Turismo en Argentina
 
Buscar
Información general del país
   Mar del Plata
   Miramar
   Necochea
   Partido de la Costa
   Pinamar 
   Villa Gesell
   Reta
   Orense
   Claromeco
   Monte Hermoso
   Centros Termales
   Bahía Blanca
   Sierra de la Ventana
   Gral. Madariaga
   Balcarce
   Junin
   Tandil
 
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jjesuitas
   Parques Nacionales
 
Población y Cultura

 

 

 

 

Dibujo de Martín Fierro por J.C.. Castagnino

 

 

 

 
 
Población Actual
La provincia de Buenos es la provincia más poblada de Argentina y la que muestra los más altos grados de crecimiento poblacional por ser el centro urbano industrial más importante. Posee según el censo del año 13.181.677 habitantes, de los cuales casi 8.000.000 viven en el Gran Buenos Aires. El Gran Buenos Aires está formado por 22 partidos que poseen más del 24 % de la población total del país. En el resto de la provincia vive aproximadamente el 14% de la población total de Argentina. El Índice de Analfabetismo es uno de los más bajos a nivel nacional, alcanzando el 2,4%.
Antiguos Pobladores
Los restos fósiles hallados en varios yacimientos arqueológicos poseen 11.000 años de antigüedad. Se descubrieron además de restos humanos, herramientas, huesos de animales de gran tamaño y objetos pertenecientes a esa era. Los pobladores de este tiempo derivarían de los hombres que llegaron a América desde Asia por el estrecho de Bering. Se hallaron además restos de venados de las pampas, megaterio, animal que pesaba hasta cinco toneladas y guanaco entre otros. Los principales yacimientos arqueológicos de la provincia de Buenos Aires se encuentran ubicados en Arroyo Seco (Tres Arroyos), Cerro La China y Cerro El Sombrero (Lobería), Cueva Tixi (General Pueyrredón), Monte Hermoso, La Moderna (Azul), Fortín Necochea (Lamadrid), Paso Otero (Necochea), La Toma (Coronel Pringles), Laguna de Puan (Puan), y Los Chilenos (Tornquist).

 

La literatura bonaerense
La riqueza establecida en el arte de la literatura, fue compuesta por poetas, novelistas, ensayistas y dramaturgos entre otros. Los payadores anónimos dieron origen a coplas vivas en por ejemplo la obra de "Allá lejos y hace tiempo" de Guillermo Hudson. El Martín Fierro de José Hernández, es una de las piezas literarias más importantes del país. Hacia el año 1915 la cantidad de ejemplares editados sumaban los cien mil. Otros escritores destacados son Ricardo Gutiérrez, oriundo de Arrecifes, Roberto Payró autor de El casamiento de Laucha, nacido en Mercedes. Don Segundo Sombra de Ricardo Güiraldes, el Romancero del Río de la Plata de Luis Cané o La Bahía del silencio de Eduardo Mallea, enriquecen la cultura de la provincia y de Argentina toda.
La música
El instrumento que se destaca entre todos los demás es la guitarra. Compañera desde tiempo pasados del gaucho, supo ganar el protagonismo del que siempre gozó hasta la actualidad. Estilos como la milonga y el triste son ritmos característicos de la nostalgia propia de los pueblos bonaerenses. La milonga integrada luego al tango, fue interpretada por grandes cantores del dos por cuatro.
El gaucho y el folclore
Anteriormente a la colonización agraria de 1855, la figura representativa de la Argentina era el gaucho, aparecido durante las invasiones inglesas. Recorredor de las pampas, acompañado de su caballo y en ocasiones de su amiga la guitarra, este hombre, formó su personalidad con la libertad que solo la región pampeana puede otorgar, la naturaleza, su música y la soledad. Creador de los tristes, las milongas y las tonadas, así como partícipe obligado en las danzas del Gato, el escondido, la Chacarera, la huella y la Zamba conjuntamente con el Malambo. El folclore devino del conjunto de elementos que se impregnaron en la cultura de estos tiempos. Más tarde, muy cerca de la actualidad, se mostró su esplendor en el Festival Nacional de Folclore de Cosquín en 1961, desde entonces, y cada año, muchos son los grupos y solistas que muestran sus dotes folclóricas.

