Turismo aventura en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Rosario - Santa Fé
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Paseando en Kayak por el Paraná

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En kayak por el alto delta del río Paraná nos dejamos seducir por el paisaje de las islas ubicadas frente a la ciudad. Conocimos un ecosistema con una biodiversidad única en el país, que casi no sufrió modificaciones por la acción del hombre.

 

El Paraná, uno de los ríos más caudalosos y extensos del mundo, tiene la particularidad de correr encajonado entre las altas barrancas que lo circundan. Al norte de Rosario, aguas arriba, el río comienza a abrirse en un delta, alcanzando un ancho de hasta cincuenta kilómetros frente a la ciudad.

Esta característica del río hace que sobre sus márgenes se encuentren centenares de islas que permiten disfrutar de amplias playas de arena fina, brindando un escenario natural único para la contemplación o el descanso, a la vez que se puede practicar deportes náuticos por los canales que se forman.

Bajo esta indiscutida premisa decidimos conocer el río desde "adentro" y por ello contratamos los servicios de un operador turístico especializado, que prometía mostrarnos en una tranquila y entretenida excursión en kayak, los encantos de las islas ubicadas frente a la ciudad

Desde el centro de la ciudad nos trasladamos hasta el local comercial que posee el operador turístico, c omo el contacto lo habíamos realizado por vía telefónica, ya nos estaban esperando, allí fuimos provistos de ropa de neoprene, cubre copy, bolsas estancas, bolsas de compresión, chalecos salvavidas, más los remos y el kayak, por supuesto.
Nos trasladamos hasta la guardería ubicada a dos cuadras de allí, buscamos unos carros para trasladar de un modo más cómodo el equipamiento y fuimos derechito al río, más precisamente a la zona de Costa Norte.

Como ya teníamos experiencia previa, una corta clínica de treinta minutos fue suficiente para recordar cómo subir al kayak, tomar los remos y realizar los movimientos básicos para avanzar, doblar o retroceder. En instantes estábamos listos para comenzar la travesía.

Para realizar esta actividad lo fundamental es la conducta. Poseer un buen poder de reacción frente a algún peligro, más allá de que tomemos todos los recaudos para evitar cualquier posible accidente. Básicamente se enseña a no entrar en pánico frente a una dificultad, y así disfrutar al máximo de la experiencia" -comentó el guía , mientras poníamos los kayaks en las marrones aguas del Paraná.

Luego de verificar que todo el equipo estuviera como correspondía, comenzamos la travesía costeando el río hacia arriba, hasta unos doscientos metros antes del puente Rosario-Victoria.

Realizamos el cruce del río por la zona boyada, cerca del puente que une a las provincias de Santa Fe y Entre Ríos. Esa zona es la más angosta por donde transitan los barcos de gran calado, de esta manera disminuimos considerablemente los riesgos de chocar con alguno.

Al otro lado, nos recibió la Isla Verde, donde hicimos una parada técnica y de descanso, mientras verificamos que todo estuviera en perfectas condiciones. "Lo mejor está por venir" -nos adelantó nuestra joven y simpática guía.

Continuamos remando río arriba, y luego de hacer "la curva" todo se transformó en contemplación. Entramos por el Paraná viejo, dejando atrás el puente Rosario-Victoria.

Pudimos apreciar las maravillas que el Paraná despliega en su delta. Islas, canales, riachuelos y lagunas albergan una gran riqueza animal y vegetal. El humedal del alto delta -formado por el arrastre de sedimentos del río- constituye un ecosistema de biodiversidad única en el país, que casi no ha sufrido modificaciones por la acción del hombre.

El paisaje que íbamos conociendo era de islas planas, surcadas por madrejones, lagunas, albardones y médanos, dispuestos en un sentido paralelo a los grandes cursos de agua.

Un verde brillante, proveniente de bosques de sauces y alisos, cautivaba nuestros sentidos. "Entre la fauna que habita esta zona es posible encontrar coipos, lobitos de río y carpinchos, junto a una gran variedad de aves típicas del ambiente isleño. Entre los peces de estas aguas se destacan los sábalos, surubíes, armados, patíes, dorados, bogas y los sabrosos pacúes."

Luego de un buen tramo, unos quinientos metros aproximadamente, descendimos de los kayaks en El Sitio, un lugar muy particular, así denominado por aquellos que recurrentemente realizan esta actividad.

El guia no dudó en juntar unas ramas de sauce, prender un fueguito y de este modo poner el agua para disfrutar de unos exquisitos y reparadores mates. Entre cebada y cebada, contemplamos el paisaje y observamos las lanchas pesqueras deslizarse por el canal.

Nuestra guía nos comentó que unos metros más al sur, sobre el Paraná viejo, es posible internarse por riachos y arroyos y encontrar parajes excepcionales como el Charigüé. Lugar que nos incitó a conocer, por lo que decidimos regresar con esa excusa en otro momento.

Relajados, disfrutamos el contacto con la naturaleza y el incomparable silencio de la región. Luego de apagar bien el fuego, emprendimos el retorno. Unos amenazantes nubarrones adelantaron nuestro regreso a la ciudad. Como la vuelta era río abajo, no nos costó demasiado llegar al punto de partida. Sumamente agradecidos por la aventura vivida, nos despedimos de Marcela, hasta una nueva oportunidad.

Solitarios, nos quedamos en la playa frente al ancho Paraná. De pronto, unas frías gotas comenzaron a mojar nuestro cuerpo. Una llovizna que en minutos se transformó en lluvia nos empapó por completo. Sonrientes y sin preocupaciones permanecimos callados, mirando las islas ubicadas frente a la ciudad.
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723
Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723