Aeroparque Jorge Newbery
 
 

En este aeropuerto confluyen todos los vuelos de cabotaje que llegan a Buenos Aires, incluidos los de países limítrofes. Con su nombre se honra la memoria del famoso ingeniero y precursor de la aviación argentina, muerto trágicamente en 1914 al intentar el cruce de los Andes en globo. Es el aeropuerto con mayor movimiento en Argentina y no existe otra gran urbe en el mundo que posea una tan importante terminal aérea tan cerca de la ciudad, lo que brinda gran rapidez al trasbordo de pasajeros.

Por una política de cobertura de vuelos, la mayoría de los aviones pernoctan en Buenos Aires y despegan en vuelos de cabotaje entre las 7 y 8 h. A esa hora, decenas de aviones están alineados en las plataformas de embarque y los despegues se suceden cada pocos minutos. Miles de pasajeros, cientos de taxis, maletas y acómpañantes hacen de la terminal un torbellino de actividad a temprana hora. Durante el resto del día aviones van y vuelven de las provincias y, al anochecer, el hermoso espectáculo de los aviones que vuelven uno tras otro, iluminando el cielo con sus luces de señales.

Hay 2 confiterías en el y puede accederse a las terrazas sobre los espigones de embarque, desde donde se aprecia el detalle el desplazamiento de los aviones. Hay también una amplia confítería con vista.