Turismo aventura en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Jujuy - Jujuy
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Travesía en 4 x4 a Tiraxi

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un extraño escenario, a sólo 37 km de la capital provincia, San Salvador de Jujuy por un camino de montaña ideal para turismo aventura.
Vamos a Tiraxi, la comarca que los pobladores de Jujuy han rodeado de cierto aire de misterio. Es una tierra de gauchos, pinares y espectaculares paisajes primitivos.

A Tiraxi se accede por la Ruta Nacional 9, pavimentada, y luego por un camino de ripio. Es un paraje con quebradas y cursos de agua.

Cruzando el río Grande, un farallón de tierra rojiza y grandes cantos azules nos hablan de una tremenda crecida del último verano. Por un sendero bordeado de pedrones multicolores, comenzamos a ascender en busca del paraje.

A nuestro paso, la primera corriente cristalina de un río acusa, con enormes rocas en su cauce, que la naturaleza mostró toda su furia y aterradora belleza no mucho tiempo atrás.

Entre curvas y contracurvas, el angosto camino de herradura va ascendiendo hasta las cumbres cercanas, mientras precipicios vertiginosos alertan al conductor sobre cualquier error.

Hacia el este, murallones de piedra definen gargantas cubiertas de pinares, donde la luz del Sol, que ahora corre hacia el poniente, ilumina grietas gigantescas y sombrías donde torrentes de agua transparente saltan de piedra en piedra, salpicando de espuma las márgenes difusas y los pinares aportan ya sus oscuros matices.

Nuestra camioneta sigue subiendo y en algunos tramos atravesamos, apenas, cornisas suspendidas entre los cerros, continuando la angosta senda que hace de camino, mientras a nuestro alrededor moles montañosas comienzan a aparecer a cada vuelta de nuestro recorrido.

Los helechos y pajonales tapizan las laderas, no sin dejar ver hondísimas grietas donde la ausencia de vegetación hace apreciar los estratos de tiempos remotos y las formaciones minerales muestran posiciones caprichosas que nos hablan de cataclismos, fracturas y hundimientos que cubrieron piadosamente las coníferas y embellecieron lianas y los siempre verdes ''ichus" con sus largas melenas.

Continuamos el camino que se parece mucho a una espiral de ascenso, mientras tanto el paisaje de los primeros tramos comienza a cambiar y como por arte de magia, las oscuras gargantas y los precipicios se aprecian menos. Al cruzar uno de los tantos ríos que riegan este paraje, van encontrando lugar las más verdes praderas, que se extienden hacia todos los puntos del horizonte, interrumpidas solamente por afloraciones también de un verde aterciopelado, donde el ganado semeja pequeños puntitos en la enormidad de las praderas bordeadas por cerros.

La piedra ha desaparecido dejando a la vista solamente la hierba alta y perfumada de las Yungas. Alcanzando el nivel de lo que serían las cumbres más bajas, un triste y exótico ciprés nos anuncia que hemos llegado al campo santo, donde tumbas antiguas anticipan que estamos por fin en la misteriosa, enigmática y bella de Tiraxi.

 
Tiraxi
 

A lo lejos divisamos unas pocas casitas, una de ellas la iglesia del lugar y la escuela. Cruzando el corto trecho del puente sobre el río claro y correntoso, dirigimos nuestros pasos hacia la cascada (por el invierno, disminuida en caudal y fuerza) contemplando el chorro que desciende desde vaya a saber qué fuentes y se echa en el río.

Debido a la constante erosión, cavó un puente natural; el desnivel del terreno lo convierte en saltos y caídas de espectacular belleza.

Sorprenden la soledad y silencio del lugar, La hacienda y los materiales acopiados para reparar el acceso hablan de residentes y vecinos, pero no están a la vista y mientras el sol sigue inexorable su marcha hacia el poniente retomamos la senda, continuamos bajando y apreciamos desde otro ángulo, y con otra luz, toda la espectacularidad del paisaje.

Quedamos singularmente impresionados y nos sentimos protagonistas de una aventura turística maravillosa.

Viajoporargentina - Información turística sobre la República Argentina
© 2003-2006 Prohibida su reproducción total o parcial. Derechos de Autor 527292 Ley 11723