Turismo aventura en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Tigre - Buenos Aires
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Una travesía en canoa por el Tigre

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Remo en mano, es fácil sentirse un ona . Un grupo de amigos fabrica artesanalmente estas embarcaciones primitivas y los paseos se hacen por arroyos poco frecuentados
 

Selknam significa ona en la lengua ona, estos indígenas fueron remeros avezados y de ahí tomó el nombre un grupo de amigos que hace unos años decidió remar en los ríos y canales en su propia embarcación.

Dos estudiantes de antropología y un ebanista y luthier se encerraron en un taller y de allí salieron las primeras canoas canadienses con las que quisieron emular en sus hazañas a los aborígenes que vivían de la pesca y el cultivo del maíz antes de la colonización.

Lucas , Ricardo y Walter encontraron, además de una veta creativa, una buena manera para poder mostrarle al turista los secretos más poderosos de este Delta que aseguran haber remado de punta a punta, pero que cada día los sorprende con algo nuevo.

 
Comenzamos la travesía
 

Selknam ofrece sus salidas por ríos y arroyos prácticamente inaccesibles, en canoas de hasta 6 personas que son la envidia de cuanto isleño se cruce en el camino.

El punto de partida es una rampa al lado del Club Hispano, en el extremo opuesto a la Estación Fluvial Delta de Tigre.

Antes de salir, los guías enseñan a empuñar el remo y cómo usarlo. "No es cuestión de fuerza, porque el remo es para todo el mundo, sino más bien de acompañar y coordinar la remada con el resto de los integrantes de la canoa", explica Ricardo antes de empezar la travesía.

Igualmente, y en voz baja como para que no escuchen, después de dos horas de remo más de uno tendrá que pedir dos brazos de repuesto. La sensación de navegar en canoa es especial, casi primitiva.

El silencio de la naturaleza lo envuelve todo. Una experiencia única, que a lo largo de la travesía se irá haciendo cada vez más imperdible.

Casuarinas, ceibos, sauces, anacahuitas, acacias, cipreses, ecualiptos, álamos, fresnos y robles custodian los ríos desde el albardón y esconden antiguas casas de techos acanalados construidas sobre palafitas.

El Fulminante, Viejo Gambado, Rompa y Abra Vieja ofrecen sus aguas para remarlas mientras la luna comienza a asomarse por detrás de la línea del horizonte.

Las canoas canadienses y su propuesta de turismo ecológico son una buena noticia, un descubrimiento para los que conocen el Delta y una experiencia inolvidable para los que decidan, por primera vez, surcar las aguas de estos ríos y soltar ámarras a la imaginación.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003- Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723