Turismo aventura en Argentina
Buscar en el sitio
Información general del país
Pinamar - Buenos Aires
Como llegar al lugar
Donde dormir en el lugar
Donde comer en el lugar
Servicios turísticos
Otros servicios
   4 x 4
   Actividades Aereas
   Actividades Náuticas
   Cabalgatas
   Caminatas 
   Caza
   Pesca
   Montañismo
   Mountain Bike
   Parapente
   Rafting
   Sauna-Spa
   Trekking
 
   Capital Federal
   Buenos Aires
   Córdoba
   Santa Fé
   San Luis 
   Santiago del Estero
   Mendoza
   San Juan
   La Rioja
   Entre Ríos
   Corrientes
   Misiones
   Formosa
   Chaco
   Jujuy
   Salta
   Catamarca
   Tucumán
   La Pampa
   Chubut
   Neuquén
   Río Negro
   Santa Cruz
   Tierra del Fuego
 
   Campos de Golf
   Pistas de Esquí
   Vinos Argentinos
   Tursimo Rural
   El Tango  
   Trenes Turísticos
   Edificios Jesuitas
   Parques Nacionales
 
Cuatriciclos en Pinamar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Durante el verano pinamarense, además de disfrutar de sus playas, de la gastronomía y de su movida nocturna, se pueden realizar exclusivas salidas en cuatriciclo que dejan extasiados y atónitos a quienes deseen este tipo de aventura

Quedamos súper enganchados con el paseo en cuatriciclo que realizamos por los médanos de Villa Gesell, y por eso no quisimos perder la oportunidad de repetir la experiencia cuando hicimos base en Pinamar.

Para concretar nuestros deseos nos pusimos en contacto con una empresa, que opera en la región con exclusivísimos cuatriciclos de todas las cilindradas, para que grandes y chicos puedan disfrutar de las excursiones que brindan.

En el local comercial fuimos provistos de four trax de 90, 200, 250 y 300 c.c. Luego de una pequeña charla de seguridad y de diagramar el circuito que haríamos -que prometía dunas gigantescas, playas extensas y tranquilas, y un frondoso bosque de pinos-, partimos con los "cuatro" por la Av. Enrique Shaw con dirección norte, rumbo al límite de la localidad balnearia.

En fila india, y prestando especial atención al tráfico vehicular, nos fuimos alejando de la civilización. Pasamos frente a la antigua terminal de ómnibus, luego por la entrada de la nueva cancha de golf, hasta que se terminó el asfalto.

Una tranquila calle de arena con tupidos árboles que parecían abrazarse en lo alto de sus copas, nos dio la bienvenida. Tras pasar frente a la Capilla Santa Teresa del Niño Jesús, consagrada el 12 de enero de 2002, y a la enigmática casa Capotesta, construida en la cresta de una duna muy cerca del mar, entramos de lleno en las extensas playas de Pinamar norte.

Llegar a esta región es una sensación única. El desértico paisaje que nos circunda, las frías aguas del Atlántico, con sus blancas espumas fabricadas con el romper de las olas y su ininterrumpido sonido, se funden en una hermosa impresión que nos sedujo desde el primer momento.

Casi sin pensarlo, cargamos las revoluciones del cuatriciclo y nos dejamos llevar por la velocidad que hacía rato quería imponerse. Nuestro siguiente objetivo sería trepar las inmensas dunas que, desafiantes, parecían llamarnos para que las conquistáramos.

E ntre múltiples zigzags por las rutas imaginarias, fuimos ganando terreno. Emocionantes subidas y bajadas se apoderaron del momento, hasta llegar a lo alto de una duna que nos permitió registrar todo nuestro derredor. Atrás, un perenne y silencioso bosque de pinos, acacias, aromos y eucaliptos, se extiende por doquier. En los laterales, amarillas e interminables arenas conforman uno de los sitios más bellos de la costa. A nuestro frente, un bravío e índigo mar nos regala una postal que aún hoy, escribiendo esta nota, conservamos en nuestra retina.  

Luego de unos minutos de contemplación, que en realidad parecieron eternos , tiempo de vértigo, velocidad y adrenalina emprendimos el regreso, pero tomando un camino alternativo que nos llevó por las oscuras sombras del bosque pinamarense.

Disfrutar del bosque en cuatriciclo merece un capítulo aparte. El pseudo circuito, apenas marcado, nos permite contactarnos con la naturaleza en estado puro. Entre piñas y pinochas que cubrían el terreno con su particular color cobrizo, nos fuimos abriendo camino, admirando un Pinamar diferente..

Una vez más experimentamos la velocidad y el vértigo que generan los paseos en cuatriciclo por la costa argentina. Una vez más nos permitimos contemplar su belleza natural a través de la rápida y "movida" perspectiva. ¡¡Diversión asegurada!!