Costumbres Populares: El mate

Además de una infusión realizada a base de yerba mate, y sorbida por bombilla, el mate es un símbolo de hospitalidad, amistad y generosidad. Se pueden tomar dulces o amargos, solo o acompañado, preferentemente por amigos. La yerba mate trata de hojas secas y molidas, se la coloca dentro de un recipiente hueco de madera, metal o calabaza. Luego se introduce una bombilla y se echa agua hasta el tope del recipiente. Se sorbe por la bombilla. Se lo bebe hasta el final y luego se lo pasa al cebador para que continúe la ronda, llenando nuevamente el mate con agua y dándosela a otro integrante del grupo.
Personajes bonaerenses
Florencio Molinas Campos
Nació el 21 de agosto de 1891, durante su infancia vivió en los pagos del Tuyú y en la estancia La Matilde en Chajarí, provincia de Entre Ríos. Allí vivió hasta la muerte de su padre en 1907. Antes de cumplir los treinta años se casó con María Hortensia Palacios Avellaneda, con quien tuvo a su única hija Hortensia María "Pelusa". Trabajó en la venta de hacienda, y deambuló con sus pinturas buscando la ocasión para exhibirlas, hecho que se produjo en 1926, cuando pudo exponer su obra en la Sociedad Rural. Su nombre quedaría ligado por siempre al paisaje pampeano, a la figura del gaucho, a quien retrató con precisión humorística no falta de afecto. Célebres fueron los almanaques que contuvieron sus pinturas, los que realizó entre 1931 y 1934, y de 1940 a 1945 por encargo de la Fábrica Argentina de Alpargatas. En 1937 se casó en segundas nupcias con María Elvira Ponce Aguirre, "Elvirita" y luego de ganar una beca de la Comisión Nacional de Cultura, Molina Campos viajó a Estados Unidos donde logró un éxito resonante. Expuso en el English Book de Nueva York y más tarde en la Galería Sudamericana de dicha ciudad. A partir de 1942 asesoró a Walt Disney, y dos años después diseñó los almanaques de la empresa Minneapolis Moline. En el año 1953, regresó a la Argentina, viviendo en la localidad de Moreno, en la provincia de Buenos Aires. Con sus manos construyó su casa y una escuelita para los niños de la zona, a quienes el pintor y su mujer enseñaban y alimentaban con sus propios recursos. Ampliada y trasladada, la escuelita sobrevive con el nombre de Florencio Molina Campos, a la entrada del barrio Cascallares. Allí mismo en Moreno, en la esquina Güemes y Victoria se inauguró en 1979 el Museo del pintor, donde Pelusa, su hija cuida del material perteneciente al pintor.
José Hernández. (Laguna de los Padres)
En el casco original de la estancia reconstruida de José Hernández funciona un Museo que guarda con recelo reliquias del pasado. Cartas de San Martín, Rosas y Magallanes se encuentran entre sus pertenencias, cuando la pampa era escenario principal en la historia del país. Se agregan a los objetos una colección de mates, espuelas, enseres y carruajes utilizados por los gauchos de la zona en el tiempo de las peleas con los malones. La frontera argentina llegaba hasta este límite, posteriormente con la campaña al desierto impulsada por el General Roca, se establecerían nuevos límites. De esta historia, deja huella José Hernández en el Martín Fierro, una de las máximas obras de literatura argentina, traducida actualmente a 40 idiomas. En este mismo predio, se celebró la primera misa en español de la Argentina. Fue un 8 de noviembre de 1965, unas horas después de que el Concilio Vaticano II dejaba para la historia el oficio de las misas en latín. La historia de la vieja estancia donde hoy funciona el Museo, se remonta a 1746, cuando en medio de los ataques de los indios pampas y tehuelches, los padres franciscanos Falkner y Cardiel levantaron la Reducción de la Virgen del Pilar. Cien años más tarde, los hermanos Martínez Castro fundaron la estancia Laguna de los Padres, que llegó a extenderse hasta el territorio que Magallanes había llamado Tierra de los Humos y más tarde Arenas Gordas, las mismas tierras donde actualmente se levanta la pujante ciudad de Mar del Plata. A mediados de 1800, se instaló en esta estancia José Hernández, hasta que en 1856, José Cohelo de Meyrelles fundó un saladero a orillas del mar, en el paraje conocido como Punta Iglesia. Alrededor de ese saladero se establecieron pobladores, y en 1874 Patricio Peralta Ramos fundó la ciudad de Mar del Plata que se ha convertido en el principal atractivo turístico en la costa atlántica. Bajo el museo se encuentra la estructura original de la Reducción del Pilar y la misión jesuítica, cuyos restos arqueológicos están siendo hallados. Pipas holandesas, botellas de ginebras y otras bebidas llegadas de Inglaterra, restos de ovinos que marcan las costumbres de los hombres de campo de aquella época se suman a los restos hallados.
El juego de la Taba

La taba es el hueso del tarso que en anatomía se llama astrágalo, es el hueso de las extremidades posteriores de los bueyes o toros, conocido como garrón. La taba tiene cuatro caras, la mayor denominada carne o suerte, la menor llamada culo y las dos laterales, hoyo y tripa. Existen, según su peso las tabas livianas de 250 a 300 gramos y las pesadas de 350 gramos en adelante. Las tabas que se utilizan en el juego se encuentran calzadas, significa que se realizó un trabajo artesanal al hueso con apliques de metal que le dan mayor peso y además permiten la clavada. Estos apliques se hacen en las dos caras planas, el metal más o menos precioso como cobre, bronce e incluso oro para la suerte y de hierro o acero para el denominado culo. Las tabas pueden dejarse secar hasta eliminar todo vestigio de carne, luego se la hierve en grasa dejando la cara de la suerte seca.

 
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723