Turismo en Argentina
Buscar
Información general del país
 
   La Boca
   San Telmo
   Monserrat
   San Nicolás
   Retiro 
   Recoleta
   Balvanera
   Puerto Madero
   Palermo
   Belgrano
   Flores
   Mataderos
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
 
Historia de Mataderos
 

 

 
El tradicional Mataderos es un barrio bastante extendido y muy poblado, que se destaca, aún hoy, por ser una mezcla de ciudad y campo. Todavía hoy, el que quiera ver una genuina payada en Buenos Aires podrá hacerlo aquí, donde esta tradición se mantiene viva como en ningún otro barrio porteño.

En otro orden, y en términos de movilización popular, Mataderos ocupó un lugar preponderante en momentos muy agitados de la historia política argentina, ya que dirigentes de establecimientos industriales de la zona poseían un gran poder de convocatoria. En la actualidad conserva ese perfil de barrio industrial, con un intenso tránsito de grandes camiones; al mismo tiempo, en su extensa superficie se encuentran muchas casas de clase media de una sola planta, a veces entremezcladas con galpones y depósitos fabriles.

Zona de quintas y de escasa población, verdaderamente más cerca del campo que de la ciudad, en el siglo pasado el barrio se conocía como "Nueva Chicago" (de allí el nombre del tradicional equipo de fútbol, y club social deportivo del barrio), pero después del traslado a esa zona de los corrales y mataderos que se encontraban, hasta 1901, en lo que hoy conocemos como Parque de los Patricios, su nombre cambió por el actual de "Mataderos" y su fisonomía se alteró notablemente sin perder por ello su condición de punto de encuentro con el campo.

Durante la década del ´60 e inclusive parte de los ´70 era un lugar de encuentro de payadores y gracias a su gran sentido comunitario, este barrio marcó un hito en la historia de la Capital Federal, ya que fue un símbolo de tradición y de fuente de trabajo en especial para las clases mas necesitadas.