX.
 
Esta avenida que quedó abierta en la década del 20. Enlaza una época donde se desarrolla el uso del hormigón armado con la construcción de grandes edificios. Período éste de consolidación de grandes empresas, de euforia comercial y estabilidad económica. El perfil de la Diagonal está armado con grandes construcciones, sedes centrales de grandes firmas financieras a industriales del momento, con una altura uniforme de 10 pisos y una gran cornisa que los unifica. Representan una imagen de fuerza y solidez.

Desde la Plaza, la Diagonal abre una larga perspectiva con el Obelisco de Buenos Aires como tema de fondo.

En la primera esquina de la avenida y la calle San Martín surge la elegante figura del antiguo edificio del Ex Banco Argentino Uruguayo.

A la altura del 543, y contiguo al anterior, aparece un magnífico edificio, caracterizado por un frente estructurado por altas columnas de 20 metros de altura que, en el ámbito horizontal de la avenida obtiene un carácter vertical único y logrado. Su autor fue el arquitecto Arturo Prins y la construcción data del año 1926

Así se llega a la esquina de Diagonal con Florida, que muestra un entorno de 5 Esquinas y 5 cúpulas cada una con una particular conformación; todas se recortan contra el cielo o alguna fachada de edifico vecino. Pareciendo a veces olvidadas, coronan muchos edificios de Buenos Aires, creando hermosos espacios, tan atractivos que una vez descubiertos no dejan de buscarse.

Sobre la acera sudoeste puede verse el edificio de La Equitativa del Plata.

Cruzando la calle peatonal Florida a la mano derecha, encuentra el Bank of Boston.

Cruzando la calle peatonal Florida a la mano derecha, un edificio enfrentado al Bank of Boston marca el corolario de una de las esquinas mas destacadas y bellas de Buenos Aires, frente al mismo monumento a Saenz Peña. Nos referimos a Edificio Bencich Hnos.

Entre ambos, el diseño moderno se hace presente en el puesto de Información Turística Municipal sobre la calle Florida.

Cruzando la Diagonal, en la acera sudeste , puede verse el edificio del Banco de Boston. El mismo Le Monnier tiene otra obra en su vereda contraria de Diagonal Norte, llamada Edificio Miguel Bencich, a la altura del 614 / 16.

Pasando a la altura del 700, podemos ver a la mano izquierda, sobre la misma mano el edificio muy llamativo del ex Banco di Nápoli.

Con otra línea formal pero con el mismo criterios de una nueva arquitectura emblemática, encontramos en la esquina de la diagonal y Presidente Perón el edificio Shell Max .

Justamente delante de este edificio, y como producto de un espacio residual en el cruce de dos calle ortogonales (Esmeralda y Presidente Perón) y la Diagonal Norte, aparece una muy pequeña Plazoleta y Monumento a Lisandro de la Torre.

En la vereda enfrentada a la del edificio Shell Max y la estatua de Lisandro de la Torre, encontramos a la altura de Diagonal Norte 725, una fachada de un claro orden académico que pertenece a un hotel tradicional de Buenos Aires, el Continental.

Unas cuadras mas adelante, y en la misma mano que el Continental, aparece un edificio que es un exponente característico de la arquitectura monumentalista del Estado argentino de las décadas del ´40 y ´50: las oficinas del edificio YPF.

Muy llamativo es, unas cuadras mas adelante, la presencia de un nuevo edificio que podríamos definirlo como "high tech". Se encuentra en las intersecciones de la Diagonal Norte, Sarmiento y Suipacha, con un frente sobre la Avenida que respeta escrupulosamente la línea de cornisamientos del décimo piso. Es llamativo el desarrollo de la fachada y su coronamiento, en una composición volumétrica que "hace referencia" a los remates de antiguos edificios terminados en magníficas cúpulas. Esa referencia es mucho mas que evidente y el resultado ha sido muy logrado pues su perfil no contrasta violentamente con el de su entorno.

En la vereda contraria, desemboca una callecita llamada Carabelas, de menos de 200 metros de extensión y que pasa por detrás del conocido Mercado del Plata, monumental edificio moderno que pertenece al gobierno de la ciudad, donde años atrás era posible encontrar algunos bares, reductos de bohemios y tangueros. Lamentablemente, otro de los sitios de Buenos Aires peridos para siempre. Por fin, a la altura de Diagonal Norte al 1000, nos encontramos con la intersección de la tradicional avenida Corrientes y la avenida 9 de Julio, la arteria vehicular inmensa, producto de un ensanche realizado en la década del ´30 al que se le acompañó con una construcción que hoy identificamos los porteños como el emblema de la ciudad: el Obelisco.

 
El obelisco
 

Esta construcción de 67 m de altura; es la imagen que caracteriza a Buenos Aires desde hace algunas décadas. Conmemora varios acontecimientos históricos de la ciudad: el IV Centenario de la Fundación por Pedro de Mendoza , el lugar donde fue izada por primera vez la Bandera Nacional , la proclamación de la ciudad como Capital Federal y la II Fundación por Juan de Garay . Construido por iniciativa del Intendente de Vedia y Mitre, fue iniciado en marzo de 1936 e inaugurado en mayo del mismo año. Es una estructura de hormigón armado, cuyo interior es hueco, con una escalera que lleva a las ventanillas superiores.  

Es una obra del arquitecto Alberto Prebisch , uno de los padres de la arquitectura modernista Argentina, este monumento se levantó con una doble finalidad: una, llenar con algún elemento de tipo escultórico el enorme vacío producido por el ensanche generado con la apertura de la avenida 9 de Julio y la otrora angosta calle Corrientes (hoy avenida...) y, por otro lado, elevar un monumento conmemorativo del cuarto centenario de la fundación de Buenos Aires. Sus sesenta y siete metros y medio de altura fueron, en su momento, ejemplo del dominio de una técnica de construcción de gran rapidez, siendo erigido en solo 60 días.

Pocos años después de su finalización, el entonces Consejo Deliberante decretó su destrucción con 23 votos a favor con 3 en contra. Sin embargo, nunca se llegó a tal extrema decisión, quedando para siempre en este punto de Buenos Aires tan caro a los sentimientos populares pues, en sus alrededores, suelen reunirse los simpatizantes de futbol de algún club porteño devenido en ganador del campeonato oficial, los triunfos de la selección de ese deporte, las grandes concentraciones o marchas de protesta políticas, alguna misa multitudinaria celebrada oportunamente por el papa Juan Pablo II o, para regocijo de transeúntes o turistas, una exhibición de ballet clásico con Julio Boca o Maximiliano Guerra.