Turismo aventura en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Río Grande - Tierra del Fuego
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Cabalgando en el fin del mundo
 
 
 

 

Una alternativa turística que se impone -el alojar y convivir con la impronta visionaria de los primeros pobladores- resulta el mejor apelativo para recomendarte visitar dos estancias de la región en las cuales el placer y el asombro están garantizados.

 

A 120 kilómetros de Río Grande, el histórico casco de la estancia Cabo San Pablo, junto con una vivienda de huéspedes con capacidad para seis personas, se constituyen en la base de una propuesta contundente: alejarte del mundo dejándote envolver por el absoluto y emblemático silencio austral.
Un detalle: en la casa no se permite fumar. Un consejo: armarse de paciencia o dejarse crecer las uñas. La convivencia y el aire austral agradecidos.
Al final de todos los caminos posibles, la estancia San Pablo te ofrece escaparte todo un día hasta los campos de veranada de Boquerón, pegaditos a las aguas del imponente lago Fagnano (el sexto más grande de Sudamérica), ideales para la pesca deportiva, y repleto de albatros, petreles y cauquenes.
El área es inaccesible de mayo a octubre, por eso los animales son llevados a pastorear en verano, pero apenas el riguroso clima se bate en retirada, los acantilados de Cabo San Pablo son el punto de partida para emprender una visita imperdible a los bosques de Boquerón, en cercanías del Parque Nacional Tierra del Fuego.
Las playas de canto rodado, bañadas por el agua entre azul y verdosa del lago, y el silencio empujado al abismo por el viento del oeste, te acompañarán en la senda.

Una casa sencilla, de típica arquitectura fueguina de chapa y madera coloreada, será el refugio ideal para planificar una salida a caballo o un trekking por los alrededores.
Los ocres y la soledad tallada a fuerza de pioneros, te hablarán de naufragios, el dañino accionar de los castores y la permanente adversidad de los confines del mundo en una geografía que no es para cualquiera.

El regreso será envuelto en el aroma crepitante de un corderito patagónico al asador, ideal para volver a conectarse con los placeres terrenales después de la ensoñación producida por el abrumador paisaje circundante.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723